Equipo de la UNAM pasó a la segunda etapa de concurso de robots de la Nasa

(Autor Emir Olivares)

(Fuente Periódico La Jornada)
Miércoles 12 de agosto de 2015, p. 3
En 2030, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (Nasa, por sus siglas en inglés) pretende remplazar al robot Curiosity en sus labores de exploración y recolección de muestras que realiza desde hace tres años en Marte.

La agencia estadunidense convocó a jóvenes de varias universidades y empresas a participar en el concurso Sample Return Robot Challenge 2015, con la intención de impulsar el desarrollo de tecnología y continuar la indagación espacial, y, por qué no, aportar prototipos para el relevo del robot.

Entre los participantes estuvo un equipo formado por estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México, cuyo prototipo, junto con tres equipos más, pasó a una segunda etapa que se realizará el próximo año.

En las pruebas, que incluyeron un recorrido por terrenos complicados y condiciones climáticas extremas –similares a las del suelo marciano–, así como la recolección de muestras, participaron 20 equipos (de universidades estadunidenses y de empresas dedicadas al rubro, casi todos con doctorado), sólo cuatro lograron que su robot caminara. La segunda prueba consistió en hacer 10 recolecciones, pero ninguno de los cuatro equipos finalistas pudo hacerlas, por lo que esta segunda etapa se repetirá el siguiente año.

Jorge Cordero, del octavo semestre de ingeniería mecatrónica, aseveró que tendrán un año para mejorar su diseño y con ello cumplir el sueño de ser los ganadores.

Nuestro diseño es muy cercano al óptimo, porque se puede desempeñar aceptablemente en una competencia de este estilo, planteó el joven.

El equipo universitario, Lunambotics, está integrado por 13 jóvenes de las carreras de ingeniería mecatrónica, en computación, industrial, eléctrica y electrónica y civil.

Su diseño, llamado LB3 está hecho de neopreno, aluminio y acero, pesa 56 kilogramos y mide 1.20 por 1.45 metros. Las características pedidas por la Nasa es que los autómatas no pensen más de 80 kilos ni mida más de 1.20 por 1.40 metros.

Ha habido cuatro ediciones (anuales) de este concurso y aún no han encontrado el modelo ideal. Tenemos 12 meses para mejorar y superarnos, tanto nuestro robot como nosotros. Vamos a regresar el próximo año con mejores oportunidades, concluyó el universitario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *