Guerrero: 20 MIL CIUDADANOS ARMADOS OPERAN EN GUERRERO EN CONTRA. DE LA DELINCUENCIA ORGANIZADA

Foto: Multipress
Foto: Multipress

Por: Lourdes Chávez/ Guerrero PCP

Chilpancingo, Gro.- En dos años, en Guerrero se crearon cuatro nuevos sistemas de seguridad y justicia ciudadana y hay cinco grupos visibles de autodefensa que imitaron a la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), constituida en la región Costa Chica-Montaña hace dos décadas, por la mismas razones que dieron origen a las de hoy: la espiral de violencia y el abandono del gobierno.

Se calcula que hay alrededor de 20 mil ciudadanos o policías comunitarios armados haciendo labores de seguridad, según promotores de estas mismas organizaciones.

En un ambiente de crispación social, manifiesta en las protestas contra las reformas estructurales y por los crímenes de Iguala junto a la desaparición forzada de 43 estudiantes de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre, parece que el gobierno teme una insurrección, y cada vez que se activa uno de estos grupos, la respuesta es la militarización en el estado.

Descontento en comunidades cercanas a Iguala por desaparición de normalistas. Foto: Germán Canseco.
Descontento en comunidades cercanas a Iguala por desaparición de normalistas. Foto: Germán Canseco.

Los nuevos movimientos estructurados son la Coordinadora Regional de Seguridad y Justicia-Policía Ciudadana y Popular (CRSJ-PCP); el Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SSJC) de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG); el Frente Unido para la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG), que se separó de la anterior, y el Movimiento Apaxtlense Adrián Castrejón (MAAC).

Foto: CNN México
Foto: CNN México

Entre las autodefensas se cuenta el grupo de Cuetzala del Progreso en la Zona Norte, formado en 2013; otro de comunidades de la Sierra de San Miguel Totolapan, en Tierra Caliente, que se conoció en noviembre pasado, por medio del programa de televisión Punto de Partida, de Denise Maerker.

El más reciente es de pueblos del municipio de Cocula: los policías comunitarios de Nuevo Balsas, que el mes pasado se dieron a conocer por una acción de rescate de 18 trabajadores de la minera Media Luna, secuestrados.

Los primeros antecedentes conocidos de esta ola de autodefensa son Huamuxtitlán y Olinalá, en la Montaña alta de Guerrero, donde los pueblos se sublevaron, tomaron las armas y acusaron a sus gobiernos municipales de tener vínculos con el crimen organizado.

Enjuician a criminales en Guerrero, por parte de la Policía Comunitaria. Foto: El Universal
Enjuician a criminales en Guerrero, por parte de la Policía Comunitaria. Foto: El Universal

Los vecinos conformaron el Frente Ciudadano por la Seguridad de Huamuxtitlán, y el Consejo Ciudadano de Seguridad y Vigilancia de Olinalá en 2012, y el siguiente año, se integraron a la Casa de Justicia de El Paraíso, perteneciente a la CRAC, desarticulada a finales de 2013 por injerencia del gobernador, Ángel Aguirre Rivero.

Las primeras autodefensas

El Frente Ciudadano por la Seguridad de Huamuxtitlán se conformó en junio de 2012, luego que vecinos de la cabecera municipal descubrieron en las instalaciones de la comandancia de la Policía Municipal a 18 secuestrados.

De acuerdo con las versiones periodísticas, la noche del 2 y 3 de junio de ese año, el pueblo se levantó en armas para perseguir a los policías municipales y a los secuestradores, que al saberse descubiertos huyeron con las 18 personas.

Tras una persecución y un enfrentamiento a balazos, liberaron a las víctimas, pero los secuestradores huyeron con el apoyo de los municipales. Esa misma noche el pueblo arremetió a golpes contra el alcalde, Juan Carlos Merino. En pocos días, el gobierno fue reemplazado por un Concejo Municipal.

En Olinalá, el 27 de octubre del mismo año, los vecinos expulsaron a un grupo delictivo y colocaron retenes con personas armadas en las seis entradas del pueblo para proteger a sus familias de una posible respuesta de los criminales que secuestraban y les exigían cuotas.
Integraron el Consejo Ciudadano de Olinalá, liderado por la migrante Nestora Salgado García. Aunque exigieron al gobernador la destitución del alcalde, por sus presuntos vínculos con el crimen organizado, cedieron a la negociación política con Aguirre Rivero.

Nestora Salgado. Foto: sinembargo.mx
Nestora Salgado. Foto: sinembargo.mx

En agosto de 2013, el Frente y el Consejo se incorporaron a la CRAC, pero debido al acoso del gobierno a la Casa de Justicia de El Paraíso, Miguel Vitrago Reyes reconoció después que se separó del sistema porque le advirtieron que él sería el siguiente detenido.
La coordinadora de la Policía Comunitaria de Olinalá, Nestora Salgado fue aprehendida por marinos y policías federales en agosto de 2013, y acusada de secuestro y delincuencia organizada porque se negó a liberar al síndico de Olinalá, Armando Patrón Jiménez, sometido a reeducación en el sistema comunitario, por el robo de ganado. Los policías comunitarios, se negaron a liberarlo porque fue detenido en flagrancia.

Ciudadanos organizados

El 2 de diciembre de 2012, se presentó en la Montaña alta la CRSJ-PCP, con sede en Temalacatzingo, con pueblos nahuas de Olinalá, Cualac y Tlapa, que sustentó el movimiento en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre pueblos indígenas y tribales, pero opera hace muchos años según sus usos y costumbres. La Policía Ciudadana y Popular ha seguido su desarrollo, y este 10 de abril, en conmemoración del 96 anivrsario luctuoso de Emiliano Zapata, rindieron protesta cerca de 30 nuevos policías de esta organización, que operarán en el municipio de Humuxtitlán, de acuedo con la not publicada en El Sur.

El 5 de enero de 2013, nacieron los grupos de autodefensa en Ayutla de los Libres, Tecoanapa, Florencio Villarreal y Copala, con retenes en la localidad de Ayutla, “para contener las acciones del crimen organizado”, no contra el gobierno, aclararon los promotores que salieron encapuchados los primeros días ante la prensa.

En testimonios publicados, los pobladores denunciaron la situación de criminalidad, así como la simulación o complicidad de policías municipales, estatales, incluso del Ejército con el narcotráfico que no sólo traficaban, extorsionaban, secuestraban, violaba a las mujeres y asesinaban con total impunidad.

UPOEG en Ayutla de los Libres. Foto: Nosotrosdiario.mx
UPOEG en Ayutla de los Libres. Foto: Nosotrosdiario.mx

Este movimiento, que inicialmente buscó el auspicio de la CRAC, fundó el SSJC, bajo la dirección de la UPOEG, que encabeza el líder na’savi, Bruno Plácido Valerio.

La CRAC, donde ya se evidenciaban fuertes conflictos internos, se deslindó públicamente de los grupos de autodefensa (El Sur, 8 de enero de 2013). No obstante, la nueva organización de seguridad se extendió por Costa Chica y llegó a comunidades rurales de Acapulco y Chilpacingo.

En 2015, en el primer aniversario de la entrada de la Policía Ciudadana en el Valle de Ocotito, en Chilpancingo (el pasado 23 de enero) un bloque de comunidades organizadas por la UPOEG en materia de seguridad, alrededor de la carretera federal México-Acapulco, anunció su separación y la conformación del FUSDEG.

El nuevo grupo alcanzó notoriedad después del 31 de enero, cuando llegó a la comunidad de Petaquillas municipio de Chilpancingo, a 5 minutos de la ciudad capital. Ese día unos 600 policías comunitarios del Valle del Ocotito ocuparon Petaquillas, y se comenzó a crear la Policía Cmunitaria en este lugar, lo que motivó operaciones de cientos de militares en la entrada de la población para impedir el paso de otros grupos armados del Valle del Ocotito, del municipio de Juan R. Escudero y localidades Acapulco, del mismo sistema.

Pobladores de Petaquillas deteniendo embates militares. Foto: La Jornada
Pobladores de Petaquillas deteniendo embates militares. Foto: La Jornada

En menos de un mes, por el respaldo ciudadano, la organización logró la instalación de una mesa de trabajo con la Secretaría de Gobernación, que le reconoció facultades para hacer labores de seguridad.

De forma independiente, el 3 de noviembre de 2013, surgió el Movimiento Apaxtlense Adrián Castrejón (MAAC), en la región Norte. Fue el único que tuvo el apoyo abierto del gobierno municipal y sigue trabajando por la seguridad. En 2014, celebraró su primer aniversario, como consta en el seguimiento de este caso en El Sur.

 

Fuente: Guerrero PCP

Leer más en: https://www.facebook.com/GuerreroPCP/posts/769773806424533

15 de Abril del 2015

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *