Grupo de cien personas rechaza la simulación de erigir en esa vialidad un parque elevado

Exigen derogar declaratoria sobre corredor en avenida Chapultepec
La obra se asignó sin concurso a la financiera Invex, señalan

La participación ciudadana brilló por su ausencia

El Ejecutivo local presentará el proyecto este martes

Privatizar, objetivo, dicen

Foto
031n1cap-1
Vecinos de la colonia San Miguel Chapultepec protestaron el 31 de julio anterior con mantas y cartulinas para rechazar la instalación de un paradero en la lateral de avenida Chapultepec, ya que, dijeron, evitará el tránsito peatonalFoto Francisco Olvera
Laura Gómez Flores

Periódico La Jornada
Martes 18 de agosto de 2015, p. 31
Un centenar de personas, entre arquitectos, urbanistas, vecinos, académicos, analistas, artistas, activistas y ciudadanos, exigió derogar la declaratoria de necesidad para construir el corredor cultural Chapultepec y cancelar todos los actos que derivaron de ésta, así como abrir un nuevo proceso para reimaginar el corredor con base en los intereses de los habitantes de la ciudad y las necesidades de quienes no usan el auto, y no de los intereses comerciales de unos cuantos, es decir: construir una ciudad para todas y todos.

Con la etiqueta #NoShopultepec, #SíChapultepec, rechazaron la simulación de un parque elevado (segundo piso) que transforma la vía pública en centro comercial, en cuyo proceso brilló por su ausencia la participación amplia (en tiempos y actores) acorde con la magnitud de la decisión.

La obra se asignó sin concurso público alguno a la empresa financiera Invex, a un administrador de centros comerciales como grupo Acosta Verde, a la constructora Garza Ponce y a un proyecto arquitectónico liderado por Fernando Romero Enterprise y Juan Pablo Maza, precisaron.

Este martes, sin embargo, el gobierno de Miguel Ángel Mancera anunciará de manera oficial el proyecto de zona de desarrollo económico y social (Zodes) o corredor cultural Chapultepec, que modificará la vida de millones de personas que por aquí pasan por razones de trabajo, paseo y vivienda.

La prioridad del proyecto es construir un centro comercial sobre la vía pública, privatizarla en beneficio de unos pocos, con el argumento de que se encuentra deteriorada y requiere ser intervenida, lo cual no es de urgente resolución, y tendrá costos enormes e irreversibles para la ciudad.

La privatización de una vía pública para otorgar terrenos baratos a inversionistas privados en una zona de alto valor comercial y residencial es inaceptable, afirmaron Salvador Medina, Luis Zambrano, Daniel Gershenson, Jimena Veloz y Claudia Campero, entre otros.

Los segundos pisos no mejoran el tránsito peatonal, no disminuyen el uso del automóvil, no priorizan el transporte no motorizado ni el transporte público, y resulta contradictorio que se presente como una obra que unirá a las colonias Roma y Juárez cuando en realidad las separará con concreto, indicaron.

Simón Levy, responsable del proyecto por parte del gobierno capitalino, justifica la obra aduciendo que la avenida está descuidada y se encuentra ocupada por indigentes. Sin duda lleva abandonada muchos años, pero la necesidad de recuperarla no implica un proyecto comercial excluyente, afirmaron.

Hoy, consideraron los más de cien firmantes del documento, se requiere mejorar la calidad de los espacios existentes, por lo que las acciones del gobierno se dirigen a dividir, excluir y estigmatizar.

Fuente
– See more at: https://www.jornada.unam.mx/2015/08/18/capital/031n1cap#sthash.o2MBedSa.dpuf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *