Denuncian agresiones paramilitares a bases de apoyo del EZLN

11270870_951653024854894_588741685_n

 

La Junta de Buen Gobierno (JBG) del Caracol III la Garrucha alzó la voz una vez más para denunciar nuevas agresiones por parte de paramilitares del Rosario y Chikinival -perteneciente al ejido Pojkol- en contra de Bases de Apoyo del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (BAZ), que habitan en el territorio recuperado Municipio Autónomo de San Manuel del caracol III La Garrucha.

Mediante un comunicado que puede consultarse íntegro a través de enlacezapatizta.ezln.org.mx, la JBG denunció que la mañana del pasado 10 de mayo los paramilitares del Rosario y Chikinival invadieron tierras ocupadas por BAZ, ahí estuvieron -según ellos- midiendo sus sitios y trabajando. Pasadas las tres de la tarde entraron a la casa de un miembro de las bases de apoyo, en ese momento sólo se encontraba su hija de 12 años, quien salió corriendo mientras que el paramilitar, Andrés López Vázquez, le disparó en repetidas ocasiones con una pistola calibre 22.

El padre de la niña llegó en el momento en que los hechos sucedían y en defensa de su hija lanzó una piedra al agresor, hiriéndolo en la cabeza, “a la niña no le atinó todos los balazos”, dice el comunicado, mientras Andrés López fue retirado por su grupo de paramilitares. Al día siguiente el agresor regresó a exigir a las personas que agredió un total de 7 mil pesos por concepto de su curación.

En el poblado Nuevo Paraíso del Municipio Autónomo Francisco Villa, también se registró acoso paramilitar el día 10 de mayo: “16 personas, tres de ellos armados con dos pistolas calibre 22 en la mano y un arma larga de calibre 22 y a bordo en ocho motocicletas -Estas personas pertenecen del barrio Chikinival del ejido Pojkol- llegaron a tirar una carta en la calle, en donde culpan a los compañeros bases de apoyo de provocar primero estos problemas […] Por eso desmentimos de lo que nos están haciendo y culpando. Está claro quién primero provoca”.

Dichas agresiones no son nuevas. Durante agosto de 2014 los paramilitares mataron a un toro semental, destruyeron y saquearon casas. La cooperativa colectiva corrió la misma suerte, su mercancía y dinero fueron robados y luego fue destruida. Los paramilitares también fumigaron una hectárea de potrero con herbicida y dispararon al aire, posteriormente dejaron el mensaje: “territorio Pojkol”, escrito con casquillos quemados y ante las amenazas de muerte por parte de estos grupos, las BAZ sufrieron el desplazamiento forzado de sus hogares. En ese momento “el Frayba levantó una primera alerta de acción urgente sobre estos hechos, manifestando su preocupación por el inminente riesgo a la vida, integridad y seguridad de las BAZ en las comunidades El Rosario, Kexil y Egipto del Municipio Autónomo San Manuel”.

Luego de las agresiones sucitadas el 10 y 11 de mayo, se tuvo un acercamiento con el ejido de Pojkol, quienes afirmaron que han desconocido ese grupo del ejido: “son unos maleantes, no respetan, no obedecen al ejido”. También dijeron que ya dieron aviso “al Estatal de Manuel Velasco Coello que también no hace nada, porque es su paramilitar”. Ante la complicidad y omisión de las autoridades, la JBG responsabiliza de lo que pueda suceder contra la integridad y seguridad de las BAZ al gobierno federal, estatal y municipal y a los paramilitares del barrio Chikinival del ejido Pojkol y del Rosario.

Compañeros y compañeras, hermanos y hermanas de todo el mundo, éstas son las estrategias con la que nos están provocando los tres niveles del mal gobierno federal, estatal y municipal, cuando usan a la gente que no entienden nuestra causa justa, para que así caigamos en sus trampas, pero estamos claros de lo que están haciendo este mal gobierno, organizando, preparando y financiando a organizaciones, gentes que dejan comprarse o venderse. Nosotros les decimos a esos sin cerebros de allá arriba: nunca nos vamos a dejar de resistir ni vamos a caer en sus trampas, nosotros seguiremos aquí resistiendo trabajando nuestras tierras y construyendo nuestra autonomía”, finaliza el comunicado.

Fuente: Somos el Medio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *