Mientras que el Presidente Andrés Manuel López Obrador sigue negando apoyos para respaldar el empleo, las medidas decretadas por el Gobierno ya forzaron a muchas empresas a cerrar sus operaciones.

Ayer mismo, horas después de la publicación del acuerdo oficial para atender la emergencia sanitaria causada por el coronavirus, grandes y pequeñas empresas consideradas por la Administración como no esenciales empezaron a bajar la cortina y parar actividades hasta el 30 de abril, manteniendo los salarios íntegros para sus trabajadores.

Y, a pesar de la petición del sector empresarial al Gobierno de un respiro fiscal -no una condonación de impuestos- para diferir los pagos de impuestos o hacerlos en plazos, el Presidente rechazó de nuevo cualquier apoyo e insistió en equiparar un subsidio con un rescate estilo Fobaproa.

Incluso, en su conferencia matutina descalificó la petición señalando que “un sector de la élite del poder” pretende mantener canonjías que antes disfrutaba y que pide condonación de impuestos.

“Frente a la crisis, subsidios fiscales; frente a la crisis, salvamentos, rescates. ¡Ya no!”, expresó el Presidente.

“Tenemos que proteger primero a los pobres, no pueden seguir habiendo Fobaproas, y aquí es importante decir que muchas veces en política hay que optar entre inconvenientes”, replicó.

La Cámara Nacional del Cemento reportó que a partir del próximo sábado 4 de abril las cementeras en territorio nacional dejarán de despachar producto, tanto para obras públicas como privadas, y para miles de distribuidores.

En un comunicado, el organismo detalló que el paro será realizado de manera escalonada.

La automotriz Kia informó ayer que a partir del próximo lunes detendrá las operaciones de su planta en el municipio de Pesquería, Nuevo León.

Armando Tamez, director general de Nemak, filial productora de autopartes de Alfa, señaló que la empresa inició un paro temporal desde ayer en sus ocho plantas en México. Sólo laborará una pequeña sección de personal para la producción de partes de aluminio para ventiladores de respiradores de hospitales.

A su vez, el Gobernador Jaime Rodríguez reveló ayer que, como la producción de alcohol y bebidas alcohólicas no es esencial, a partir de mañana se pararía la producción cervecera, la distribución y la venta.

Cervecería Heineken México directamente no confirmó el paro ni su duración.

La única vez que la cervecera cerró fue el 22 de octubre de 1913, cuando tropas de Venustiano Carranza tomaron sus instalaciones de Monterrey, pero sólo paró por dos días.

Héctor de la Cueva, coordinador general del Centro de Investigación Laboral y Registro Sindical (Cereal), indicó que empresas del ramo automotriz, de la aviación y algunas otras industrias están recurriendo a diversos esquemas como paros técnicos o reducción salarial de común acuerdo con los trabajadores a cambio de preservar los puestos de trabajo.

FUENTE: REFORMA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *