Policía Militar fue la que disparó y mató primero en Palmarito

FOllOW US Facebooktwitteryoutubemail

 

Un campesino de nombre Guadalupe Sánchez, que se encontraba limpiando cebollines en la entrada de Palmarito–en la zona conocida como ‘Los Lavaderos’– fue la primera víctima de la Policía Militar, lo que evidencia que ellos dispararon y mataron antes, al contrario de la versión oficial de los escudos humanos. 

La Policía Militar disparó primero. Guadalupe Sánchez Martínez de 35 años de edad, se encontraba limpiando cebollines en la entrada de Palmarito Tochapan –en la zona conocida como ‘Los Lavaderos’-, cuando recibió un disparo en la cabeza que le arrebató la vida de manera instantánea.

En un video en poder de CAMBIO, se puede apreciar como una célula de 10 militares encañona a un grupo de personas que caminan sobre una de las calles de dicha junta auxiliar, los detienen sin motivo aparente y los ponen contra la pared.

VIDEO: Militares ejecutaron con tiro de gracia en Palmarito Tochapan

Posted by Diario Cambio on Tuesday, 9 May 2017

 

Eran a las 18:30 horas cuando se registró la primera baja en el grupo de los civiles, de acuerdo con testigos de los hechos que recabó esta casa editorial. La versión de los vecinos de esta comunidad no coincide con la versión oficial, ya que según las autoridades federales y estatales, la emboscada contra los soldados se dio a las 20:30 horas, en la que presuntamente se utilizaron como escudos a niños y a mujeres.

Aunque en la versión oficial de la Sedena hubo una denuncia anónima para atender una toma clandestina, el convoy de militares llegó a Palmarito en busca del capo ‘El Toñín’ y sus sicarios.

“Llegaron un chingo de militares. Iban hacia el pueblo, mi compadre estaba subiendo cebollines a una camioneta cuando de pronto los militares entraron disparando, la gente corrió a ocultarse. Había mujeres, hombres y niños. Cuando llegué, mi compadre estaba tirado y tenía destrozada la cabeza por los balazos. Nadie atacó a los militares, los guachos entraron disparando”, narró uno de los testigos, quien reservó su nombre, aunque sí permitió que esta casa editorial lo videograbara.

Ante los disparos que se escuchaban, y en medio de la feria del pueblo y festividades por el Día de la Santa Cruz, los ‘señores’ traficantes de la gasolina robada, se armaron para repeler, pero fueron los militares quienes empezaron, de acuerdo con los testimonios.

Después de ese primer muerto, el pueblo se organizó para enfrentar a los militares, y tras ellos, los huachicoleros respondieron el fuego en defensa de los habitantes de Palmarito Tochapan. 

Prueba del excesivo uso de fuerza de los militares 

A través de las redes sociales llegó a CAMBIO un video en el que se aprecia el actuar violento de los militares en su incursión a Palmarito, una célula de al menos 10 soldados encañona y detiene, sin razón aparente, a tres vecinos de la localidad que caminaban tranquilamente por la calle.

De acuerdo con la lectura de la cámara de vigilancia que captó la escena, los hechos se registraron a las 10:16 horas del pasado 3 de mayo. Los militares salen de la penumbra para sorprender a tres hombres que caminan por la calle, los encañonan y someten. Además, los obligan a ponerse contra la pared.

La persona que compartió con esta casa editorial el video, señaló que circulaba minutos antes en su vehículo y que también fue sorprendida por los militares, quienes la obligaron a bajar a pesar de que iba sola. 

“¿Dónde está El Toñín?”

La narración de las mujeres de este pueblo, perteneciente a Quecholac, coincide con lo que ha dado a conocer CAMBIO, en el sentido que los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) llegaron en búsqueda de uno de los capos huachicoleros de la zona: ‘El Toñín’ Martínez.

“¿Dónde está su jefe?”, “¿Dónde están las armas?”, fueron los gritos con los que irrumpieron la vida cotidiana de los habitantes.

“Eran demasiados”, dijo una de las entrevistadas, quien al igual que el resto, prefirió reservar su nombre y sólo admitir que ahí conocen a los huachicoleros, pero que con ellos se sentían seguros porque los protegían.

“Los militares llegaron por los líderes chupaductos. Atacaron a civiles para obligarlos a confesar dónde estaban, por eso, los huachicoleros salieron en defensa de su pueblo”, aseguró otro de los habitantes.

Cuando los campesinos que limpiaban hortalizas en ‘Los Lavaderos’ vieron caer a Guadalupe, corrieron con sus hijos por donde pudieron. “Los guachos han asesinado a un campesino”, gritaron en el centro del pueblo, lo que detonó que desde algunos puntos se escucharan otros disparos. 

Huachicoleros reaccionaron a la provocación de los militares

Eran a las 19:35 horas, casi al ritmo de un sismo con una escala de 3.5 grados Richter que se registró esa noche en Quecholac, la comunidad de Palmarito se convirtió en una zona de guerra.

“Ellos venían por los señores (huachicoleros) que toman el producto pero (los militares) llegaron golpeando gente y disparando con la finalidad de que se revelara dónde estaban los señores. Era lógico que los huachicoleros iban a responder, tenían que defender al pueblo, a su gente, y por eso se dio la desgracia”, señaló uno de los testigos que vio cómo se dio el enfrentamiento.

Según contaron a CAMBIO, los ‘guachos’ detuvieron a los que se dejaron y la frase más común que utilizaron fue: “hijo de tu puta madre, ¿dónde está tu patrón?”.

A esta hora, la balacera ya se había extendido en todo el centro de la comunidad. Un taxista que acababa de dejar su cuenta del día con su patrón, se encontró de frente con los militares y recibió tres impactos de bala. Uno de ellos en el tórax.

Cuando su familia intentó llevarse el cadáver, los militares se lo arrebataron, puesto que tenían que entregar cuentas de los resultados del operativo, según las versiones.

Felipa Jiménez Olayo también murió en el centro cuando se dirigía a comprar sus tortillas para la cena.

Debido a que los traficantes de la gasolina ya habían salido en ‘defensa’ del pueblo, antes de las 20:00 horas ya habían abatido a dos de los militares. 

Las contradicciones

Para las 20:30 horas, el grupo de pobladores enardecidos tomó el control del ataque en la localidad de Las Cruces. En este lugar fueron abatidos y heridos otros soldados.

“Si los militares no hubieran agredido a la gente, nada hubiera pasado. Palmarito es de gente amable, unida, pero a la mala nos defendemos hasta las últimas consecuencias. Los periódicos mal informan, piensan que por ser de Palmarito todos somos huachicoleros y no es así. No todos estamos de acuerdo en cosas ilegales, que quede claro; habemos personas que vivimos al día de lo que nos ganamos con nuestro esfuerzo”, justificó uno de los participantes de ese enfrentamiento.

Aseguró que toda la noche hubo disparos en la localidad. Para las 22:00 horas –que según las autoridades se registró el segundo enfrentamiento- llegaron más refuerzos por lo que lograron abatir a otros pobladores, entre ellos a ‘El Pavis’.

A las 00:30 horas arribó el personal de la Fiscalía General del Estado para realizar el levantamiento de cadáveres. 

“Los Señores no son malos, ellos sí nos ayudan”

Algunos no se atreven a llamarlos ‘huachicoleros’ o ‘chupaductos’, pero hacen referencia a ellos como ‘los señores’.

“Ellos son buenos. El Día del Niño regalan carros, balones, muñecas y muchos juguetes buenos. El 10 de mayo regalan refrigeradores, lavadoras, estufas, licuadoras y el Día de Reyes también”, indicó una mujer que se ha visto beneficiada de las dádivas de los señores traficantes de gasolina robada.

“Si necesitas alumbrado público para tu calle o colonia, ellos te lo dan, sólo tienes que pedirlo, si tienes algún problema económico también te ayudan sin pedir tantas explicaciones”, detalló. Para ellos, los huachicoleros acabaron con los raterillos del pueblo.

Fuente : www.diariocambio.com.mx. / PATY PEREZ

SHARE: Facebooktwittermail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *