El nuevo tratado comercial fue aprobado con 89 votos y 10 en contra de 100

El Senado de Estados Unidos ha aprobado abrumadoramente (por 89 votos a 10) este jueves el nuevo tratado comercial con México y Canadá (TMEC), que sustituirá al NAFTA. Tras su paso por las dos cámaras del Congreso (la Cámara de Representantes le dio el visto bueno el mes pasado), la firma del presidente será el último paso en este texto legislativo, que supone el cumplimiento de una de las promesas electorales de Donald Trump, y reescribe las normas que regirán los intercambios de servicios y bienes industriales y agrícolas entre los tres vecinos norteamericanos.

El acuerdo gozaba del apoyo de los líderes de ambos partidos, y su aprobación representa un paréntesis de consenso, justo el mismo día en que el Senado se constituye en el tribunal que habrá de pronunciarse sobre la destitución de Trump, acusado formalmente por la Cámara baja de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

El NAFTA, que básicamente eliminaba los aranceles a la mayoría de los productos intercambiados entre los tres países, fue objeto de reiteradas críticas por parte de Donald Trump, que lo definió durante su campaña presidencial hace cuatro años, como “el peor acuerdo de la historia”. Consideraba el presidente que el tratado colocaba a los trabajadores estadounidenses en una desventaja competitiva. También había críticas entre los demócratas, que consideraban que el acuerdo, tras 25 años de historia, necesitaba una actualización.

Recelosos con su redacción inicial, a lo largo de meses de negociaciones los demócratas han forzado cambios en el texto del nuevo acuerdo, sobre todo en materia de derechos laborales, y finalmente lo han apoyado. Siguen existiendo algunas voces críticas, como el senador y candidato en las primarias demócratas Bernie Sanders, que se hacen eco de las críticas de grupos ecologistas y señalan que no contiene medidas para combatir el cambio climático. “Es una gran victoria para nuestro país. Es una gran victoria para la Administración Trump”, ha dicho Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado.

López Obrador manifestó su confianza en que el Parlamento canadiense también apruebe el tratado en las próximas semanas.

Además, a través de un comunicado conjunto de las Secretaría de Relaciones Exteriores y Economía, el Gobierno mexicano señaló la importancia del acuerdo.

“El T-MEC es un tratado amplio y poderoso que coloca a México como un socio comercial a la par de EE. UU. y Canadá, e inicia una nueva etapa de inversión y crecimiento para la región“, enfatiza este país.

Además, señalan que este instrumento “traerá beneficios a todos los mexicanos”, al ser un factor esencial para “el crecimiento de las exportaciones, generación de empleo y la atracción de inversiones, todo lo cual garantizará el desarrollo económico de México”.

Con información de El País y RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *