Amazon vende a Trump tecnología de reconocimiento facial para deportar inmigrantes ilegales

FOllOW US Facebooktwitteryoutubemail

 

Amazon ha sufrido una ola de protestas por parte de sus empleados en Estados Unidos al enterarse estos de que el gobierno de Trump está comprando software de reconocimiento facial e infraestructuras para bases de datos que serán empleadas por agencias gubernamentales como el ICE, el servicio de inmigración y control de aduanas de EEUU que en los últimos días se ha visto envuelto en un escándalo por la aparición de niños separados de sus padres y recluidos dentro de jaulas de metal en el estado de Texas, cerca de la frontera con México

 

Los empleados de Amazon, según informa The Verge  , han enviado una carta interna de protesta al CEO y fundador de la compañía, Jeff Bezos, en la que muestran su disconformidad y sus temores de que la tecnología desarrollada en el seno de la empresa pueda utilizarse contra activistas de grupos como Black Lives Matter o para deportar inmigrantes ilegales.

“Como amazonianos [así se denominan a sí mismos los empleados de esta compañía] concienciados demandamos la posibilidad de elegir qué construimos y cómo se utiliza”, indican en una misiva que se ha estado distribuyendo por la intranet de la compañía.

 

En la carta, los empleados hacen una comparación con los servicios de computación que IBM vendió a los nazis durante el siglo pasado. “IBM no se responsabilizó entonces y cuando comprendieron su papel, ya era demasiado tarde”, indica recoge la carta. “No dejaremos que esto vuelva a suceder”, añade.

Los trabajadores norteamericanos de Amazon demandan el cierre de dos lineas de negocio de la compañía: el Amazon Web Services Rekognition, que es un software de reconocimiento facial que se vende a las fuerzas de seguridad, y la venta de sus servicios de computación y almacenamiento en la nube a Palantir, una empresa de procesamiento de datos que proporciona un software con “información crítica” al servicio de inmigración y aduanas de Estados Unidos.

La plantilla de Amazon hace referencias en su carta de la separación de niños de sus familias como el detonante de su protesta y hablan “de una política inmoral de Estados Unidos con un trato cada vez más inhumano de refugiados e inmigrantes fruto de estas políticas, que nos preocupan porque Amazon está implicado proporcionando la infraestructura y los servicios a los departamentos de Inmigración y Seguridad Nacional que lo hacen posible”.

Otros motines en Silicon Valley

Hace unos meses se produjo una protesta de características similares en Google tras darse a conocer la noticia de que la empresa propietaria del principal buscador de internet del mundo estaba trabajando con el Pentágono para construir una Inteligencia Artificial que supervise las grabaciones de los drones de vigilancia.

El enfrentamiento se saldó con la dimisión de 12 empleados de la compañía, con Google abandonando el proyecto militar y el compromiso de la compañía de que no trabajaría ni colaboraría en el desarrollo de la inteligencia artificial con fines militares.

El motín de Amazon vino precedido de otro en Microsoft, en el que 300 trabajadores exigierona su empresa que dejase de proporcionar servicios de computación en la nube al Departamento de Inmigración de Estados Unidos. Un  papel que los directivos de la compañía minimizaron al asegurar que sólo proporcionaban servicios de mensajería y correo electrónico.

Fuente: El Mundo.es

 

 

 

SHARE: Facebooktwittermail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *