Al menos tres fallecidos y un desaparecido tras la explosión en un edificio del centro de Madrid

El alcalde de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida, ha hecho una valoración preliminar “con todas las cautelas” y ha señalado que las causas apuntan a un escape de gas

Una fuerte explosión ha destrozado parcialmente a las tres de la tarde de este miércoles un edificio situado en el centro de Madrid causando al menos tres muertos y un desaparecido, según ha confirmado el delegado de Gobierno de la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco. El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ha hecho una valoración preliminar “con todas las cautelas” desde la zona de la explosión y ha señalado que las causas apuntan a un escape de gas, que ha volado las cuatro plantas superiores del inmueble.

Según el primer balance realizado por Emergencias, los fallecidos son una mujer de 85 años que iba caminando por la calle y un hombre cuya edad no se ha facilitado. Los heridos más graves son un varón de 26 años, que ha sido trasladado al hospital de la Paz en estado moderado-grave; otro varón de 53 años, que se encuentra en estado leve y está siendo tratado en el hospital Ramón y Cajal; y un tercer hombre, que sufre una fractura en una pierna y que se encuentra en el hospital Clínico. En el lugar del suceso han sido atendidos otros seis heridos leves.

El inmueble afectado está situado en el número 98 de la calle de Toledo, en el distrito centro, muy cerca de la Puerta de Toledo y junto a la iglesia Virgen de la Paloma y el colegio concertado La Salle-La Paloma. En las inmediaciones hay también una residencia de ancianos, Los Nogales La Paloma, donde en un primer momento se ha situado por error el suceso.

Fuentes policiales indican que la explosión se produjo cuando operarios de gas revisaban la instalación en la parte posterior del edificio, un centro parroquial de la Iglesia de la Virgen de la Paloma, que tiene despachos, un centro de acogida de Cáritas, salas de reuniones, un salón y tres viviendas para sacerdotes. El delegado del Gobierno, José Manuel Franco, ha señalado que uno de esos trabajadores se encuentra desaparecido. En cuanto se a posible, entrarán los perros de la policía para detectar la presencia de personas en el interior, ha añadido.

Los bomberos van a ver si se han producido daños en el muro colindante que hay entre ese edificio que ha explosionado y el de la residencia de ancianos. Asimismo, han caído cascotes al patio del colegio que está anexo al bloque”, ha señalado Almeida

En estos momentos, el inmueble “está incendiándose por dentro, pero no se considera prudente intervenir por parte de los bomberos. En caso de apagarlo podría producirse un embalsamiento de gas que podría afectar muy gravemente a la estabilidad del inmueble”, ha indicado el regidor madrileño, que no descarta que posteriormente se pueda producir un derrumbe controlado del inmueble. La policía ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que no se acerquen a la zona, en el corazón de la capital.

Explosión del edificio en la calle de Toledo, 98.INMA FLORES / EL PAIS

Nueve dotaciones de Bomberos de Madrid y 11 unidades de Samur se han desplazado al lugar, que está acordonado por la policía. Los agentes están desalojando a vecinos y viandantes. Un portavoz del grupo Los Nogales ha informado de que ha evacuando a todos los ancianos al cercano hotel Ganivet.

Los mayores de la residencia no van a dormir hoy en ella y, desde el hotel en el que se han resguardado, están siendo trasladados a centros cercanos del grupo Los Nogales: Imperial, en calle de Santa María la Real de Nieva; y residencia Pontones, en calle de Cobos de Segovia.

“Estábamos a 400 metros y he escuchado la explosión. Nos han evacuado a todos los residentes”, afirma Juan Miguel Estepa, trabajador de la residencia Los Nogales. Una mujer que acababa de bajar del autobús cuando oyó la explosión, a escasos 50 o 100 metros, ha explicado que vio “un cuerpo tendido en el suelo”, aunque no se atreve a decir si era un herido o un fallecido. Poco después, esta profesora empezaba sus clases online y llegó a su casa, en la plaza de Cascorro, temblando del susto.

Paula Moran, de 16 años, también estaba en su casa, en la calle del Concejal Benito Martín Lozano, cuando ha escuchado el fuerte estruendo. “Pensaba que era un petardo, pero todo el mundo se ha asomado y hemos bajado todos en mi familia”, cuenta en la Puerta de Toledo.

“Vivo justo enfrente. Estaba haciendo la comida en la cocina de mi casa cuando ha sonado un tremendo estruendo. Al escuchar el ruido, me he asomado al salón por la ventana de la barra americana y he visto cómo reventaba el balcón del salón hacia dentro”, cuenta todavía en estado de shock Rodrigo Verano, de 37 años, que ha resultado milagrosamente ileso. “Estoy perfectamente”, dice sin salir de su asombro por la suerte que ha tenido. Los restos del balcón, “cascotes, cristales y mampostería”, han caído encima de su mesa, en la que estaba trabajando poco antes. Tras la explosión, “ha temblado todo el bloque durante 15 segundos” y se ha asomado a la calle. “Entre la polvareda, he visto el edificio en llamas”. Verano, junto a otros vecinos de su bloque, han salido a calle a ver qué había ocurrido, pero la policía les ha pedido que regresaran a sus casas, donde se encuentran a la espera.

Fuente: EL PAÍS |ESPAÑA Con información de Luis de Vega y Victoria Torres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *