11015117_554184994684801_940717995069389045_n

 

Es en el siglo XIII cuando llega a la zona, proveniente de Aztlán (sitio tal vez mítico) el grupo mexica cuyo dios tutelar Huizilopochtli (colibrí zurdo) representa un carácter austero y guerrero. Conducidos por el sacerdote Tenoch, luchan contra los pueblos establecidos para conseguir un sitio en las riveras de los lagos. Hacia 1299 se establecen en Chapultepec, lugar privilegiado por su posición estratégica y recursos naturales, pero son expulsados por los Cohuas hacia un islote en el lago.

Es allí donde concluye la peregrinación secular de los mexicas; la señal para ello fue la visión de un águila devorando una serpiente sobre una planta de nopal que crecía sobre un islote. Fue así como se funda la ciudad de México-Tenochtitlan el 8 de junio de 1325.

Al liberarse del yugo Tepaneca que era el imperio que dominaba la cuenca centrald e México a la llegada de los Mexicas, se hace una alianza entre tres estados: México-Tenochtitlan, Tetzcuco y Tlacopan, el primero de filiación Mexica, el segundo Acolhua y el tercero Tepaneca (que lucharon contra su propio pueblo, el imperio de Maxtla asentado en Atzcapotzalco).

Organización de la metrópolis:

La intensa actividad de los mexicas y el contacto con diversos pueblos de la región les permitió asimilar diversos conocimientos y expresiones culturales. En un período de tan sólo doscientos años lograron someter a pueblos vecinos, construir una ciudad extraordinaria y llevar su presencia a lugares tan lejanos como el Soconusco (Sur de Chiapas). Esta expansión se logró bajo la dirección de insignes gobernantes como Izcóatl, Moctecuzoma Ilhuicamina, Axayácatl, Tizoc, Ahuizótl y Moctecuzoma Xocoyotzin, de los disciplinados grupos de guerreros-águila y guerreros-jaguar y de los hábiles comerciantes. Hoy pueden verse esculpidas en piedra o pintadas en códices los nombres de muchos pueblos sometidos a tributo por los mexicas.

El recuerdo de Aztlán (ciudad-isla) es ampliado y consolidado empleando los antiguos modelos de Teotihuacan y Tula: orientación astronómica de los ejes de la ciudad y un recinto ceremonial al centro. Este complejo estaba delimitado por un muro (coatepantli) dentro del cual se encontraban los principales edificios.

Se tienen distintas cuentas sobre el número de habitantes que tenía la capital Mexica antes de la llegada de los españoles. Se cree que como mínimo tenía 100.000, pero algunos estiman que pasaba de 300.000.

La pequeña isla, ampliada mediante un sistema de relleno y parcela llamado chinampa, daba origen a pequeños canales que servían a gran número de casas, palacios, templos, un zoológico, plazas, mercados y acueductos. Toda esta infraestructura contenía una organización social y política organizada en Calpulli (comunidades productivas) reunidos en parcialidades: Azacoalco (NE), Zoquipan (SE), Moyotla (SO) y Cuepopan (NO).

En el centro de la ciudad estaba el recinto sagrado, formado por decenas de templos y palacios. El Templo Mayor era un doble basamento piramidal dedicada a Tláloc (dios del agua y la lluvia, base del ciclo agrícola) y Huitzilopochtli (dios de la guerra, patrocinador de conquistas y tributos). Otros templos notables eran los dedicados a Quetzalcóatl (héroe-dios portador de la civilización) y Tezcatlipoca (dios que hace y cambia las cosas y los destinos) o el templo de Ehécatl (dios del viento). También se encontraban los recintos sacerdotales y los colegios para nobles como el Calmécac (sacerdotal). El Templo Mayor representaba la marca visible de un vasto conjunto y a su vez el centro de un universo.

La ciudad mantenía una intensa relación con el resto del valle mediante enormes calzadas de puentes y represas: hacia el poniente la de Tlacopan, hacia el sur la de Xochimilco y hacia el norte la de Tepeyacac, así como bulliciosos embarcaderos. El tráfico de productos que llegaban a la ciudad por canoa y carga humana llenaban los tiangüis (mercados), que en el caso de Tlaltelolco ofrecía toda clase de productos.

Los lagos, que recibían cargas de agua dulce y salobre no permitían el consumo humano de agua potable, por lo que los mexicas emprendieron la construcción de un acueducto que traía el líquido de los manantiales de Chapultepec. Para contener el ascenso de las aguas se construyó un dique para las provenientes del lago de Texcoco conocida como “albarrada de Netzahualcoyotl” (gobernador de Texcoco) que fue el que ingenió y dirigió la construcción de dicho dique.

La ciudad de México-Tenochtitlan y el conjunto de pueblos del Valle mantenían una vez más la relación simbiótica entre el mundo rural y el urbano que se fue definiendo desde los olmecas y establece su carácter hasta nuestros días. Para 1519 la ciudad poseía el refinamiento y la magnificencia de las más importantes urbes del mundo. Mejor trazada, organizada y distribuída que cualquier ciudad europea de la época, las calles eran amplias y bien trazadas, ya se contaba con un sistema de drenaje y había una persona dedicada a supervisar el nivel del agua del lago Texcoco sobre el cuál se asentaba la ciudad.

La conquista española y la destrucción de Tenochtitlan:

La conquista de la gran Tenochtitlan, dentro de su dramatismo, está precedida de leyendas y augurios: un cometa, el incendio del templo de Huizilopochtli, un rayo de Xiuhtecuhtli, un meteorito, el hervor del lago, una mujer en duelo, monstruos y un pájaro con cabeza de espejo. En él Moctecuzoma vio anunciada la aparición de los españoles, sumiéndolo en un temor divino.

Moctecuzoma confirma sus sospechas al entrevistarse con Cortés en la calzada de Xochimilco, a las puertas de la ciudad. Cortés y los suyos son recibidos como monarcas, pero Moctecuzoma es tomado preso. Poco después el capitán Alvarado protagoniza una sangrienta matanza de nobles indígenas. Las huestes españolas tienen que huir de la ciudad.

Una isla en medio de la tierra sólo sería tomada en batalla naval. Esto pensó Cortés al mandar construir varios bergantines con los que la ciudad sería sitiada durante setenta y cinco días, con la defensa por Cuauhtémoc, sus guerreros y habitantes hasta la muerte. Casas y palacios quedan en ruinas aquel 13 de agosto de 1521.

Tras la victoria, los españoles edificaron sobre las ruinas de Tenochtitlan la nueva ciudad de México, con lo que los restos de la capital Mexica quedaron sepultados para siempre.

 

7091_554185048018129_414024948468514138_n  10410387_554185051351462_6355433366966115235_n

10929914_554185038018130_5810740413734190289_n 11009113_554185018018132_1560187490880440885_n

11017852_554185054684795_8477475510539110467_n 11043001_554184988018135_8620914577108747061_n

11043101_554185001351467_6072276039297654832_n 11071086_554185014684799_7517378241725695163_n

 

Vistas Arqueológicas de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *