Iztapalapa Y Sus Fracturas “Descubiertas” Despues Del Sismo

 

Ciudad de Mexico a 5 de octubre de 2017; La intensidad del sismo del pasado 19 de septiembre dejó su estampa en las delegaciones Iztapalapa y Tláhuac con la aparición de fracturas en el asfalto de hasta 50 centímetros de ancho y el desplazamiento de la tierra que incluso alcanza 1.90 metros, de acuerdo con datos del Centro de Evaluación de Riesgo Geológico (CERG).

Las colonias más afectadas fueron El Molino, La Planta y Cananea en la demarcación gobernada por Dione Anguiano Flores, del PRD, así como la Del Mar, en la delegación dirigida por Rigoberto Salgado Vázquez, de Morena. Sólo la avenida Piraña divide ambos territorios.

Las fracturas en el asfalto dejaron las calles de estas cuatro colonias populares y marginadas como zonas de guerra. Hasta ahora permanecen cerradas incluso al tránsito local por el temor a que la tierra siga abriéndose y dañando las viviendas.

Pero esas grietas que fueron sorpresa para muchos habitantes no lo fueron para geógrafos, topógrafos e ingenieros geofísicos, quienes desde 1985, justamente con el temblor que cimbró la ciudad el mismo día, pero hace 32 años, descubrieron que existe un sistema de fracturas en el subsuelo de Iztapalapa que alcanza una cuarta parte de la extensión total de la delegación.

Este problema cobró importancia política y mediática hasta 2007, a raíz de una serie de socavones que se abrieron en la colonia San Lorenzo, donde incluso un joven perdió la vida al caer en una grieta de más de 14 metros de profundidad.

Fue por eso que, el entonces delegado perredista Horacio Martínez pactó un convenio de colaboración con el Centro de Geociencias de la UNAM, para poner en marcha un sistema de monitoreo del fracturamiento del subsuelo de Iztapalapa.

En la misma administración se invirtieron nueve millones de pesos para la creación del Centro de Monitoreo de Fracturamiento del Subsuelo (CMFS), que más tarde cambió su nombre a CERG. Y para 2009, el Centro se convirtió en referencia nacional e internacional en los estudios de suelo.

Y a todo esto se suma tambien la escasez de agua, en donde las pipas que reparten agua algunas son robadas antes de llegar a las colonias o las venden a un costo elevadisimo.

 

 

FUENTE: www.proceso.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *