03 de julio de 2019.- José Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola; Armando Guadiana Tijerina, senador de Morena y Francisco Cervantes Díaz, presidente de CONCAMIN. Iberdrola afirmó en el Senado que invertiría 5 mmdd en México, e incluso apoyaría el plan de desarrollo de Andrés Manuel López Obrador, para impulsar el desarrollo en el sureste del país, con la construcción de plantas en Veracruz, Yucatán, Oaxaca y Puebla

La empresa Iberdrola canceló una inversión de 1 mil 200 millones de dólares para construir una central eléctrica en Tuxpan, Veracruz.

El alcalde de Tuxpan, Juan Antonio Aguilar Mancha lamenta la cancelación del proyecto de una central de ciclo combinado de 1 mil 204 megawatts, lo cual habría representado dos mil empleos.

La semana pasada, Andrés Manuel López Obrador endureció sus críticas hacia Iberdrola, a la que acusó de poseer la mitad del mercado particular de generación eléctrica en el país y dijo que los ataques hacia la política eléctrica de su gobierno eran promovidas por la empresa española.

El alcalde panista reveló que representantes de la empresa española le dieron a conocer su decisión, motivada por los desacuerdos con la CFE, a partir de la nueva política gubernamental en materia energética.

Aguilar informó que directivos de la empresa “estuvieron aquí conmigo y me dieron la mala noticia: que les habían ordenado retirarse, porque llevaban nueve meses intentando tener el contrato y no tuvieron respuesta favorable”.

Reveló que la compañía ya llevaba más de un año comprando terrenos, pagando permisos donde habrían gastado cerca de 40 millones de dólares “pero no lograron el entendimiento y tenían una fecha fatal”.

De acuerdo con el proyecto, Iberdrola tenía programado el inicio de la construcción en julio y formaba parte de un plan de inversión por cinco mil millones de dólares en México, que incluía además una central de cogeneración en San Juan del Río, Querétaro, y un parque fotovoltaico en Puebla.

Fuente del sector eléctrico revelaron que la empresa española ya contaba con el permiso de interconexión del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), sin embargo faltaba el acuerdo con la CFE para el suministro de gas natural a través del gasoducto marino sur de Texas-Tuxpan.

Rosanety Barrios, especialista del sector, reconoció que el suministro de gas a esa central era vital para el proyecto, pues “no resulta viable para la empresa si no les quieren vender gas o si lo hacen a altos costos”.

El 17 de junio, López Obrador al acusar a la empresa de ataques en su contra señaló que “tengo información que son ellos los que están promoviendo esta campaña, nada mas que encubiertos porque el conservadurismo tiene esas dos características, no lo olviden, son muy corruptos y son muy hipócritas”.

Aunque, tras afirmar que la gente no sabía de una empresa española que tenía el monopolio de la industria eléctrica, la cual venden a la CFE, dijo estar dispuesto al diálogo para llegar a un “acuerdo”.

Con información de El Mañanero Diario y Reforma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *