La empresa estadounidense renunció a la segunda fase del proyecto porque los costos proyectados por la Secretaría de Energía (Sener) se duplicaron.

El contratista Kellogg Brown Root (KBR) abandonó la siguiente fase de construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco por sobrecostos.

La empresa de origen estadounidense estaba encargada de construir los paquetes 4 y 6 de la megaobra sexenal, pero renunció a la segunda fase del proyecto porque los costos proyectados por la Secretaría de Energía (Sener) se duplicaron, de acuerdo con el diario Reforma.

La primera fase consistió en el desarrollo de la ingeniería, mientras que la segunda consideró la compra de equipos y construcción.

“KBR, cuando licitó para la fase uno, sabía que una vez concluida esta fase tenía que pasar un proceso de conciliación, pero este proceso se fue extremadamente arriba del monto contratado. Fue de mutuo acuerdo dejar el proyecto hasta la fase uno”, declaró una fuente citada por el periódico de origen regiomontano.

El paquete 4 contempla la construcción de plantas de aguas amargas, tratamiento de gases y recuperación de azufre. El paquete 6 aglutina servicios e integración.

El pasado 26 de julio de 2019, la Sener entregó a KBR un contrato integrado por 351.4 millones de dólares (mdd) para la construcción del paquete 4, mientras que el paquete seis equivale a 1,844 mdd.

La firma italo-argentina Techint junto a la mexicana ICA-Flúor asumirán los trabajos que KBR no pudo continuar.

López Obrador planteó la construcción de la séptima refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex), con una capacidad para procesar 340,000 barriles de crudo diarios, con un presupuesto de 8,000 millones de dólares (mdd) en un lapso de 3 años. ¿Su objetivo? reducir las importaciones de gasolina del extranjero.

El Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) señaló que el proyecto insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador era inviable, en enero de 2019 y el costo sería casi el doble de lo estimado por la secretaria de Energía Rocío Nahle.

CON INFORMACIÓN DE FORBES Y REFORMA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *