Descubren red de venta de menores en Sonora; funcionario implicado es procesado sólo por corrupción y alcanza fianza.

(17 de agosto, 2015).- Hasta 20 dólares cobraba Valdimir Alfredo Arzate Carbajal, coordinador de la línea telefónica Protege –encargada del reporte de niños en situación vulnerable- por entregar a menores en adopción de manera irregular, en Hermosillo, Sonora.

El escándalo fue revelado gracias a la información difundida por Michelle Rivera, del medio local Larsa Noticias, luego de que un grupo de padres adoptivos se manifestaran en la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, denunciando cobros por parte de Arzate Carbajal, que iban de 100 mil a 180 mil pesos, y hasta 20 mil dólares en el caso de interesados provenientes de Estados Unidos.

La línea Protege está adscrita a la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia. Se presume que Arzate Carbajal contó con la mediación de José Hernández López, exdirector jurídico de la Unión Granadera de Sonora, quien era intermediario entre la institución y los padres adoptivos.

Ante las denuncias, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) pidió la presentación de Arzate Carbajal, quien fue localizado en Cancún mientras disfrutaba de su luna de miel a lado de su esposa Marisol Espinoza, trabajadora de la Fiscalía de la entidad.

El acusado, y hoy exfuncionario, aceptó haber gestionado la adopción ilegal de al menos 13 menores, -de los que han logrado 5, uno en manos del propio Hernández López- seleccionados de entre los cientos de casos de madres drogadictas que se presentan en la zona, ya que en tales casos encontraba nula resistencia, según palabras del mismo Arzate.

De esta forma, el director de Averiguaciones Previas, Luis Enrique Verdugo, integró un expediente en contra de Arzate Carbajal, acusado de presunta trata de personas, y gestión de adopciones irregulares.

Personal del Hospital Infantil del Estado de Sonora (HIES) identificaron a Arzate como el encargado de hacer tratos con la jurídica Ariadna Burruel Burruel.

Sin embargo, y aún cuando la Procuraduría contó con la confesión del propio Arzate, ni él ni su presunto cómplice fueron procesados por el delito. Arzate Carbajal promovió un amparo que le fue concedido por el Juzgado Primero de Distrito tan sólo un día después de solicitado el documento, por lo que alcanzó fianza y goza de total libertad. Las autoridades únicamente lo consignaron por actos de corrupción, nunca por el delito de venta de menores.

Con información de Proceso

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *