En México la industria del tráfico de órganos crece: Alejandro Solalinde

en-mexico-la-industria-del-trafico-de-organos-esta-creciendo-solalinde

De visita por Tehuacán, el activista y defensor de los Derechos Humanos exigió al gobierno que tome cartas en el asunto ante el delito que literalmente mutila la vida de los migrantes

El padre Alejandro Solalinde, quien visitó la ciudad de Tehuacán para reunirse con estudiantes del Colegio Sor Juana Inés de la Cruz y dar una conferencia en esta ciudad, advirtió que en nuestro país la “industria” del tráfico está creciendo.

Solalinde afirmó que la delincuencia organizada ha optado por el secuestro y el tráfico de órganos porque le resulta mucho más rentable que únicamente secuestrar a las personas.

El religioso consideró que debido a que el secuestro es más peligroso para los delincuentes y ha que deja mucho menor dinero la delincuencia organizada realiza el tráfico de órganos con la complicidad de algunas clínicas particulares en la frontera norte del país.

Solalinde dijo que las principales víctimas del tráfico de órganos son los migrantes en su paso hacia los Estados Unidos pero también otras poblaciones del país:

“En la parte sur de Estados Unidos es el tráfico de órganos. Es el brutal tráfico de órganos desde el 2007. Oímos cómo estaban traficando, camiones ya con órganos para la exportación. Tampoco hicieron caso. Habrá que preguntarle al gobernador Vallejo qué hizo. Este camión de órganos infantiles que se les liberó porqué liberaron a los que iban manejando ese camión. ¿Qué pasó con esos órganos? ¿Porqué nuestro gobierno no ha hecho nada?”.

Solalinde acusó que hay un modus operandi para el tráfico de órganos: “hay un modus operandi de las bandas de estadounidenses, me fueron diciendo detallando cómo lo hacían me horrorice cómo el crimen. En alguna parte del sector médico de la frontera en algunos hospitales particulares que es adiestrado para retirar los órganos. El obtener dinero con los migrantes ha ido evolucionando hasta llegar al tráfico de órgano”.

El sacerdote explicó cómo se ha polarizado la situación que ha llevado del secuestro de migrantes al secuestro y el consiguiente asesinato para traficar con sus órganos: “El secuestro que más han pagado es de de 10 mil dólares. Pero por un órgano pagan de 100 a 150 mil dólares. No es un negocio es muy comprometedor muy complicado pero aquí los carteles los pueden hacer. Cada cartel tiene un brazo político.

”El FBI avisó al gobierno de México por qué no se hizo nada, por qué no se ha hecho nada. A mí me impacta mucho es muy fuerte lo que está pasando. Estos niños y hay una lista de espera que hay de órganos infantiles. Vean la lista de espera estas personas no se esperan a que les toque su turno en el mercado normal”.

Solalinde narró que en el norte del país hay lugares donde se escoge a las personas secuestradas a las que les van a quitar los órganos:

“En el norte están siendo cooptados por estas bandas. Cuando llegan a esas casas los separan como corrales y cuando tiene que venir la hora de surtir el pedido aprovechan a esa persona o a otra y la creman (…) hay lavado de órganos y se debe investigar”.

De manera mesurada, el sacerdote afirmó que no se trata de especulaciones ni de datos sin sustento sino que ha recibido información de diversas fuentes sobre este tema.

Además, el sacerdote condenó que la falta de formación de las personas en las familias esté generando personas cada vez más violentas.

“Veo una violencia tan dolorosa, el reto de formar mejores personas y tomar estos hechos tan significativos y motiva una reflexión para todas las sociedades sobre cómo formamos o deformamos a las personas. Tenemos que pensar en las iglesias y como estamos formando a la gente. Ha mencionado unos ejemplos. Esa banda en Acapulco. 

”Estos que compañeritos estuvieron secuestrando a los mismos compañeros.

”Personas que tenían su situación económica resuelta estaban llevando a cabo esto. Eran cristianos evangélicos pero también eran católicos pero los padres no se daban cuenta de eso. Habría que replantearse cómo se está formando la familia. Qué esta pasando en las familias que no son solidarias respetuosas de Dios y de la gente ¿cómo estamos transmitiendo esa experiencia de amor a la gente?

”La iglesia católica está llegando a los jóvenes a los niños. Porque no se logra ese contacto directo de los jóvenes con los jóvenes. Tiene que existir un replanteamiento.

Dudo mucho que al gobierno a nivel federal le importe mucho cómo se están formando a las personas.

”La forma como se lleva la posición pública es inhumana. Es lamentable estos 7 mil niños que están colaborando con los sicarios o que son halconcitos o que son sicarios. La gente piensa que lo que yo digo son fábulas. Yo tengo las pruebas. Con nosotros han pasado niños que han sido sicarios y han hecho cosas que nos horrorizarían.

”El Papa acaba de hacer un sínodo sobre la familia. Nuestros obispos, muchos de ellos estuvieron ahí, no basta solamente escuchar al Papa no basta solamente repetir las palabras del Papa revisar nuestras familias qué cambio vamos a hacer no basta con asistir a una plática de orientación

”¿Cuáles de nuestras familias que se dicen católicas guadalupanas leen la biblia? Acabo de estar en un colegio católico y el 95% de los jóvenes no leen la biblia y el 100% tienen contacto con aparatos digitales ¿Qué tenemos que cambiar el referente? Para mi el referente es Jesús. Tenemos que llevar la amistad de Jesús. Cómo hacer que las diócesis, colegios. Logren poner en contacto a Jesús de joven a joven. Cómo hacer que lean el Nuevo Testamento si esto no sucede no va a cambiar nada. Van a seguir con el internet, van a cambiar las computadoras”.

Solalinde dijo que las cifras sobre niños migrantes desaparecidos son difíciles de conocer:

“Les puedo decir que tratándose de niños migrantes es muy difícil saber. Nadie sabe nada. Siguen desapareciendo no sabemos qué pasa con ellos. Niños que tenemos los nombres de ellos sabemos las historias de ellos. Sabemos qué ha pasado. Se ha vuelto ojo de hormiga. Hoy no se les localiza por ningún lado. Los niños siguen desapareciendo como las personas también. No solamente hay que hablar de desapariciones. Están asociadas al dinero. Cuando hablamos de corrupción hay un interés económico. 

”Nosotros los que trabajamos en la Casa del Migrante nos preguntamos ¿a dónde va toda esa gente que desaparece? Siguen encontrando cuerpos de migrantes sin órganos, ¿Cómo es posible que en Cadereyta encontremos cuerpos desmembrados?”.

”La Quinta Visitaduría de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos debería estar recopilando información sobre estos delitos, que van en ascenso, de acuerdo con los testimonios recabados, y evidencias que se han recabado en varias entidades, donde han aparecido cuerpos humanos sin algunos de sus órganos”, refirió el padre Alejandro Solalinde.

 

 

Fuente:Intolerancia diario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *