Agentes israelíes dispararon contra Abu Muhammad al-Masri en las calles de Teherán a instancias de Estados Unidos, dijeron las autoridades, pero nadie, Irán, Al Qaeda, Estados Unidos o Israel, ha reconocido públicamente el asesinato.

WASHINGTON – El segundo líder más alto de Al Qaeda, acusado de ser uno de los autores intelectuales de los ataques mortales de 1998 contra las embajadas estadounidenses en África, fue asesinado en Irán hace tres meses, confirmaron funcionarios de inteligencia.

Abdullah Ahmed Abdullah, conocido por el nombre de guerra Abu Muhammad al-Masri, fue baleado en las calles de Teherán por dos asesinos en una motocicleta el 7 de agosto, aniversario de los ataques a la embajada. Fue asesinado junto con su hija, Miriam, la viuda del hijo de Osama bin Laden, Hamza bin Laden.

El ataque fue llevado a cabo por operativos israelíes a instancias de Estados Unidos, según cuatro de los funcionarios. No está claro qué papel desempeñó Estados Unidos, si es que tuvo alguno, que había estado rastreando los movimientos de al-Masri y otros operativos de Al Qaeda en Irán durante años.

El asesinato ocurrió en un inframundo de intriga geopolítica y espionaje antiterrorista tan bajo que se rumoreaba la muerte del Sr. al-Masri, pero nunca se había confirmado hasta ahora. Por razones aún oscuras, Al Qaeda no ha anunciado la muerte de uno de sus principales líderes, los funcionarios iraníes la encubrieron y ningún país se ha atribuido públicamente la responsabilidad.

El Sr. al-Masri, que tenía alrededor de 58 años, fue uno de los líderes fundadores de Al Qaeda y se pensaba que era el primero en la línea para dirigir la organización después de su líder actual, Ayman al-Zawahri.


Durante mucho tiempo figuraba en la lista de terroristas más buscados del F.B.I., había sido acusado en los Estados Unidos por crímenes relacionados con los atentados con bombas en las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania, que mataron a 224 personas e hirieron a cientos. El F.B.I. ofreció una recompensa de $ 10 millones por la información que condujera a su captura, y hasta el viernes, su foto todavía estaba en la lista de los más buscados.

The F.B.I. wanted poster for Abdullah Ahmed Abdullah, who went by the nom de guerre Abu Muhammad al-Masri.Credit…Federal Bureau of Investigation.

Que haya estado viviendo en Irán fue sorprendente, dado que Irán y Al Qaeda son enemigos acérrimos. Irán, una teocracia musulmana chiíta, y Al Qaeda, un grupo yihadista musulmán sunita, han luchado entre sí en los campos de batalla de Irak y otros lugares.

Los funcionarios de inteligencia estadounidenses dicen que el Sr. al-Masri había estado bajo la “custodia” de Irán desde 2003, pero que había estado viviendo libremente en el distrito Pasdaran de Teherán, un suburbio de lujo, desde al menos 2015.


Alrededor de las 9:00 de una cálida noche de verano, conducía su sedán Renault L90 blanco con su hija cerca de su casa cuando dos hombres armados en una motocicleta se detuvieron a su lado. Se realizaron cinco disparos con una pistola equipada con silenciador. Cuatro balas entraron al automóvil por el lado del conductor y una quinta alcanzó un automóvil cercano.

Cuando se conoció la noticia del tiroteo, los medios de comunicación oficiales de Irán identificaron a las víctimas como Habib Daoud, un profesor de historia libanés, y su hija Maryam, de 27 años. El canal de noticias libanés MTV y las cuentas de las redes sociales afiliadas al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán informaron que el Sr. Daoud era miembro de Hezbollah, la organización militante respaldada por Irán en el Líbano.

Parecía plausible.

El asesinato se produjo en medio de un verano de frecuentes explosiones en Irán, lo que aumentó las tensiones con Estados Unidos, días después de una enorme explosión en el puerto de Beirut y una semana antes de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas considerara extender un embargo de armas contra Irán. Se especuló que el asesinato pudo haber sido una provocación occidental destinada a provocar una reacción iraní violenta antes de la votación del Consejo de Seguridad.

Y el asesinato selectivo de dos hombres armados en una motocicleta se ajusta al modus operandi de asesinatos israelíes anteriores de científicos nucleares iraníes. Que Israel mataría a un funcionario de Hezbollah, que está comprometido con la lucha contra Israel, también parecía tener sentido, excepto por el hecho de que Israel había estado evitando conscientemente matar a los agentes de Hezbollah para no provocar una guerra.

De hecho, no existía Habib Daoud.

Varios libaneses con estrechos vínculos con Irán dijeron que no habían oído hablar de él ni de su asesinato. Una búsqueda en los medios de comunicación libaneses no encontró informes de un profesor de historia libanés asesinado en Irán el verano pasado. Y un investigador de educación con acceso a listas de todos los profesores de historia del país dijo que no había registro de un Habib Daoud.

Uno de los funcionarios de inteligencia dijo que Habib Daoud era un alias que los funcionarios iraníes le dieron al Sr. al-Masri y que el trabajo de profesor de historia era una historia de portada. En octubre, el exlíder de la Jihad Islámica de Egipto, Nabil Naeem, quien llamó al Sr. al-Masri un viejo amigo, le dijo lo mismo al canal de noticias saudí Al Arabiya.

Irán pudo haber tenido buenas razones para querer ocultar el hecho de que estaba albergando a un enemigo declarado, pero estaba menos claro por qué los funcionarios iraníes habrían aceptado al líder de Al Qaeda para empezar.

Destacados

Inesperadamente embarazada, un memorista encuentra que sus opciones son limitadas

Cómo me vi envuelto en una estafa de romance global

La respuesta a lo que deberías ponerte ahora (pista: no son pantalones deportivos)
Algunos expertos en terrorismo sugirieron que mantener a los funcionarios de Qaeda en Teherán podría proporcionar alguna garantía de que el grupo no realizaría operaciones dentro de Irán. Los funcionarios estadounidenses de contraterrorismo creen que Irán puede haberles permitido quedarse para ejecutar operaciones contra Estados Unidos, un adversario común.

No sería la primera vez que Irán uniera fuerzas con militantes sunitas, habiendo apoyado a Hamas, la Jihad Islámica Palestina y los talibanes.

“Irán usa el sectarismo como un garrote cuando le conviene al régimen, pero también está dispuesto a pasar por alto la división sunita-chií cuando conviene a los intereses iraníes”, dijo Colin P. Clarke, analista antiterrorista del Centro Soufan.

Irán ha negado sistemáticamente albergar a los funcionarios de Qaeda. En 2018, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Bahram Ghasemi, dijo que debido a la larga y porosa frontera de Irán con Afganistán, algunos miembros de Qaeda habían entrado en Irán, pero habían sido detenidos y devueltos a sus países de origen.

Sin embargo, los funcionarios de inteligencia occidentales dijeron que los líderes de Qaeda habían sido mantenidos bajo arresto domiciliario por el gobierno iraní, que luego hizo al menos dos acuerdos con Al Qaeda para liberar a algunos de ellos en 2011 y 2015.

Aunque Al Qaeda se ha visto ensombrecida en los últimos años por el auge del Estado Islámico, sigue siendo resistente y tiene afiliados activos en todo el mundo, concluyó un informe de la ONU sobre contraterrorismo emitido en julio.

Los funcionarios iraníes no respondieron a una solicitud de comentarios para este artículo. Portavoces de la oficina del primer ministro israelí y del Consejo de Seguridad Nacional de la administración Trump declinaron hacer comentarios.

Según un documento altamente clasificado elaborado por el Centro Nacional de Contraterrorismo de EE. UU. En 2008, el Sr. al-Masri era el “planificador operativo más experimentado y capaz que no estaba bajo la custodia de EE. UU. O de sus aliados”. El documento lo describió como el “ex jefe de capacitación” que “trabajó en estrecha colaboración” con el Sr. al-Adl.

En Irán, el Sr. al-Masri fue mentor de Hamza bin Laden, según expertos en terrorismo. Hamza bin Laden se casó más tarde con la hija del Sr. al-Masri, Miriam.

Imagen
Hamza bin Laden
Hamza bin Laden
Crédito … Agencia Central de Inteligencia

“El matrimonio de Hamza bin Ladin no fue la única conexión dinástica que Abu Muhammad forjó en cautiverio”, dijo el ex F.B.I. El agente y experto en Qaeda Ali Soufan escribió en un artículo de 2019 para el Centro de Lucha contra el Terrorismo de West Point.

Otra de las hijas del Sr. al-Masri se casó con Abu al-Khayr al-Masri, sin pariente, miembro del consejo de administración. Se le permitió salir de Irán en 2015 y fue asesinado por un ataque con aviones no tripulados estadounidenses en Siria en 2017. En ese momento, era el segundo funcionario de Al Qaeda después de Zawahri.

Hamza y otros miembros de la familia Bin Laden fueron liberados por Irán en 2011 a cambio de un diplomático iraní secuestrado en Pakistán. El año pasado, la Casa Blanca dijo que Hamza bin Laden había sido asesinado en una operación antiterrorista en la región de Afganistán y Pakistán.

Abu Muhammad al-Masri nació en 1963 en el distrito de Al Rarbiya, en el norte de Egipto. En su juventud, según declaraciones juradas presentadas en demandas judiciales en Estados Unidos, fue jugador de fútbol profesional en la principal liga de Egipto. Después de la invasión soviética de Afganistán en 1979, se unió al movimiento yihadista que se estaba fusionando para ayudar a las fuerzas afganas.

Después de que los soviéticos se retiraran diez años más tarde, Egipto se negó a permitir el regreso de al-Masri. Permaneció en Afganistán, donde finalmente se unió a Bin Laden en el grupo que más tarde se convertiría en el núcleo fundador de Al Qaeda. Fue catalogado por el grupo como el séptimo de sus 170 fundadores.

A principios de la década de 1990, viajó con Bin Laden a Jartum, Sudán, donde comenzó a formar células militares. También fue a Somalia para ayudar a la milicia leal al señor de la guerra somalí Mohamed Farrah Aidid. Allí entrenó a guerrilleros somalíes en el uso de lanzacohetes contra helicópteros, entrenamiento que utilizaron en la batalla de Mogadiscio de 1993 para derribar un par de helicópteros estadounidenses en lo que ahora se conoce como el ataque Black Hawk Down.

Uno de los helicópteros American Black Hawk derribados en Mogadiscio, Somalia, en 1993 por combatientes entrenados por al-Masri.Credit … Scott Peterson / Getty Images

“Cuando Al Qaeda comenzó a llevar a cabo actividades terroristas a fines de la década de 1990, al-Masri era uno de los tres asociados más cercanos de Bin Laden, y se desempeñaba como jefe de la sección de operaciones de la organización”, dijo Yoram Schweitzer, jefe del Proyecto de Terrorismo de la organización. Instituto de Estudios de Seguridad Nacional en Tel Aviv. “Trajo consigo conocimientos y determinación y desde entonces participó en gran parte de las operaciones de la organización, con énfasis en África”.

Poco después de la batalla de Mogadiscio, Bin Laden puso al Sr. al-Masri a cargo de planificar las operaciones contra objetivos estadounidenses en África. Al planear una operación dramática y ambiciosa que, como los ataques del 11 de septiembre, llamaría la atención internacional, decidieron atacar dos objetivos relativamente bien defendidos en países separados simultáneamente.

Poco después de las 10:30 a.m. del 7 de agosto de 1998, dos camiones cargados de explosivos se detuvieron frente a las embajadas estadounidenses en Nairobi, Kenia, y Dar es Salaam, Tanzania. Las explosiones incineraron a las personas cercanas, volaron las paredes de los edificios y rompieron los cristales de los bloques alrededor.

En 2000, el Sr. al-Masri se convirtió en uno de los nueve miembros del consejo de gobierno de Al Qaeda y dirigió el entrenamiento militar de la organización.

También continuó supervisando las operaciones en África, según un ex funcionario de inteligencia israelí, y ordenó el ataque en Mombasa, Kenia, en 2002 que mató a 13 kenianos y tres turistas israelíes.

Mr. al-Masri was said to have ordered an attack in Mombasa, Kenya, in 2002 that killed 13 Kenyans and three Israeli tourists.Credit…Pedro Ugarte/Agence France-Presse — Getty Images

En 2003, al-Masri se encontraba entre varios líderes de Qaeda que huyeron a Irán, que, aunque hostil al grupo, parecía fuera del alcance de Estados Unidos.

“Creían que a Estados Unidos le resultaría muy difícil actuar en su contra allí”, dijo Schweitzer. “También porque creían que las posibilidades de que el régimen iraní hiciera un trato de intercambio con los estadounidenses que incluyera sus cabezas eran muy escasas”.

El Sr. al-Masri fue uno de los pocos miembros de alto rango de la organización que sobrevivió a la caza estadounidense de los perpetradores del 11 de septiembre y otros ataques. Cuando él y otros líderes de Qaeda huyeron a Irán, inicialmente fueron mantenidos bajo arresto domiciliario.

En 2015, Irán anunció un acuerdo con Al Qaeda en el que liberó a cinco de los líderes de la organización, incluido al-Masri, a cambio de un diplomático iraní que había sido secuestrado en Yemen.

Las huellas del Sr. Abdullah se desvanecieron, pero según uno de los funcionarios de inteligencia, continuó viviendo en Teherán, bajo la protección de la Guardia Revolucionaria y más tarde del Ministerio de Inteligencia y Seguridad. Se le permitió viajar al extranjero y lo hizo, principalmente a Afganistán, Pakistán y Siria.

Algunos analistas estadounidenses dijeron que la muerte de al-Masri rompería las conexiones entre uno de los últimos líderes originales de Qaeda y la generación actual de militantes islamistas, que han crecido después de la muerte de Bin Laden en 2011.

“Si es cierto, esto corta aún más los vínculos entre la vieja escuela Al Qaeda y la jihad moderna”, dijo Nicholas J. Rasmussen, ex director del Centro Nacional de Contraterrorismo. “Simplemente contribuye aún más a la fragmentación y descentralización del movimiento Al Qaeda”.

FUENTE: THE NEW YORK TIMES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *