COMO SE ENRIQUECIÓ SALINAS PLIEGO CON FERTINAL: THE WALL STREET JOURNAL.

Ricardo Salinas Pliego utilizó empresas fantasma para obtener el control de una empresa en dificultades llamada Fertinal de una agencia gubernamental con un descuento.

Era el tipo de acuerdo interno sofisticado, completo con amenazas de un emisario con conexiones políticas, que solo los oligarcas más audaces de México podrían lograr.

En 2007, un legislador mexicano se acercó a los ejecutivos locales de la aseguradora holandesa ING Groep NV y les dio un ultimátum: Pague decenas de millones de dólares por un reclamo de una empresa de fertilizantes en apuros o enfrentará una “guerra legal y mediática más allá de todas las dimensiones anteriores”, según un memorando interno de ING revisado por The Wall Street Journal.

Poco después, una cadena de televisión mexicana comenzó a publicar historias sobre personas supuestamente engañadas por la aseguradora holandesa. Y la empresa de fertilizantes, Grupo Fertinal, presentó denuncias penales contra una docena de ejecutivos locales de la aseguradora, lo que los llevó a huir de México. En unos meses, ING pagó a Fertinal 120 millones de dólares por el reclamo, vendió sus operaciones mexicanas y abandonó el país.

Detrás de la campaña de presión, según los documentos de ING y personas involucradas en la situación, estaba Ricardo Salinas Pliego, un multimillonario que hoy es cercano al presidente de México y controla un imperio minorista y de radiodifusión que lo ha convertido en la segunda persona más rica del país después de las telecomunicaciones. el magnate Carlos Slim. El Sr. Salinas Pliego es dueño de TV Azteca, la cadena que publicó las historias negativas sobre ING. El emisario que presionó a ING era un ejecutivo del holding del señor Salinas Pliego, Grupo Salinas, además de un legislador.

Como lo reveló Proceso hace año y medio, The Wall Street Journal (WSJ) documentó hoy que el multimillonario Ricardo Salinas Pliego utilizó “compañías de papel” para controlar acciones en la empresa Grupo Fertinal, en los años anteriores a su adquisición por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El costo fue de 635 millones de dólares, e incluyó el reembolso de 405 millones de dólares a Banco Azteca –también de Salinas Pliego–, así como el reparto de un polémico dividendo de 50 millones de dólares.

En julio de 2019, Proceso reveló cómo Salinas Pliego controlaba las acciones de Grupo Fertinal a través de una red de compañías y fundaciones de papel registradas en Suecia y Bélgica –con ramificaciones en Luxemburgo–; ello desató la ira del magnate y de Banco Azteca, que dos meses después interpusieron una demanda por “daño moral” contra el semanario y tres de sus trabajadores, a quienes acusaron de llevar una “campaña” en su contra. Esta demanda sigue en curso.

La adquisición de Grupo Fertinal por Pemex –en los últimos días de la gestión de Emilio Lozoya Austin– estuvo manchada de irregularidades que fueron documentadas por la misma empresa productiva del Estado, que interpuso una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) en marzo de 2019, pero también por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la Secretaría de la Función Pública (SFP) y el Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), además de que fueron denunciadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En un amplio reportaje publicado hoy, The Wall Street Journal detalló una serie de “operaciones financieras que empezaron cuando tras bambalinas Salinas Pliego tomó el control de Fertinal a través de empresas de papel registradas en Europa, por escasos millones de dólares”; según el medio estadunidense, la operación de Fertinal “enriqueció” al multimillonario mexicano, cuya fortuna fue estimada por la revista Forbes en cerca de 13 mil millones de dólares.

El medio neoyorquino también probó que Grupo Fertinal siempre reservó la identidad del dueño real de las sociedades de Bélgica y Suecia, a tal punto que la negativa de Salinas Pliego de revelar la tenencia de las compañías offshore impidió a Fertinal colocar bonos en 2010.

Y no sólo esto: tras consultar memorandos internos de la empresa aseguradora holandesa ING –que en México operaba a través de Alfonso Romo Garza–, el WSJ reveló cómo operó el político priista Jorge Mendoza Garza a favor de Salinas Pliego en 2006, cuando las sociedades offshore adquirieron las acciones de Grupo Fertinal; en ese año, el hombre pasó de ser vicepresidente de información y asuntos públicos en TV Azteca, de Salinas Pliego, a senador por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La historia es la siguiente: en 2006, las acciones de Grupo Fertinal estaban detenidas por el empresario Massimo Covarrubias Piffer y el Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB), y la empresa –en grandes dificultades financieras– mantenía un pleito legal muy violento con ING respecto al cobro de un seguro derivado de daños que había sufrido una mina en Baja California años antes.

En octubre de 2006, el IPAB vendió las acciones de Grupo Fertinal a las famosas sociedades de Bélgica –creadas ad hoc–, por poco más de 80 millones de pesos; meses después, en mayo de 2007, ING pagó a Grupo Fertinal 120 millones de dólares por el presunto daño a la mina.

Entre la compra de Fertinal y el pago del seguro, según WSJ, Jorge Mendoza Garza sostuvo dos encuentros con directivos de ING y los amenazó con una “guerra mediática y legal” en caso de que la aseguradora se negara a pagar; en el segundo encuentro, “la amenaza se acentuó”, según un memorando de ING citado por el medio estadunidense. 

Finalmente, ING pagó 120 millones de dólares –de acuerdo con el WSJ, el 70% de este monto terminó en las sociedades de papel controladas por Salinas Pliego– y la empresa holandesa cerró su oficina en México.

Los memorandos citados por el diario confirman la información que publicó Proceso en su tiempo respecto a la entrada de Salinas Pliego en la trama de Fertinal para cobrar el seguro de ING, información que había confesado Massimo Covarrubias en entrevista con Carmen Aristegui.

De acuerdo con el WSJ, la situación de Grupo Fertinal representa un problema potencial para el presidente López Obrador, pues por una parte prometió que su administración investigaría la trama de Grupo Fertinal, y por otra parte Salinas Pliego es “por muchos aspectos uno de los aliados más cercanos del presidente mexicano en el sector privado”.

De hecho, López Obrador tiene como director del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) a Jorge Mendoza Sánchez, quien es hijo de Jorge Mendoza Garza, el priista que –apuntó WSJ– fue a amenazar dos veces a los directivos de ING para pagar el seguro a Grupo Fertinal.

FUENTES: The Wall Street Journal y Proceso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *