Incomoda Universidad Obrera al Estado; Videgaray pretende desaparecerla negándoles subsidio

pf-0074OGP121202-PRESIDENCIA30-c

 

Aunque la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha reconocido que la Universidad Obrera de México (UOM) cumple con los requisitos para ser acreedora anualmente a un subsidio que le permita continuar con la promoción de la educación entre obreros y trabajadores mexicanos, labor que desde hace varias décadas impulsa, y que así lo informó el pasado 23 de abril a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), encabezada por Luis Videgaray Caso, uno de los hombres cercanos a Peña Nieto, esta última tiene cinco meses retrasando la asignación de los recursos con el argumento de que no existen ninguna ley que le obligue a liberarlos.

Cada año, desde la fundación de la UOM en 1936, la Secretaría de Educación Pública había realizado la transferencia de recursos. En 2014, el monto de lo asignado ascendió a 17 millones 100 mil pesos; sin embargo, es la primera vez que la solicitud de recursos pasa a la SHCP, anteriormente la gestión era directamente con la SEP.

“El año pasado el gobierno federal nos retrasó la entrega del subsidio. El subsecretario (de Educación Superior) Fernando Serrano Migallón, argumentó que la Universidad Obrera es una institución con la que ellos no tienen obligación, y en efecto, nosotros no fuimos creados por decreto presidencial, si así fuera tendrían que etiquetar presupuesto para esta institución desde el Congreso”, comenta Mariano Salas, profesor de la universidad.

El académico agrega que la UOM “entró, a criterio de la SEP, a ser beneficiaria del subsidio y así ha funcionado siempre. Cuando lo retrasaron el año pasado, realizamos diversas movilizaciones, difundimos el problema y logramos que a fines de mayo de 2014 nos liberaran cuatro meses del recurso; dos meses más nos dejaron sin dinero, volvimos a retomar las manifestaciones y de inmediato nos entregaron el resto del subsidio”.

Fernando Serrano Migallón, con quien sostenían diálogo los integrantes de la universidad, se desempeñaba como subsecretario de Educación Superior en la SEP, pero en diciembre de 2014 fue invitado a presidir la comisión organizadora del Instituto Alfonso Reyes, por lo que renunció a dicho cargo, y en su lugar fue asignado Efrén Rojas.

El subsecretario de Egresos de la SHCP, Fernando Galindo Favela y el director general de Programación y Presupuesto A, César Javier Campa Campos, han hecho saber a la UOM, a través de intermediarios, que no hay razón para entregar el subsidio.

El profesor Salas sostiene que los gastos para mantener abierta la Universidad Obrera han aumentado significativamente, sobre todo, los relacionados con el mantenimiento al edificio que ocupan en la calle San Ildefonso, en el centro histórico de la Ciudad de México, por ser un inmueble muy antiguo y de gran valor arquitectónico.

El año pasado, el área administrativa de la universidad solicitó un incremento de 10 millones de pesos al monto de los ingresos que le habían asignado, pero están convencidos de que de haberles asignado el mismo recurso que en 2014, podrían continuar el pago de nómina de los profesores, personal administrativo y de confianza de la institución.

Entre los cursos que se dan en el recinto sobresale la capacitación a grupos cooperativos, la impartición a trabajadores de cursos sobre derecho laboral, historia del movimiento obrero sindical en México, así como cursos para preparar el examen de ingreso a educación superior. Los estudiantes inscritos a dichas capacitaciones pagan una cuota de recuperación mínima, que representa un ingreso raquítico para la institución y que no cubre ni una décima parte de sus gastos.

Presión Política

El profesor Elías Aguilar Bernardino, asesor del área de investigación de la UOM, junto con los profesores Salas y José Luis Salazar, secretario general del sindicato, coinciden en una interpretación del problema por el que pasa la institución con la que colaboran: el problema es de índole político.

Salas argumenta que “el problema fundamental es de orden político; tenemos que salir a decirle a la gente que por lo que hace esta institución, en particular con la formación de trabajadores y líderes sindicales, la quieren ahorcar, es un presupuesto mínimo el que nos pasan; por ejemplo, estamos averiguando el subsidio que le dan a La Salle, a la Anáhuac, al ITAM, al Tec de Monterrey, es inmenso a pesar de que son instituciones privadas”.

“Nuestra labor fundamental es la formación de dirigentes sindicales y la política del Estado, desde hace más de 30 años es ir reduciendo la capacidad de los sindicatos; en los medios de comunicación está prácticamente prohibido hablar de los sindicatos…por la política neoliberal, nosotros somos una especie de institución incómoda para el gobierno, porque no es un problema de recursos”, añadió.

Salazar por su parte, mencionó que “la línea de la universidad es formar cuadros sindicales, capacitar a los trabajadores para que hagan valer sus derechos y obviamente esto no le conviene al gobierno. Estamos seguros de que por ahí va el problema, que instituciones como nosotros no convienen que existan”. Señaló que aunque no han recibido ninguna amenaza directa, no hay mayor presión que el negarles los recursos.

Aguilar Bernardino señaló que “hace al menos dos semanas todavía nos dijeron que había la posibilidad de que se resolviera. La SEP avaló los informes y las auditorías que se hicieron para que todo estuviera en orden y no hubiera pretexto para darnos respuesta…creo que es una maniobra la que está haciendo la Secretaría de Hacienda para no darnos el subsidio”, argumentó.

“Esta institución nació al calor de las luchas de los trabajadores de los años 30, en la época de Lázaro Cárdenas, aquí se encierra un valor histórico, social, que no debe despreciarse. Hacemos un llamado a las autoridades para que sean sensibles ante esta situación y asignen el recurso”, añadió el profesor.

De no lograr que la SHCP libere los recursos del subsidio, no se podrían ampliar los talleres que se dan en la universidad como los diplomados dirigidos a los trabajadores, tampoco se podrían iniciar los trabajos de remodelación de un inmueble ubicado en la colonia Guerrero, ni se podría mantener la plantilla de profesores y otro tipo de profesionistas que colaboran con la institución, y que asciende a más de cien trabajadores.

“Si no nos dan el recurso, lo más serio y grave sería el problema de los salarios de los profesores e investigadores, tampoco podría mantenerse la publicación de la revista Trabajadores, de La Ventana Obrera, periódico mural de la escuela, la Gaceta Cultural, que es a través de donde difundimos nuestras actividades culturales”, señaló el investigador.

Aunque han hablado de la posibilidad de que la Universidad Obrera se mantenga al convertirse en una cooperativa, no se ha tomado la decisión de hacer la modificación, porque confían en que haya respuesta favorable de la dependencia a cargo de Videgaray.

Trabajadores, como siempre, los más afectados

José Luis Salazar, secretario general del sindicato, informó que al menos 106 trabajadores de la UOM, incluyendo a los de base, de confianza y personal docente, no han cobrado sus sueldos desde enero pasado.

“El año pasado pedimos préstamos y así subsistimos enero y febrero, fueron tres meses los que estuvimos sin recibir recursos…este año ha sido más complicado, porque no pudimos contar con algún préstamo, empezamos a vender libros que edita la universidad y otros que nos fueron donados, con eso pudimos comprar productos para abrir una pequeña tienda cooperativa; lo que se obtiene de esa tienda se divide entre los trabajadores para poder ir saliendo en la semana pero es muy poco lo que nos repartimos, a algunos no les sirve ni para el pasaje”, comentó el dirigente en entrevista . 

Aunque la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha reconocido que la Universidad Obrera de México (UOM) cumple con los requisitos para ser acreedora anualmente a un subsidio que le permita continuar con la promoción de la educación entre obreros y trabajadores mexicanos, labor que desde hace varias décadas impulsa, y que así lo informó el pasado 23 de abril a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), encabezada por Luis Videgaray Caso, uno de los hombres cercanos a Peña Nieto, esta última tiene cinco meses retrasando la asignación de los recursos con el argumento de que no existen ninguna ley que le obligue a liberarlos.

Cada año, desde la fundación de la UOM en 1936, la Secretaría de Educación Pública había realizado la transferencia de recursos. En 2014, el monto de lo asignado ascendió a 17 millones 100 mil pesos; sin embargo, es la primera vez que la solicitud de recursos pasa a la SHCP, anteriormente la gestión era directamente con la SEP.

“El año pasado el gobierno federal nos retrasó la entrega del subsidio. El subsecretario (de Educación Superior) Fernando Serrano Migallón, argumentó que la Universidad Obrera es una institución con la que ellos no tienen obligación, y en efecto, nosotros no fuimos creados por decreto presidencial, si así fuera tendrían que etiquetar presupuesto para esta institución desde el Congreso”, comenta Mariano Salas, profesor de la universidad.

El académico agrega que la UOM “entró, a criterio de la SEP, a ser beneficiaria del subsidio y así ha funcionado siempre. Cuando lo retrasaron el año pasado, realizamos diversas movilizaciones, difundimos el problema y logramos que a fines de mayo de 2014 nos liberaran cuatro meses del recurso; dos meses más nos dejaron sin dinero, volvimos a retomar las manifestaciones y de inmediato nos entregaron el resto del subsidio”.

Fernando Serrano Migallón, con quien sostenían diálogo los integrantes de la universidad, se desempeñaba como subsecretario de Educación Superior en la SEP, pero en diciembre de 2014 fue invitado a presidir la comisión organizadora del Instituto Alfonso Reyes, por lo que renunció a dicho cargo, y en su lugar fue asignado Efrén Rojas.

El subsecretario de Egresos de la SHCP, Fernando Galindo Favela y el director general de Programación y Presupuesto A, César Javier Campa Campos, han hecho saber a la UOM, a través de intermediarios, que no hay razón para entregar el subsidio.

El profesor Salas sostiene que los gastos para mantener abierta la Universidad Obrera han aumentado significativamente, sobre todo, los relacionados con el mantenimiento al edificio que ocupan en la calle San Ildefonso, en el centro histórico de la Ciudad de México, por ser un inmueble muy antiguo y de gran valor arquitectónico.

El año pasado, el área administrativa de la universidad solicitó un incremento de 10 millones de pesos al monto de los ingresos que le habían asignado, pero están convencidos de que de haberles asignado el mismo recurso que en 2014, podrían continuar el pago de nómina de los profesores, personal administrativo y de confianza de la institución.

Entre los cursos que se dan en el recinto sobresale la capacitación a grupos cooperativos, la impartición a trabajadores de cursos sobre derecho laboral, historia del movimiento obrero sindical en México, así como cursos para preparar el examen de ingreso a educación superior. Los estudiantes inscritos a dichas capacitaciones pagan una cuota de recuperación mínima, que representa un ingreso raquítico para la institución y que no cubre ni una décima parte de sus gastos.

Presión Política

El profesor Elías Aguilar Bernardino, asesor del área de investigación de la UOM, junto con los profesores Salas y José Luis Salazar, secretario general del sindicato, coinciden en una interpretación del problema por el que pasa la institución con la que colaboran: el problema es de índole político.

Salas argumenta que “el problema fundamental es de orden político; tenemos que salir a decirle a la gente que por lo que hace esta institución, en particular con la formación de trabajadores y líderes sindicales, la quieren ahorcar, es un presupuesto mínimo el que nos pasan; por ejemplo, estamos averiguando el subsidio que le dan a La Salle, a la Anáhuac, al ITAM, al Tec de Monterrey, es inmenso a pesar de que son instituciones privadas”.

“Nuestra labor fundamental es la formación de dirigentes sindicales y la política del Estado, desde hace más de 30 años es ir reduciendo la capacidad de los sindicatos; en los medios de comunicación está prácticamente prohibido hablar de los sindicatos…por la política neoliberal, nosotros somos una especie de institución incómoda para el gobierno, porque no es un problema de recursos”, añadió.

Salazar por su parte, mencionó que “la línea de la universidad es formar cuadros sindicales, capacitar a los trabajadores para que hagan valer sus derechos y obviamente esto no le conviene al gobierno. Estamos seguros de que por ahí va el problema, que instituciones como nosotros no convienen que existan”. Señaló que aunque no han recibido ninguna amenaza directa, no hay mayor presión que el negarles los recursos.

Aguilar Bernardino señaló que “hace al menos dos semanas todavía nos dijeron que había la posibilidad de que se resolviera. La SEP avaló los informes y las auditorías que se hicieron para que todo estuviera en orden y no hubiera pretexto para darnos respuesta…creo que es una maniobra la que está haciendo la Secretaría de Hacienda para no darnos el subsidio”, argumentó.

“Esta institución nació al calor de las luchas de los trabajadores de los años 30, en la época de Lázaro Cárdenas, aquí se encierra un valor histórico, social, que no debe despreciarse. Hacemos un llamado a las autoridades para que sean sensibles ante esta situación y asignen el recurso”, añadió el profesor.

De no lograr que la SHCP libere los recursos del subsidio, no se podrían ampliar los talleres que se dan en la universidad como los diplomados dirigidos a los trabajadores, tampoco se podrían iniciar los trabajos de remodelación de un inmueble ubicado en la colonia Guerrero, ni se podría mantener la plantilla de profesores y otro tipo de profesionistas que colaboran con la institución, y que asciende a más de cien trabajadores.

“Si no nos dan el recurso, lo más serio y grave sería el problema de los salarios de los profesores e investigadores, tampoco podría mantenerse la publicación de la revista Trabajadores, de La Ventana Obrera, periódico mural de la escuela, la Gaceta Cultural, que es a través de donde difundimos nuestras actividades culturales”, señaló el investigador.

Aunque han hablado de la posibilidad de que la Universidad Obrera se mantenga al convertirse en una cooperativa, no se ha tomado la decisión de hacer la modificación, porque confían en que haya respuesta favorable de la dependencia a cargo de Videgaray.

Trabajadores, como siempre, los más afectados

José Luis Salazar, secretario general del sindicato, informó que al menos 106 trabajadores de la UOM, incluyendo a los de base, de confianza y personal docente, no han cobrado sus sueldos desde enero pasado.

“El año pasado pedimos préstamos y así subsistimos enero y febrero, fueron tres meses los que estuvimos sin recibir recursos…este año ha sido más complicado, porque no pudimos contar con algún préstamo, empezamos a vender libros que edita la universidad y otros que nos fueron donados, con eso pudimos comprar productos para abrir una pequeña tienda cooperativa; lo que se obtiene de esa tienda se divide entre los trabajadores para poder ir saliendo en la semana pero es muy poco lo que nos repartimos, a algunos no les sirve ni para el pasaje”, comentó el dirigente en entrevista.

La falta de pago ha generado que varios trabajadores de la UOM estén a punto de ser desalojados de sus viviendas, al no poder cubrir las rentas y otros a los que les han negado la atención médica en el Seguro Social por falta de los pagos en sus cuotas.

Salazar recuerda que aún en marzo, funcionarios de la SEP les aseguraron que en cuestión de días les sería entregado el recurso del subsidio para 2015; primero les pidieron esperar al 22 de abril, luego al 27, pero un mes después, no les ha sido otorgado nada.

El sindicato de la Universidad Obrera no descarta la realización de manifestaciones o movilizaciones si la SHCP no da respuesta favorable a sus peticiones.

 

 

Fuente: Revolución TresPuntoCero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *