CME, la principal bolsa de derivados en el mundo, lanzó el primer índice que toma como actor principal a la combinación del compuesto químico de dos átomos de hidrógeno y un átomo de oxígeno, y que es vital para la vida.

El cambio climático y la demanda de los inversionistas institucionales por activos con enfoque sostenible está generando una ola de diversos instrumentos financieros con una visión hacia el futuro. Es el caso del Chicago Mercantil Exchange (CME), el mercado de instrumentos derivados más grande del mundo y que operan alrededor de 3,000 millones de contratos al año, quien el día de hoy lanzó el índice del Agua de Nasdaq Veles California.

A la pregunta ¿Qué costo tiene el agua? Que muchas veces nos hacemos, al parecer ya tienen una respuesta.

El nuevo benchmark con clave de cotización NQH2O cerró su primer día de operaciones con una ganancia del 1.06%, para cerrar en 486.53 dólares (9,618.70 pesos), en un rango de fluctuación de 481.42 y 486.53 dólares.

Según el sitio web de CME Group, NQH2O, es una nueva solución de derivados para cubrir la exposición al precio del agua, y consideran que los futuros del Nasdaq Veles California Water Index pueden apoyar en la administración del riesgo de precio asociado con la escasez de agua en el mercado de agua más grande de Estados Unidos.

Este producto es el primero de su tipo y es considerado como la primera herramienta regulada de gestión de riesgos negociada en una bolsa de valores para gestionar el riesgo de suministro y demanda de agua.También es considerado como el punto de referencia líder basado en el índice NQH2O, el índice rastrea el precio del agua en su origen, con datos respaldados por el líder del mercado, WestWater Research.

Según CME Group, el tamaño pequeño del contrato NQH2O permite un fácil acceso para gestionar la exposición al precio del agua y operará en la pantalla cinco días a la semana o negociará a través de operaciones en bloque bilaterales en cualquier momento.

Lo que está intentando la principal Bolsa de Valores en el mundo de los derivados (CME) con el lanzamiento del primer índice que se enfoca en el agua es descubrir los precios para generar un mercado sólido y transparente, principalmente para el sector agroalimentario. Se cotizarán ocho contratos trimestrales consecutivos (marzo, junio, septiembre, diciembre) más los dos meses consecutivos más cercanos.

El Nasdaq Veles California Water Index (símbolo de cotización: NQH2O) rastrea el precio de los arrendamientos de derechos de agua y las transacciones de venta en las cinco regiones más grandes y más más grandes y más comercializadas de California. Las transacciones de derechos de agua del mercado de aguas superficiales y cuatro cuencas de aguas subterráneas adjudicadas: la cuenca central, la cuenca del Chino, la cuenca principal de San Gabriel y la subárea Alto de la cuenca de Mojave se incluyen en el índice.

El valor del índice refleja el precio promedio ponderado por volumen del agua, en la fuente, excluyendo los costos de transporte y las pérdidas de agua en los mercados subyacentes después de ajustar por factores de precios idiosincrásicos específicos para cada uno de los mercados elegibles y tipos de transacciones.

NQH20 está valorado en dólares estadounidenses por acre pie (el volumen de agua necesario para cubrir un acre de tierra (43,560 pies cuadrados) a una profundidad de un pie, equivalente a 325,851 galones). Según las especificaciones del contrato establece que el el umbral mínimo de comercio en bloque es de 25 contratos, que al precio de hoy ascendería un monto de 12,163.25 dólares (que equivale en pesos a 240,467.45).

CME Group lanzó el producto para su negociación en la plataforma de negociación electrónica CME Globex y para su presentación para su compensación a través de CME ClearPort, que ofrece servicios de compensación flexible para el mercado Over The Counter (OTC) global que compensa transacciones entre 1,800 contratos cotizados en múltiples clases de activos.

En CME operan: tasas de interés, índices accionarios, divisas, energía, productos agropecuarios, metales y productos de inversión alternativos, tales como futuros climáticos e inmobiliarios.

FUENTE: EL ECONOMISTA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *