De regalo, Doña Isabel quiere le regresen a su hijo

 
Culiacán, Sin.- Este 10 de mayo, Día de las Madres, la señora María Isabel Cruz no quiere rosas, tampoco un par de zapatos nuevos o un pastel; de regalo ella quiere un abrazo de su hijo, o al menos volver a verlo. 
 
Es madre de Yosimar Reyes, el policía municipal “levantado” en Culiacán el pasado 26 de enero.
 
El agente, quien permanece en calidad de desaparecido desde ese día, tiene 28 años de edad. Desde muy joven entró a la corporación.
 
Este 10 de mayo, la señora María Isabel únicamente quiere abrazar a su hijo y pide a los que se lo llevaron que se lo regresen.
 
Con nostalgia y la voz entrecortada platica que por el trabajo de policía de su hijo no siempre le tocaba verlo el Día de las Madres, pero cuando él podía, así fuera la una de la mañana llegaba a darle el abrazo de “pasadita”. Otras veces la llevaba a desayunar o a comer, le daba flores y hacía cariños.
 
“Poder abrazar a mi hijo, que me lo regresaran, ese sería el mejor regalo que me pudieran dar. Me llevaba a comer. Tempranito”.
 
“…si le tocaba trabajar de noche él llegaba a las doce o a la una de la mañana a darme el abrazo. Me decía mi reina, mi doña la amo, la adoro”, comentó.
 
Doña María Isabel comenta que Yosimar es su hijo “del medio”; la más grande es una mujer y el más chico es otro varón, pero aunque los tiene a ellos, este Día de las Madres no tiene nada que festejar porque le falta uno: su policía.
 
“Qué te digo, yo no tengo nada que celebrar, sé que tengo dos hijos más y eso pero no tengo nada que celebrar; me hace falta un pedazo de mí”, expresó.
 
A un paso del altar
La madre cuenta que Yosimar se quedó a un paso del altar, precisamente este mes de mayo se casaría con su novia Estefanía.  
 
Su nuera está destrozada, con el vestido de novia guardado en el clóset y todos los preparativos listos para cuando él regrese.
 
La fecha, cuenta su mamá, estaba por definirse, pero los planes con su prometida eran para este mes de mayo.
 
Ser policía en Culiacán
Doña Isabel confesó que a ella nunca le gustó que su hijo fuera policía, le daba miedo que se lo mataran en uno de los tantos enfrentamientos que ocurren en Culiacán, pero él siempre defendió su pasión por el uniforme que portaba. 
 
Aun así su prometida lo había convencido de dejar la corporación, y después de casarse se iría a vivir a Estados Unidos con ella, quien tiene residencia americana.
 
Reprochó a la población que juzgue a su hijo sin saber, y comentó que ser policía es una profesión muy riesgosa y nunca se les valora.
 
“Demasiado riesgoso, diría yo, y para que la sociedad no lo valore y juzgue por juzgar. Yo creo que no se vale porque cuando tiene un problema lo primero que hacen es hablarle a la policía”, manifestó.
 
La búsqueda
Desde el 26 de enero que su hijo fue “levantado” por un grupo armado, su madre lo busca incansablemente. En la búsqueda conoció y se unió al grupo de Voces Unidas por la Vida, con quienes encontró apoyo, comparten sufrimientos y se ayudan para encontrar a sus desaparecidos.  
 
Con ellos ha marchado, rezado y excavado juntos en decenas de fosas clandestinas que les han reportado, siempre con el temor de que en una de ellas aparezca su hijo.
 
El festejo de este día de doña María Isabel será diferente, no estará en su casa, viajó a la Ciudad de México para estar en VI Marcha por la Dignidad Nacional, de madres buscando a sus hijos, hijas, la verdad y la justicia. #NadaQueCelebrar
 
Fuente : https://laparednoticias.com,https://www.lineadirectaportal.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *