Andrés Manuel López Obrador llamó este lunes «zopilotes» a los medios de comunicación en México que informan todos los días el número de fallecidos por Covid-19 en el país.

Cuestionado sobre la capacidad de camas disponibles en algunos hospitales Covid-19, indicó que no hay saturación a como informan los medios, quienes buscan elementos para que le vaya mal a su gobierno, aseveró.

«Tenemos a toda la chombada, a toda la zopilotada buscando tener elementos para cuestionarnos, porque ni esto los detiene; en vez de actuar de manera solidaria, quisieran que nos fuera mal», detalló.

López Obrador reprochó que hay periódicos, revistas y hasta programas de radio que realizan sus conteos diarios sobre muertes por Covid-19 en las portadas y espacios estelares.

«Es lamentable que estén buscando eso, y lo mismo las radios y las televisoras, es lo primero. Ya México ocupa el tercer lugar en muertos en el mundo».

Afirmó que los articulistas y columnistas del país también han publicado sus textos enfocándose únicamente en registrar el número de contagios.

«Es muy lamentable», recriminó.

En México, de acuerdo con el último reporte la cifra de muertos por Covid-19 subió a 52 mil 298 y los casos confirmados aumentaron a 480 mil 278.

En el reporte epidémico por el coronavirus se dio a conocer que Baja California, Chiapas, el Estado de México, Oaxaca, Sinaloa y Sonora son las entidades que van a la baja en contagios por el virus.

En cambio, la Ciudad de México, el Estado de México, Veracruz, Puebla y Baja California son las cinco entidades que han registrado el mayor número de muertes.

Derecho a la libertad de expresión e información

En su respuesta a la emergencia sanitaria, las medidas que algunos Estados han tomado para acallar las críticas a las autoridades públicas son incompatibles con el derecho a la libertad de expresión. El Comité DH ha establecido que “en el debate público sobre figuras políticas […] es sumamente importante que la expresión pueda tener lugar sin inhibiciones”.


Por otra parte, es importante considerar que las crisis de salud pública, con frecuencia colocan los reflectores sobre las acciones de quienes formulan las políticas. Durante la pandemia de COVID-19 los temores y frustraciones del público se han expresado en diversas ocasiones en forma de críticas (fundadas e infundadas) a las y los funcionarios gubernamentales y a las políticas públicas
para atender la emergencia. En este sentido, el acceso a la información oportuna, eficaz y adecuada es determinante para evitar la propagación de la enfermedad.


Así, el relator especial sobre el Derecho de Toda Persona al Disfrute del Más Alto Nivel Posible de Salud Física y Mental de las Naciones Unidas ha enfatizado la necesidad de que las políticas de salud pública sean transparentadas y la importancia de la información para que la población pueda exigir ejercicios de rendición de cuentas y sobre la salud pública.


El derecho de acceso a la información es un componente fundamental del derecho a la libertad de expresión. En especial, las personas tienen la facultad de obtener información en poder de organismos públicos. El Comité DH ha especificado que los Estados deben publicar de manera proactiva la información de interés público y tomar las medidas necesarias para facilitar el acceso a laque está en poder de los organismos públicos, incluyendo la promulgación de leyes para la libertad de acceso a la información.

Este derecho es exigible a todas las autoridades y organismos públicos, incluyendo los que pertenecen a los poderes ejecutivo, legislativo y judicial en los ámbitos nacional, regional o local, yabarca también a otros órganos que desempeñan funciones públicas. Como parte fundamental de la libertad de expresión, la libertad de acceso a la información también puede restringirse, pero exclusivamente bajo los mismos criterios establecidos por el artículo 19(3) del PIDCP antes mencionado. En situaciones de riesgo y amenaza a la salud, como es el caso del COVID-19, los Estados deben garantizar que todas las personas y comunidades tengan acceso a una información clara, accesible, oportuna y significativa sobre la naturaleza y el grado de amenaza para la salud, las posibles medidas para mitigar los riesgos las disposiciones de alerta temprana sobre las posibles consecuencias futuras y las iniciativas de respuesta en curso.

Tijuana, BC, 10 de mayo de 2020.-
Foto: Fabiola Solano

A propósito de la crisis sanitaria, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha emitido su resolución 1/2020,14 que en su párrafo 32 menciona:


Asegurar el derecho de acceso a la información pública en el marco de la emergencia generada por el COVID-19 y no establecer limitaciones generales basadas en razones de seguridad u orden público. Los órganos que garantizan este derecho y los sujetos obligados deben otorgar prioridad a las solicitudes de acceso a la información relacionadas con la emergencia de salud pública, así como informar proactivamente, en formatos abiertos y de manera accesible a todos los grupos en situación de vulnerabilidad, de forma desagregada sobre los impactos de la pandemia y los gastos de emergencia, desagregados de acuerdo con las mejores prácticas internacionales. En los casos de postergación de los plazos de solicitudes de información en asuntos no vinculados a la pandemia, los Estados deberán fundamentar la negativa, establecer un espacio temporal para cumplir la obligación y admitir la apelación de estas resoluciones.

Con Información de AVENIDA JUAREZ Y ARTICLE 19 MÉXICO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *