LA MERCADOTECNIA POLÍTICA

nueva-alianza-e1464806948365-960x500

 

Enviaron a 5oymexico  la sigueinte CRÍTICA

Se acercan las elecciones para catorce entidades. Parece que ahora algunos candidatos están denigrando a las mujeres usándolas como objeto de mercadotecnia política.

En la campaña presidencial pasada el nuevo PRI se aprovechó de la necesidad económica para recibir apoyo. Estas maneras de atraer a la gente se suman a los engaños de que durante sexenios han sido víctimas los mexicanos. Repasemos algunos datos. Cuando Vicente Fox gano la Presidencia (afortunadamente se había permitido que un hijo de extranjero pudiera aspirar a ella) se creyó que un empresario y su equipo de “head hunters” lograrían llevar a México a consolidar su economía y hacer que los beneficios llegarán a las masas, ya que éramos demócratas por consiguiente nuestro nivel de vida se elevaría. El desplome del PRI gracias a ese personaje dicharachero que consideró a la actriz María Félix como “una de las impulsoras del cambio democrático en México”, significó un cambio de partido en el poder, no de sistema económico. Posteriormente, Felipe de Jesús*  (Felipe Calderón*) hizo creer que crearía empleos, que terminaría con el narcotráfico. Los engaños en los que los ha hecho caer Peña Nieto deben estar frescos en la memoria. Pero éstos son sólo tres grandes patriotas que han hecho todo por llegar a ese puesto y poder servir a los mexicanos (así de grande es su deseo de servir). Los políticos no pueden llegar por sí mismos a ningún puesto. Necesitan redes de apoyo para conseguir los votos y su gobierno es para el beneficio de estas redes, ya sean empresariales, políticas e incluso criminales. Se invierten millones de pesos para hacer creer a las personas que su voto será respetado y que su voto será libre (¿cómo puede ser libre alguien que es ignorante, alguien enajenado por los medios o cuyas decisiones están determinadas por la necesidad económica?). Ojalá antes de votar quienes vayan a hacerlo recuerden que los políticos a los que elegirán podrán robar inmpunemente, que son personas que tendrán a su servicio para ellos y su familia un cuerpo de seguridad que los proteja mientras la mayoría de la gente está expuesta a asaltos, secuestros. Ojalá recuerden que los políticos se asignan sus sueldos y prestaciones (jugosas pensiones vitalicias, por ejemplo) mientras ellos son criminalizados por defender sus derechos. Pero sobre todo, que aquellos que acudirán a votar recuerden que han sido testigos de hechos que los han indignado en el pasado y no han reaccionado de otra forma más que esperando lograr un cambio en las próximas elecciones. La democracia no se consuma una vez que hayan votado, sino que es una actitud que debe ser duradera; lo malo es que implica compromiso y aquí si como que ya no es tan fácil entrarle y mejor dejamos que otros se hagan cargo.

 

Texto: Har Bhajan Singh

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *