Fue asesinado José Luis Álvarez Flores, ecologista mexicano y defensor del santuario del mono saraguato en el suroriental estado de Tabasco. Su cuerpo fue localizado con cinco disparos de arma de fuego cerca del ejido Calatraba, en el municipio de Palenque, en Chiapas.

Miguel Pérez, presidente de las Unidades de Manejo Ambiental (Uma) de Tabasco, exigió justicia y pidió porque se proteja la familia del activista y a otros defensores, luego de señalar que cerca del cadáver de Álvarez dejaron un mensaje con amenazas a sus más cercanos.

Desde el 2012, José Luis Álvarez cuida un área protegida de 345 hectáreas en Chablé, Tabasco, donde habitan un centenar de monos saraguato, también llamados aulladores, además de iguanas y garzas tigre.

Había denunciado la extracción ilegal de arena y material pétreo en el río Usumacinta.

En 2018 se registraron 21 asesinatos

Después de Colombia, México es el segundo país donde más activistas del medio ambiente han sido asesinados. Solo en el 2018 se registraron 21 homicidios, según el informe sobre la Situación de las personas defensoras de los derechos humanos ambientales, realizado por el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (CEMDA).

Además se registraron 49 agresiones en 17 estados del país. Lo encabezan Puebla con ocho casos, Oaxaca y Chihuahua con seis cada uno, seguido por Guerrero y el Estado de México con cuatro ataques; y Jalisco y Baja California con tres, respectivamente.

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *