Ahora FaceApp cambia el género en tus fotos, pero estos son los riesgos si la utilizas

Quienes conocen FaceApp desde hace un par de años saben que el filtro “Edad” de esta aplicación ha existido desde que fue lanzada para los sistemas de móviles iOS y Android.

Pero en últimosfechas se ha convertido en la app del momento luego de la enorme mejora en la capacidad de ese filtro que permite al usuario “transformar” el rostro de una persona y ver cómo luciría si fuera del sexo opuesto.

Qué tan recomendable es ceder a la aplicación información personal, como la que se incluye en fotos del rostro, a cambio de un rato de diversión es una de las preguntas en el aire.

Frente a las dudas que despierta su servicio, la compañía emitió un comunicado en el que ofrece más detalles sobre cómo funciona y qué tipo de información recolecta.

La policía de Londres probó un nuevo sistema de reconocimiento facial en las calles más concurridas de la ciudad.

Tus datos personales y biométricos serán utilizados por la empresa de origen ruso Wireless Lab, creadora de la aplicación FaceApp y ya están en poder de la empresa creadora del programa, en cuyos términos y condiciones establece que esa información puede ser compartida con varios consorcios afiliados a la firma de origen ruso.  

Creada en 2017 por la compañía Wireless Lab, la aplicación es un editor de imágenes que utiliza inteligencia artificial para transformar las fotografías que los usuarios introducen en el programa.

En sus términos de uso, sí esos que la mayoría de las personas aceptan sin leer, la firma aclara que toda la información que proporciones pasa a ser propiedad de la empresa de manera “perpetua, irrevocable, no exclusiva, gratuita, libre de regalías, y con licencia transferible”.

Esa información, a la que se denomina “contenido del usuario”, incluye mensajes, textos, ubicación, fotos, videos y cualquier otro material del suscriptor, como los datos del dispositivo móvil utilizado, entre otros.

El presidente de la empresa, Yaroslav Goncharov, se disculpó en abril de ese año luego de que uno de sus filtros, llamado “hot” (sexy, atractivo), aclaraba la piel de los usuarios.

Otro más que permitía un cambio de raza, para lucir como afrodescendiente, indio, asiático o caucásico, fue borrado un día después de ser lanzado ante la ola de críticas que recibió.

Goncharov dijo que en el caso del filtro “hot” hubo un “efecto secundario desafortunado de la red neuronal subyacente”.

La “red neuronal” a la que hizo referencia es el conjunto de algoritmos de inteligencia artificial “para modificar una cara en cualquier foto al tiempo que se mantiene fotorrealista”, explicó Goncharov en ese entonces. como los datos del dispositivo móvil utilizado, entre otros.

La firma tecnológica se ha visto salpicada por controversias en el pasado, un par de 2017 cuando dos filtros fueron retirados ante las críticas por resaltar estereotipos físicos raciales.

Como se ha mencionado, FaceApp funciona con un algoritmo informático a partir de las imágenes que “suben” los usuarios. El programa gratuito cuenta con 21 filtros que se aplican a las fotografías, haciendo que la cara y cuello del retratado muestren las arrugas típicas de la vejez.

Ahora también puede cambiar el género de las personas en las fotos, simulando cómo se verían los hombres si fueran mujeres, y viceversa.

Actualmente la aplicación cuenta con más de 80 millones de suscriptores en todo el mundo, la mayoría usuarios de la versión de pago, en la que los filtros aumentan a 28, pues el periodo de prueba gratuito es de solo tres días

La aplicación se presenta como un servicio para lograr la “selfie perfecta”.

“¡Consigue selfies con calidad de portada de revista con un par de toques! Funciona con FaceApp AI, la tecnología más avanzada de edición neural de retratos”, se promociona en su descripción en Android.

También en la AppStore de iOS explica que sus filtros pueden añadir una “sonrisa hermosa” a una foto, cambiar de género o lucir más joven o más viejo.

Esto último es lo que se ha popularizado desde hace unos días, pues aunque era una función ya ofrecida desde 2017, la capacidad de los filtros ha mejorado notablemente.

Un usuario puede tomarse una selfie o subir una foto de su rostro, o de otra persona, y en un instante obtiene el retrato de la misma en la vejez avanzada.

FaceApp se encontraba en el número 1 de la lista de aplicaciones del momento del sistema iOS, incluso por encima de Instagram.

La app también realiza un “monitoreo” de la actividad del usuario, incluidas “las páginas web que visita” y su ubicación, y recopila “metadatos” sobre cómo interactúa el usuario con el servicio.

“No alquilaremos ni venderemos su información a terceros fuera de FaceApp”, señala su aviso de privacidad.

Pero un aspecto que analistas han resaltado es que FaceApp indica que puede llevar la información a una jurisdicción diferente a la del país donde esté el usuario.

“Tenga en cuenta que podemos transferir información, incluidos datos personales, a un país y jurisdicción que no tenga las mismas leyes de protección de datos que en su jurisdicción”, advierte.

FaceApp también sostiene que acepta las solicitudes de los usuarios que quieran que sus datos sean removidos de sus servidores, aunque afirma que actualmente su equipo de soporte técnico está “sobrecargado”.

La compañía explica que la app se puede utilizar sin necesidad de registrarse y que el 99% de los usuarios la utilizan de esa manera.

Por eso, afirma que no tienen “acceso a ninguna información con la cual se pueda identificar a una persona”.

Finalmente, FaceApp dice que no “vende ni comparte ninguna información de sus usuarios con terceros” y que aunque su equipo de desarrollo está ubicado en Rusia, “la información del usuario no se transfiere a Rusia”.

El reconocimiento facial

Una polémica similar a la de FaceApp giró en torno a Facebook a comienzos del año pasado con el llamado #10YearsChallenge, el reto de subir una foto de hace 10 años y una actual para admirar el paso del tiempo.

Algunos expertos afirmaron que eso podría servir para que plataformas como las de esa red social “entrenen” a sus herramientas de reconocimiento facial que puede ser usado tanto con fines comerciales (vender publicidad) como de vigilancia (privada o gubernamental).

Los expertos en seguridad informática advierten que para un usuario es muy difícil saber si el reconocimiento facial se está utilizando en aplicaciones y para qué fines.

Y al igual que en China, el gobierno de Rusia ha establecido en los últimos años controles propios al internet que pueden ir en una vía diferente al concepto de la “red sin fronteras” que predomina en el resto del mundo.

Los expertos en seguridad informática advierten que para un usuario es muy difícil saber si el reconocimiento facial se está utilizando en aplicaciones y para qué fines.

Sin embargo, del otro lado del mundo Facebook también se han visto involucrados en problemas de manejo de privacidad de sus usuarios, como el caso de Cambridge Analytica.

La organización británica en defensa de la privacidad Big Brother Watch ha descrito en el pasado el uso de la tecnología de reconocimiento facial como “peligrosamente autoritaria”.

“Monitorear a personas inocentes en público es una violación de los derechos fundamentales a la privacidad, a la libertad de expresión y al derecho de reunión”, señaló tras un ensayo de seguimiento facial en vivo de las autoridades en Londres.

“Estamos luchando contra esto para todos aquellos que no quieran convertirse en tarjetas de identidad andantes en una nación vigilada”, advirtió.

CON INFORMACIÓN DE BBC NEWS | MUNDO Y ALTO NIVEL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *