Caminata de aspirantes no aceptados arriba a la UNAM.

Por César Arellano mié, 05 ago 2015
caminata.JPG
Marcha de jóvenes no aceptados en universidades públicas del país a la rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México. Foto Cristina Rodríguez

video thumbnailvideo thumbnail
México, DF. Después de dos horas y media de caminata, alrededor de 100 jóvenes que no fueron aceptados en universidades públicas del país llegaron a la rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En la explanada principal instalaron un equipo de sonido y más de 20 lonas para un mitin que realizarán. Posteriormente se dirigirán al Parque Hundido para instalar un campamento.

Frente a la rectoría de la UNAM recordaron que al año más de 200 mil alumnos son rechazados de las universidades públicas. Asimismo demandaron al rector de la máxima casa de estudios, José Narro, que acuda a la mesa de diálogo que tienen pactada con la SEP la próxima semana.

El contingente partió esta mañana de las instalaciones de la rectoría general de la Universidad Autónoma Metropolitana en dirección a la Universidad Nacional Autónoma de México.

Antes de partir dejaron una manta en la entrada de esa casa de estudios que decía: “Necesitamos soluciones demandamos diálogo. Esperamos que las autoridades de la UAM estén el 12 de agosto a las 2 pm para el inicio del diálogo con la SEP”.

Los jóvenes que integran el Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior (MAES) exigen a las autoridades de diversas instituciones de universidades públicas asistan o acudan a la reunión que sostendrán con la Secretaría de Educación Pública la próxima semana.

En dicha reunión los aspirantes a educación superior analizarán con las autoridades educativas la posibilidad de abrir espacios en las universidades para que continúen con sus estudios.

Durante su recorrido, los manifestantes gritaron consignas y cargaron algunas pancartas con las leyendas: “La educación es un derecho, no un privilegio”; “las escuelas normales no deben ser abatidas”; “nos han quitado todo, lo único que nos queda es luchar”; “ no sobran estudiantes, faltan universidades”.

La marcha fue resguardada por patrullas de la policía capitalina.

Estas actividades forman parte de la marcha de 30 kilómetros y durante 30 horas.