En Michoacán existe una guerra contra el cuerpo de las mujeres; se han contabilizado 760 feminicidios.

En Michoacán existe una guerra contra el cuerpo de las mujeres; se han contabilizado 760 feminicidios
Por:  / 19 septiembre, 2015
FEMINICIDIOS
COMPARTE

 

(19 de septiembre, 2015. Revolución TRESPUNTOCERO).- Solamente pasaron 10 días del feminicidio de Erika Kassandra Bravo, cuando el gobernador de Michoacán, Salvador Jara Bravo, convocó a una conferencia de prensa en la que dio a conocer que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) había esclarecido el caso.

“Seguramente muchos pensaron que no se iba a resolver y es muy penoso que hayan pretendido lucrar no sólo económicamente sino políticamente con un crimen tan terrible”, afirmó.

La chica de 19 años radicada en Uruapan, era enfermera, trabajaba en el Hospital Regional de la ciudad y poco antes de su muerte estuvo participando en las manifestaciones de su gremio en su lucha por la defensa de su profesión, la cual con los cambios del gobierno pretendían que ya no fuera reconocida como tal.

El 3 de diciembre pasado desapareció y tres días fue encontrada muerta en una carretera, presentaba signos de tortura física y sexual, no pudo ser reconocida fácilmente pues su rostro fue desollado, inmediatamente se culpó a quien fuera su padrastro y distintas organizaciones de defensa de la mujer aseguraron que era “el crudo testimonio de la violencia que se padece en Michoacán”.

“En el caso de Kassandra, el haber sido desollada y lastimada física y sexualmente y que después de esto la autoridad concluyera que el motivo de su estado era porque los animales de la zona se había comido su piel y órganos, da cuenta que también en este grave caso la culpa es del Estado, sea cual sea la explicación de su muerte, porque aunado a esa burda explicación, se culpó al padrastro, cuando existían distintas pistas y argumentos que apuntaban hacia otro tipo de respuesta, fue evidente que era un chivo expiatorio para sacar el tema, que tuvo gran difusión, de los medios”, comenta aRevolución TRESPUNTOCERO Erika Huacuz, integrante de la Coordinación de Feministas de Michoacán.

Ella explica que los feminicidios en Michoacán se han querido tratar como casos aislados,  así se ha pretendido acentuar la omisión de las cifras referentes a las muertes violentas de mujeres, porque desde un primer momento no existe una forma adecuada para contabilizarlos, aunque la problemática  ya es imposible denegarse.

“Los gobiernos estatales, incluido el actual han sido omisos, es por esto que distintas organizaciones que luchan contra los feminicidios conformamos la Red de Mujeres en Contra de la Violencia Feminicida en Michoacán (Remevifem), realizando un sin fin de actividades, manifestaciones, peticiones y exigencias para demandar la alerta de género, la cual es urgente, en este que es uno de los estados más inseguros del país, sin embargo no se ha obtenido respuesta alguna por parte de ninguna autoridad, ni de nivel federal, ni del estatal”, afirma Huacuz.

Recientemente la Remevifem, denunció que a la fecha se han realizado 760 feminicidios en todo el estado, principalmente en Uruapan y Morelia. Huacuz asegura que siendo el tercer estado con mayor número de feminicidios y una de las  entidades con mayor índice de narcotráfico, de violencia, de corrupción e impunidad, no se puede seguir permitiendo que el gobierno estatal siga intentando maquillar las cifras, que solamente provoca que a nivel nacional se mantenga un desconocimiento de la grave situación en la que se encuentra Michoacán.

“Una de las importancias que tiene la alerta de género es poder captar muchísima más atención para que se sepa que existen los feminicidios, que están latentes y que no se puede ser indiferentes ante estos. También es una manera de obligar a los gobiernos a aceptar que no están brindando seguridad a las mujeres, porque la realidad es que a nadie le importa la seguridad y la vida de las mujeres.

Como ejemplo tenemos el proceso electoral pasado, ninguna de las propuestas políticas, de ningún candidato incluía el empoderamiento de las mujeres, mucho menos brindarnos seguridad, eso demuestra el tema no esta en la agenda política, la única solución para colocar la problemática es por medio de la alerta de género”, asegura la también integrante de REMEVIFEM.

Aunque asegura que la alerta de género no es la solución a la problemática de los feminicidios en Michoacán, ya que se ha observado que una vez declarada no se convierte en la panacea, pues en el Estado de México después de su anuncio, “ya nada se ha dicho, es por eso que debemos estar conscientes que no dejaran de asesinar mujeres en automático, o el gobierno va a hacer algo, sino que será utilizada como una herramienta para la concientización de la sociedad.

Porque es la única parte que realmente nos puede apoyar, ya que cuando se pidió formalmente la alerta de género, el gobierno nombró una comisión dentro de la cual se encontraba un miembro, que había acosado a muchas jóvenes en la Universidad de Michoacán (demostrado con pruebas), entonces cómo  se puede confiar en alguien que de antemano sabes que no le importa y a la mujer”, afirma Huacuz.

“En Michoacán mientras se recrudezca el tema de violencia en nuestro estado, el número de muertes violentas de mujeres aumentarán, porque existe una guerra hacia el cuerpo de las mujeres que tiene como eje fundamental el creer que el cuerpo femenino puede ser usado como mercancía y puede ser tomado en el momento que sea y a nadie le importará. El mensaje que nos está dando el gobierno estatal en estos momentos es que se puede matar una mujer en Michoacán y no habrá culpables de feminicidios”, puntualiza.

La académica Beatriz Morante asegura que “casos como los de Michoacán existen porque los feminicidios están permitidos por un Estado Mexicano al que no le importa las mujeres. Si desde los tres poderes no se ejerce presión para que los gobiernos estatales y municipales resguarden la integridad de ellas y su vida, todo está permitido.

Ciudad Juárez fue el primer punto de la tragedia descubierto, pero no por esto la primera en la historia contemporánea del país, el problema persiste y aunque distintos órganos internacionales (ONU, HRW, Amnistía Internacional) han denunciado y exigido se dé una solución, ninguno de los gobiernos le han prestado atención a este tipo de homicidios, así el número cada día se eleve y estemos hablando de 7 muertes por día, una prueba más de la deshumanización que impera en todos los estratos de poder de México”.

Asegura que al no existir ni investigación, ni condenas hacia las personas responsables, el fenómeno sigue creciendo incluso con la presión de las organizaciones de mujeres que han creado en distintas ocasiones conciencia social, y voluntad política, “la cual con facilidad se ausenta al verse opacada por otros intereses de tipo particular y financieros”.

“El fenómeno es latente en todo el territorio nacional, sin embargo, los homicidios misóginos en estados como Michoacán donde la violencia y el narcotráfico imperan, le resulta fácil al gobierno inculpar a un fenómeno delictivo, en vez de buscar e investigar culpables directos, siendo los grupos delictivos aliados del gobierno para generar miedo y falsos culpables, en ese tipo de delito también es un buen pretexto.

Además si ya antes policías, jueces, PGR, gobierno estatal y federal, sin dejar de mencionar a los legisladores estigmatizaban a las mujeres diciendo que las violaban y mataban por la forma de vestir, hoy cada una de ellas es parte de la delincuencia organizada, traficaba drogas y/o era pareja de algún capo, ese es el tipo de Estado que tiene México, un país que a la hora de tener posibilidades de cambio elige la misma tragedia y a los mismos asesinos”, afirma Morante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *