Estados Unidos despide al DAPA pero mantiene DACA

El gobierno de Donald Trump anunció la cancelación de la política impulsada por su antecesor, Barack Obama, para permitir a millones de inmigrantes ilegales, padres de niños nacidos en Estados Unidos, a permanecer en el país.

 

 

Despues de las declaraciones del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dijo este miércoles que el futuro de una eventual reforma migratoria que legalice a millones de inmigrantes indocumentado está por verse, insistiendo que el énfasis continuará siendo retomar el control de la frontera con México y deportar criminales.

 

“Vamos a hacer cumplir las leyes del país. Vamos a asegurarnos de sacar del país a los criminales extranjeros, primero, y fue el verano pasado cuando el presidente dijo que con respecto a los que están aquí, vamos a ver”, dijo en entrevista con la televisora ABC.

 

En su discurso ante el Congreso la noche del martes, Trump se pronunció a favor de una reforma migratoria que permita mejorar los salarios y la seguridad del país, y responder así a una asignatura que ha eludido al país décadas.

 

“Creo que una reforma de migración real y positiva es posible”, dijo el mandatario, quien de acuerdo con lo revelado antes por la Casa Blanca, no incluirá un camino a la ciudadanía como lo favorecen demócratas y grupos pro migración.

 

Trump no ofreció detalles sobre los alcances de una reforma migratoria, aunque fuentes oficiales dijeron que estaría a favor de dar una ruta a la ciudadanía a los 750,000 jóvenes protegidos por el Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia, conocido como DACA.

 

Cuestionado al respecto está mañana, Pence evitó siquiera aludir esa posibilidad, apuntando al discurso que Trump pronunció en Pheonix en septiembre pasado, cuando el entonces abanderado presidencial republicano presentó las que -dijo- serían sus prioridades en el frente migratorio.

 

“Una de las cosas que la gente vio anoche es que el candidato, Donald Trump, es el presidente Donald Trump y habló sobre esas prioridades. Vamos a construir un muro, vamos a hacer cumplir las leyes de este país”, dijo, reiterando que México pagara por la construcción de este último.

 

En una entrevista separada con la televisora CBS, Pence respondió: “ya veremos eso”, cuando fue cuestionado si la oferta hecha por Trump incluye o no una ruta a la legalización para los inmigrantes indocumentados que están en el país.

 

“Tenemos que asegurar nuestra frontera. El presidente dijo muchas veces que una nación sin fronteras no es una nación y no es segura. Así que vamos a asegurar nuestra frontera con ese muro”, insistió.

 

Pence aludió igualmente la contratación de más agentes de la patrulla fronteriza y el fortalecemiento de la aplicación de las leyes migratorias, y sólo después, como lo ofreció Trump en la campaña presidencial “vamos a mirar opciones, el Congreso”.

 

“Creo que el tono general del discurso del presidente anoche es lo mismo. El presidente Trump es alguien que dirige colaborando, él une a la gente, y ayer por la noche, él desafió al Congreso a unirse en nombre del país y resolver estos problemas que francamente hemos ignorado durante décadas”, precisó

 

El gobierno de Donald Trump anunció la cancelación de la política impulsada por su antecesor, Barack Obama, para permitir a millones de inmigrantes ilegales, padres de niños nacidos en Estados Unidos, a permanecer en el país.

 

La política del 2014, conocida como DAPA (Acción Diferida para Padres de Estadounidenses y Residentes permanentes Legales), buscaba ayudar a las familias de los hijos de los llamados dreamers a permanecer juntos, sin la amenaza de ser deportados.

 

La DAPA nunca se implementó luego de que 26 estados presentaran con éxito una demanda en una corte federal de Texas para bloquearla, un fallo que mantuvo la Suprema Corte tras una apretada votación.

 

La DAPA hubiera alcanzado, según algunas estimaciones, a unos 4 millones de personas, aquellos con hijos nacidos en Estados Unidos que se encontraban en el país antes del año 2010.

 

El Departamento de Seguridad Interior anunció el abandono de la DAPA, con el apoyo del Departamento de Justicia. El secretario de Seguridad Interior, general retirado John Kelly, aseguró que “no hay un camino verosímil en el futuro para litigar contra la actual política prohibicionista”.

 

No obstante, se mantiene la política del 2012 de Obama conocida como DACA (Acción Diferida para Ingreso de Menores), que permitía a las personas que ingresaron al país ilegalmente como niños a permanecer y estudiar o trabajar con permisos renovables cada dos años.

 

Kelly no precisó si el gobierno tenía la intención de reemplazar la DAPA por otra medida que permita a las familias que viven en el país desde hace décadas mantenerse unidas y eludir la deportación.

 

La iniciativa tiene lugar en medio de una dura ofensiva contra la inmigración ilegal ordenada por el presidente Donald Trump, quien prometió durante la campaña electoral expulsar a la mayoría de los once millones de personas que viven ilegalmente en Estados Unidos, a pesar de que muchas de ellas están instaladas en el país desde hace décadas, tienen empleo estable y crearon una familia.

Fuente : eleconomista.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *