AMLO aprovecha confinamiento para imponer de manera “autoritaria” el corredor interoceánico: ONG

Tras advertir que no dejarán que se pierdan las culturas originarias “por la imposición irracional de un megaproyecto de muerte”, organizaciones indígenas, académicos, colectivos y sociedad civil rechazaron la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien de manera “indignante” y “autoritaria”, subrayaron, está aprovechando la pandemia para imponer el corredor interoceánico.

En víspera de la visita presidencial –programada del 5 al 7 de junio en el sur de Veracruz– para “dar el banderazo” al Tren Transístmico, más de 100 organizaciones no gubernamentales (ONG) recalcaron: “Los pueblos ya decidimos: ¡No al corredor interoceánico!”.

En una carta dirigida al Ejecutivo federal, denunciaron que de manera totalmente indignante y autoritaria, inaceptable en un país democrático, “el licenciado Andrés Manuel López Obrador está aprovechando el confinamiento en casa por la pandemia, que limita nuestros más elementales derechos, como lo es el derecho a la reunión, a la protesta y movilización, para imponer la militarización del país y su propio concepto de proyectos esenciales para la Nación, como el megaproyecto del corredor interoceánico, entre otros, que sabemos son esenciales para el gran capital y particularmente para Estados Unidos”.

Consideraron que no existen las condiciones legales para dar el banderazo a las obras, porque las “nuevas consultas” indígenas que se iban a realizar recientemente fueron suspendidas por motivo del confinamiento, y existen amparos promovidos por pobladores mixes, zapotecos e ikoots del Istmo en contra del corredor interoceánico.

La carta, también firmada por artistas, ambientalistas y personalidades de la sociedad civil, calificó la visita presidencial como “totalmente inoportuna”, porque se realiza en el contexto de la pandemia de covid-19, que asola particularmente al corredor urbano industrial de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque.

De igual forma, los firmantes repudiaron las obras de modernización de las vías del Tren Transístmico, al no existir las condiciones legales para iniciar este proyecto, porque se está violando el derecho a la libre determinación de los pueblos indígenas afectados que no fueron debidamente informados para tomar sus propias decisiones.

Para reforzar su dicho, mencionaron que la consulta realizada el 31 de marzo de 2019 en Oteapan no cumplió con los estándares del derecho a la consulta estipulados en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el artículo 2º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que debe ser previa, informada, de buena fe y en el idioma de cada comunidad antes de iniciar todo el proceso de licitación.

En sus actas de asamblea, los pueblos indígenas nahuas y popolucas de la región rechazaron el proyecto de ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, sin embargo, en la pretendida consulta, sostuvieron, “invitaron sólo a algunas autoridades de las comunidades indígenas de la región sin un previo proceso de información en sus respectivas comunidades, por lo que las autoridades no podían hablar a nombre de sus comunidades, que ni siquiera estaban informadas”.

Además, hubo presencia intimidatoria del Ejército dentro y fuera del recinto donde se realizó la supuesta asamblea consultiva.

“Consideramos que este proyecto del corredor interoceánico con sus parques industriales será la destrucción de la gran diversidad de las culturas originarias y afro descendientes que conviven en la región del Istmo y que representan un verdadero tesoro para los pueblos y para toda la humanidad”.

Destacaron que el proyecto del Corredor Interoceánico en la región del Istmo consiste en la ampliación de los puertos de Coatzacoalcos y Salina Cruz, la modernización de las vías del ferrocarril transístmico y la construcción de una supercarretera entre los dos puertos.

Pero también incluye parques eólicos e hidroeléctricas empresariales; la exportación, transformación y transportación de hidrocarburos por métodos convencionales y por fracking; actividades de minería toxica y la instalación de por lo menos 10 parques industriales con la ampliación de la infraestructura eléctrica que estos requieren.

“Nos preocupa en máximo grado que las actividades mencionadas son altamente contaminantes y requieren millones de litros de agua para poder operar, cuando ya existe un problema de escasez de agua en el corredor urbano-industrial del sur de Veracruz debido a la contaminación y salinización insuperable de todos los mantos freáticos de la región provocada por la explotación petrolera de décadas, sin olvidar que el Río Coatzacoalcos tiene el récord del río más contaminado del país y del mundo”, recalcaron.

Y advirtieron que los pueblos nahuas, nuntaj+yi (popolucas), campesinos mestizos y afrodescendientes están dispuestos a defenderse contra la invasión y destrucción capitalista industrial, como lo han manifestado en más de 80 actas de asambleas ejidales y comunitarias, en las que declaran que no permitirán en sus territorios actividades de exploración y explotación de hidrocarburos, de minería, de generación empresarial de electricidad, ni de privatización de agua.

En tal sentido, hicieron un llamado a López Obrador “a realmente poner primero las necesidades de los pueblos y de los más pobres”.

“Sabemos que hay muchas presiones de los más poderosos y de los mafiosos del mundo, y se requiere de voluntad política, se requiere de valor social y de un ejercicio verdaderamente democrático para dejar atrás este modelo económico neoliberal que destruye la vida, la naturaleza y empobrece más a los pueblos”, finalizaron.

FUENTE: PROCESO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *