Doble moral que señala con saña pero calla ante las verdaderas injusticias.

FOllOW US Facebooktwitteryoutubemail

Ni sus memes, ni sus insultos, ni sus “análisis” pedorros, ni su ignorancia, ni su vileza pudo evitar la solidaridad del Pueblo.

Sigan derramando vileza en Facebook, ahí están bien, ahí quédense, porque en el mundo real no los queremos, ni los necesitamos.

Fuimos al lugar de la tragedia en Hidalgo para transmitir en El Pueblo. Medio Independiente

Fue desgarrador, me tocó ver ropas incineradas que hasta ayer eran de alguien, pedazos de carne humana de las personas que se arrastraron por el campo, un dedo y el llanto de quienes perdieron familia, amigos, conocidos.

Una comunidad modesta y sencilla como miles de nuestro país.

Personas que vieron la oportunidad de llevarse algunos litros de gasolina, no para hacerse ricos como Romero Dechamps, gasolina para mover los carros ante el desabasto en este estado.

Confirmamos la sospecha. Esta situación fue premeditada y orquestada sabiendo que se impondría el desorden y espontaneidad de quienes llevan padeciendo 30 años de políticas neoliberales.

Ninguno de nosotros puede manipular una toma de gasolina de esa manera, se hizo con herramientas especializadas, a plena luz del día y a unos metros de la carretera. Es decir, esta fuga no se hizo originalmente para robar, se hizo para generar crisis y caos.

No sean ingenuos, miren más allá de sus narices. Tomar unos litros de gasolina no convierte en criminales a las personas. Sobretodo cuando viene de esta doble moral que señala con saña pero calla ante las verdaderas injusticias.

¿Se imaginan morir así?
¿Se imaginan no saber donde está tu familiar?

Afortunadamente, ante la desgracia y el juicio implacable de quienes se ostentan como impolutos, existe la solodaridad ante la tragedia.

Hoy, simplemente no pude entrevistar a nadie, vaya que me han tocado situaciones complejas y asumo la responsabilidad de difundir y no titubear ante la información.

Está vez no pude. Simplemente me quedé callado ante ma dimensión de la desgracia.

Durante el recorrido encontramos a esta familia entregando pan, café, tamales a las familias, periodistas y policías.

Pensé en los canallas que hoy juzgan y le hacen el juego ideológico a la derecha de criminalizar la pobreza.

Ni sus más ruines comentarios.
Ni sus más asquerosos fracasos emocionales que les hace burlarse de la muerte y sufrimiento.
Ni lo más vil de sus “análisis” intelectuales y pedorros.
Ni su odio a sus hermanos de clases.
Ni absoluta ignorancia de la compleja realidad del país pudieron evitarlo.

Sí, ustedes no triunfaron.
Nuestro Pueblo sigue siendo solidario, ustedes no pasarán de publicaciones de facebook, estas personas con hechos concretos.

¿Ya vieron como sus reclamos y críticas pedorras de facebook no pueden y no podrán jamás acabar con el inmenso cariño y solidaridad que nuestro Pueblo puede desplegar ante la tragedia de los demás?

Carlos Esteban Jiménez Martínez.



RECOPILACIÓN DE IMÁGENES

Imágenes: Cortesía Carlos Esteban Jiménez Martínez

SHARE: Facebooktwittermail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *