30 trabajadores protestaron por mejores equipos para atender a pacientes de coronavirus

Trabajadores que protestaron por exigir equipo de protección de calidad para atender pacientes positivos de COVID-19 en la hospital Nueva Frontera del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) piden la intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para evitar que sean violados sus derechos.

Los médicos y enfermeras dieron a conocer que, Fernando Domínguez Salgado, director general del IMSS y Ricardo Ramos, jefe de prestaciones médicas del nuevo hospital del IMSS en Tapachula, interpusieron una queja en su contra, por lo que tendrá que comparecer en las Oficina de Investigación Laboral por un supuesto desacato, incumplimiento de actividad y negativa de atención a pacientes graves de Covid-19.

Explicaron, que por exigir el equipo adecuado para su cuidado han sido marcados como personal incompetente para esta honorable institución, cuando no es así, ya que a pesar de las carencias de equipo, insumos y medicamentos han atendido a los pacientes.

Los inconformes, aseguran que en ningún momento desacataron o dejaron de atender a los pacientes, ya que lo único que pedían es equipo de protección personal para no contagiarse de coronavirus y llevar dicha enfermedad a sus hogares.

Indicaron, que la responsabilidad únicamente está cayendo en cuatro personas, cuando en realidad fueron más de 30 los trabajadores que se inconformaron por el equipo de pésima calidad con el que querían que trabajaran la noche del 18 de junio.

Explicaron, que por exigir el equipo adecuado para su cuidado han sido marcados como personal incompetente para esta honorable institución, cuando no es así, ya que a pesar de las carencias de equipo, insumos y medicamentos han atendido a los pacientes.

Los inconformes, aseguran que en ningún momento desacataron o dejaron de atender a los pacientes, ya que lo único que pedían es equipo de protección personal para no contagiarse de coronavirus y llevar dicha enfermedad a sus hogares.

Indicaron, que la responsabilidad únicamente está cayendo en cuatro personas, cuando en realidad fueron más de 30 los trabajadores que se inconformaron por el equipo de pésima calidad con el que querían que trabajaran la noche del 18 de junio.

FUENTE: DIARIO DEL SUR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *