Comercio sexual de niños en México, una realidad creciente

 

Foto: AMNDRAC
Foto: AMNDRAC

 

De todas las agresiones que puedan sufrir niñas, niños y adolescentes la explotación sexual es la más cruel de todas. Lamentablemente, no existen datos exactos sobre este tipo de crímenes, aunque según datos de la ONU hablan de más de un millón de víctimas al año, esto se debe en parte a que muchos países ocultan esta información, por lo que desconocemos el verdadero alcance y naturaleza del fenómeno, pero lo que sí sabemos es que es un problema creciente.

Existen diferentes formas de captar a las niñas y adolescentes, una de las más comunes se conoce como levantón, el cual consiste en abordar a la víctima, casi siempre muy jóvenes y de complexión delgada, para subirla de forma violenta a un auto o camioneta.

Por lo regular, las organizaciones criminales dedicadas a este delito están formadas por hombres que controlan determinadas zonas o barrios, quienes localizan a una posible víctima y la vigilan unos días para conocer su rutina antes de atacarla; en otras ocasiones no hay vigilancia previa, simplemente ven una muchacha que les gusta y la levantan para abusar de ella y después la obligan a prostituirse o incluso solo la matan.

Estas bandas también recurren al ardid de ofrecer empleo a través de anuncios públicos que atraen a sus víctimas necesitadas de trabajo, quienes acaban siendo secuestradas y explotadas por sus captores.

También están los llamados padrotes, que son hombres dedicados a enamorar a mujeres jóvenes, la mayoría de las veces menores de edad, para alejarlas de sus familias y trasladarlas a otro estado para prostituirlas. Estos delincuentes ahora se apoyan en las redes sociales para seducir a sus víctimas.

Así como no hay cifras exactas de los afectados, tampoco conocemos quiénes son los delincuentes, pero sí sabemos que además de su presencia local también hay flujos internacionales que van de los países ricos a los países pobres, por ello cada vez hay más denuncias contra ciudadanos de Estados Unidos y Canadá, así como de Europa, por aprovecharse de la vulnerabilidad de niñas y adolescentes en Latinoamérica y el Caribe.

En este contexto sobresale México como el país latinoamericano con más mujeres desaparecidas que son convertidas en esclavas sexuales, especialmente niñas y adolescentes. Según María de la Luz Estrada Mendoza, presidenta del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, han desaparecido en sólo nueve estados del país 9.200 mujeres y niñas, sin embargo no existe una cifra oficial fiable de desaparecidas, porque los gobiernos maquillan los datos.

– See more at: https://www.losangelespress.org/comercio-sexual-de-ninos-en-mexico-una-realidad-creciente/#sthash.RFxqt7fZ.0y4alLzq.dpuf

Fuente: losangelespress.org

Rafael López Mérida

28 de Marzo del 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *