La frontera entre Estados Unidos y México se acerca al “punto de quiebre” a medida que aumenta el número de migrantes, dicen funcionarios

Ron DeSantis: Terminaremos con la invasión de la migración

La situación en la frontera entre Estados Unidos y México se acerca a un “punto de quiebre”, le dijeron a CNN funcionarios actuales y anteriores de Seguridad Nacional, mientras miles de migrantes continúan cruzando a Estados Unidos, llevando los recursos federales al límite.

La llegada de miles de migrantes a través de la frontera sur de Estados Unidos y la falta de capacidad y recursos para abordarlos equivale al tipo de escenarios que los funcionarios estadounidenses alguna vez planearon pero que esperaban que no se hicieran realidad.

Bajo la administración Biden, el Departamento de Seguridad Nacional consideró múltiples escenarios y planeó aumentos en la frontera sur de EE.UU. de hasta 16.000 a 18.000 llegadas por día, antes del levantamiento de una restricción fronteriza de la era covid que a los funcionarios les preocupaba que provocara un aumento. .

“Podríamos tener –y podríamos sostener– un par de días con 12.000 encuentros”, dijo a CNN un exfuncionario de Seguridad Nacional.

“Pero la realidad es que un flujo sostenido de 12.000 a 14.000 es lo que determinamos que debilitaría el sistema. Cualquier cosa más allá de eso provocó una importante tensión en materia de recursos y detenciones. Al final, sabíamos que estábamos superando las capacidades del DHS”, dijo el exfuncionario. “Se romperá”.

Lo que hace que este momento sea singularmente desafiante, dicen los funcionarios, es que múltiples sectores a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos están abrumados, lo que hace más difícil descomprimir las áreas de la frontera que enfrentan grandes grupos de migrantes.

Un funcionario de Seguridad Nacional destacó que la situación en la frontera entre Estados Unidos y México, donde se está trasladando personal para tratar de absorber el flujo de migrantes y miles de personas esperan ser procesadas, se acerca a un “punto de ruptura”.

En los últimos días, más de 10.000 migrantes han cruzado ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México diariamente, cifras que no se habían visto desde días antes del levantamiento de una restricción de la era covid conocida como Título 42 que permitía a las autoridades rechazar a los migrantes en la frontera. Los funcionarios fronterizos se enfrentaron a un aumento en las llegadas de inmigrantes en ese momento, aunque las cifras cayeron drásticamente después de que expiró el Título 42.

Las nacionalidades y la demografía de los migrantes también han presentado constantemente un desafío para las autoridades porque no hay suficiente espacio de detención o vuelos de repatriación para aquellos que no califican para asilo.

Esta semana, había más de 26.000 inmigrantes bajo custodia de Aduanas y Protección Fronteriza, casi 10.000 personas por encima de su capacidad.

Los funcionarios citan múltiples razones para el último aumento, incluida la información errónea difundida por contrabandistas y los recursos limitados en México, a quienes Estados Unidos generalmente ha recurrido para ayudar a detener el flujo de migrantes.

Si bien los funcionarios dicen que se aprendieron lecciones de oleadas migratorias anteriores, la situación actual está agotando los ya abrumados recursos federales. Los funcionarios de Seguridad Nacional están solicitando ayuda de agencias dentro del departamento y buscando asistencia en otras agencias federales.

La solicitud suplementaria de la Casa Blanca enviada al Congreso en octubre también incluía US$ 14.000 millones para la seguridad fronteriza, pero sigue estancada en el Congreso.

Fuente: https://cnnespanol.cnn.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.