Pasaron 19 meses para que el presidente de México anunciara su primer viaje de trabajo al extranjero. Pero el destino y momento que eligió son objeto de múltiples críticas.

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) realizará una visita oficial de trabajo a Washington DC el 8 y 9 de julio, donde sostendrá una reunión con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca.

AMLO ha sostenido desde la semana pasada que su intención es ratificar la entrada en vigor del nuevo Tratado México-Estados Unidos-Canadá de libre comercio, el T-MEC, que entró en vigor este 1 de julio.

Y espera que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, también asista, pero hasta este miércoles no había ninguna confirmación pública desde Ottawa.

Sin embargo, las opiniones de diplomáticos y analistas en México, y algunos líderes de la comunidad mexicana en EE.UU., han sido negativas por la connotación política que rodea al encuentro.

Y es que para muchos, Trump mira como un cálculo electoral el mostrarse junto al presidente de México, país al que ha atacado ferozmente desde que lanzó su candidatura presidencial en 2016.

De cara a las próximas elecciones presidenciales de EE.UU. en noviembre, analistas consideran que el mandatario intenta sacar partido con sus electores y con la comunidad latina votante, de unos 15 millones.

¿Trump ha cambiado hacia México?

El anuncio de la visita a EE.UU. fue sorpresivo, pues AMLO dejó claro desde el principio de su gobierno que él no sería un protagonista de la política exterior: “Vamos primero a atender nuestra casa y así vamos a tener prestigio en el extranjero”, señaló antes de asumir el poder.

Ahora dijo que su intención es celebrar la entrada en vigor del T-MEC y reforzar la relación económica con Estados Unidos, país que es el principal socio económico de México y con el que comparte 3.100 km de frontera.

Hasta ahora la política exterior mexicana ha sido encabezada por el canciller Marcelo Ebrard.

“No soy igual que otros, Yo voy a representar a México en un asunto que considero fundamental para el desarrollo de la economía y voy también a agradecer el que el gobierno de Estados Unidos tenga un trato respetuoso a nosotros“, dijo el lunes.

Pero ese trato respetuoso de Trump hacia los mexicanos es lo que ponen muchos en duda.

Trump inició su campaña presidencial de 2016 con la promesa de construir un muro fronterizo con México, para evitar la llegada de indocumentados. Y lanzó un ataque sobre los mexicanos: “Nos mandan gente con un montón de problemas, que nos traen drogas, crimen, violadores”.

E insiste en que el muro lo debe pagar México.

Pese a todo, la relación entre los mandatarios es muy cordial tras haber alcanzado acuerdos económicos y migratorios.

El presidente estadounidense se ha referido al mexicano como un “socialista” con el que tiene buena relación. “Realmente es un gran tipo”, dijo Trump la semana pasada.

A criterio de AMLO, Trump ha cambiado su discurso hacia México por uno “más respetuoso”.

López Obrador ha recibido a altos funcionarios de EE.UU. en México, como el secretario de Estado Mike Pompeo (izquierda).

Pero para el internacionalista José Antonio Crespo, más que amistad entre los líderes hay una “sumisión” de parte del mexicano.

“Donald Trump es visto por la mayoría de mexicanos como enemigo de la nación; insulta, desprecia, amenaza a los mexicanos en general y a los que viven allá. Los ha llamado delincuentes e incluso animales. Pero no es el caso de López Obrador, quien ve en él alguien respetuoso, que incluso le da un trato de amigo”, dijo en el diario El Universal.

Advertencias de diplomáticos

Destacados diplomáticos mexicanos también han señalado que no hay razones para el viaje de AMLO a Washington bajo el clima político actual en ese país.

La excanciller Claudia Ruiz Massieu consideró como algo normal el que haya reuniones bilaterales entre países vecinos, con una relación histórica y económica tan particular. Pero criticó el momento de la cumbre.

“No se sabe nunca cómo el presidente de Estados Unidos, en ese estilo tan peculiar, se va a comportar en el encuentro. Puede decir algo incómodo u ofensivo, incluso para los mexicanos. No sería la primera vez el recurso de usar a nuestro país como una piñata electoral, como lo ha usado en muchas ocasiones”, dijo al diario El Financiero.

Diplomáticos mexicanos ven un riesgo para AMLO de ser entremezclado en la campaña de reelección de Trump.

En un programa de debates de ForoTv, el excanciller Jorge Castañeda dijo que no había alguna razón práctica de este viaje, pues el T-MEC no requiere de ninguna ratificación adicional.

“El presidente tiene tantos frentes abiertos con EE.UU., y cada uno tan tensos, que llegó a la conclusión de que ya no podía posponer indefinidamente el tratar de hablar estos asuntos personalmente con Trump”, consideró.

Por su parte, el exembajador Bernardo Sepúlveda advirtió que el viaje es “altamente inconveniente para el interés nacional” debido a los “efectos políticos negativos” que habrá en ambos países y que serán “perdurables”.

“No encuentro ninguna ventaja política o económica que beneficie a México (…) Considero, por el contrario, que esa visita afectará negativamente al interés nacional, produciendo un efecto de desagrado y repudio entre los mexicanos, de una profunda decepción al quedar vulnerados los principios que pertenecen a una tradicional política exterior, en donde la respetabilidad de la nación mexicana es un valor supremo e indeclinable, valor que ahora es imperativo mantener inmaculado”, dijo en el diario La Jornada.

El gobernador de Michoacán Silvano Aureoles Conejo, le dirigió un mensaje al presidente Andrés Manuel López Obrador por su próxima visita a EUA.

La soberanía de México y el respeto que merece no se negocia ni se renuncia, menos ante el Jefe de Estado más racista con nuestro pueblo.

Video Silvano aureoles Conejo
La soberanía de México y el respeto que merece no se negocia ni se renuncia, menos ante el Jefe de Estado más racista con nuestro pueblo.
Analistas dicen que esta reunión sería un error como el de Enrique Peña Nieto en 2016, cuando recibió a Trump en México.

Otros analistas han señalado los casos de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari en 1992 y Enrique Peña Nieto en 2016, quienes fueron mal vistos por los demócratas de EE.UU. por sus reuniones en tiempos electorales.

Ante las críticas, AMLO se defendió este miércoles.

“No soy un vendepatria, para decirlo con claridad, para que no se anden preocupando o se confundan. Se puede tener una muy buena relación con un país como Estados Unidos, que es un país vecino, manteniendo nuestro decoro, nuestra dignidad, nuestra independencia, nuestra soberanía”, dijo.

La comunidad mexicana

Algunos líderes de mexicanos en Estados Unidos también han visto negativamente el encuentro en Washington.

Armando Vazquez-Ramos, fundador del Centro de Estudios California-México, sostuvo que puede ser el “peor error diplomático de su gestión” al reunirse con un mandatario “despreciado en el mundo por su racismo y odio contra los mexicanos, inmigrantes y mujeres”.

“Para los 40 millones de mexicanos que vivimos en Estados Unidos sería vergonzoso y un insulto que la primera visita al exterior del presidente López Obrador fuera para ayudar a reelegir al peor presidente en la historia de este país”, escribió en un artículo.

AMLO dijo que, fiel a su política de austeridad, viajará en avión comercial a Washington.
El periodista mexicano Jorge Ramos consideró la reunión como una “manipulación” de Trump 

El viaje del presidente mexicano a la Casa Blanca —en un vuelo comercial— está cargado de riesgos. Y ninguno le favorece a México, los mexicanos o la imagen del propio López Obrador.

El primer riesgo es de manipulación. Mientras enfrenta una tropezada campaña de reelección, al presidente de Estados Unidos le urge ayuda para conseguir más votos latinos en los próximos meses, antes que los electores vayan a las urnas. Actualmente Trump solo tiene el apoyo del 21 por ciento de los latinos, según una encuesta reciente de Latino Decisions. Es un porcentaje menor del que consiguió en las elecciones de 2016, cuando obtuvo el 29 por ciento del voto hispano. Trump sabe que sin latinos no se puede quedar en la Casa Blanca. Y lo más probable es que por eso está invitando (y usando) a López Obrador.

Quienes han trabajado con Trump saben que su única preocupación es la reelección. “Es muy difícil identificar cualquier decisión importante que haya tomado Trump que no tenga que ver con sus cálculos para reelegirse”, escribió en un nuevo libro John Bolton, quien fuera asesor de seguridad nacional de abril de 2018 a septiembre de 2019.

Todo lo que hace Trump es por su conveniencia. Todo. Y López Obrador se equivoca si cree que le va a ganar a Trump en su propio juego y en su propia casa. Sin hablar inglés es casi imposible que el presidente de México pueda imponer sus temas, como lo hace en las Mañaneras, en una conferencia de prensa en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca.

El otro riesgo es de traición e indiferencia con los más de 12 millones de mexicanos, nacidos en México, que vivimos en Estados Unidos.

Si López Obrador de verdad no quiere que Trump lo use como un póster de propaganda electoral, lo más inteligente es posponer la visita hasta después de las elecciones estadounidenses, el 3 de noviembre.

Si no lo hace, López Obrador estaría cometiendo exactamente el mismo error que el expresidente Enrique Peña Nieto, quien se reunió con Trump en Ciudad de México antes de las elecciones de 2016. En esa ocasión, Peña Nieto no se atrevió a criticar la absurda idea de Trump de que México pagaría por un nuevo muro en la frontera, ni tampoco refutó sus comentarios racistas contra los inmigrantes mexicanos. (“Traen drogas. Traen el crimen. Son violadores. Y algunos, supongo, son buenas personas”, había dicho el entonces candidato presidencial el 16 de junio de 2015).

Y ahora López Obrador está igual de calladito.

Analistas consideran que Trump busque un acercamiento con los votantes latinos al reunirse con AMLO.

Para AMLO, el viaje también puede ser oportunidad para resolver problemas como la suspensión de visas de trabajo que anunció recientemente Trump.

Consideró que gracias a la buena relación con el gobierno de Trump, se han resuelto otras disputas: “Siempre atienden nuestras demandas”.

CON INFORMACIÓN DE BBC NEWS | MUNDO , THE NEW YORK TIMES Y VIDEO: CUENTA DE FACEBOOK DE SILVANO AUREOLES CONEJO, GOBERNADOR DEL ESTADO DE MICHOACÁN

One thought on “AMLO: LAS CRÍTICAS POR SU ENCUENTRO CON TRUMP

  • el julio 5, 2020 a las 8:53 AM
    Permalink

    Triste wue un presidente que ha volteado la espalda al migrante mexicano, venga a darle el espaldaraso al peor presidente de estados unidos en tiempos donde se ataca al mexicano como ladron, violador o asesino. Lopez te olvidas del que en una manera sostiene la economia para venir apoyar a quien nos denigra como seres humanos.

    Respuesta

Responder a Martin Cruz Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *