SÍ, JALISCO OCUPA UNO DE LOS PRIMEROS CINCO PELDAÑOS DE ENTIDADES CON MAYOR NÚMERO DE PERSONAS DESPARECIDAS, TAMBIÉN DESTACA POR EL PATRÓN EN LA LOCALIZACIÓN DE FOSAS CLANDESTINAS, LAS CUALES SON ATÍPICAS -RESPECTO A LAS LOCALIZADAS EN EL RESTO DEL PAÍS- PORQUE AQUÍ SE HA VUELTO UNA CONSTANTE LOCALIZARLAS DENTRO DE CASAS EN COLONIAS Y COMPLEJOS HABITACIONALES CON UN ALTO NIVEL DE DETALLE TANTO EN SU MANUFACTURA COMO EN SU TRABAJO DE ALBAÑILERÍA. 

EN ESTE TRABAJO ESPECIAL ABORDAMOS LA DISCREPANCIA EN LA ESTADÍSTICA SOBRE FOSAS CLANDESTINAS QUE HA DADO EL GOBIERNO FEDERAL Y AQUELLA QUE SE CONOCE EN EL ESTADO; ASÍ COMO LO COMPLEJO QUE SE HA VUELTO PARA LAS FAMILIAS RASTREAR Y ACCEDER A INHUMACIONES CLANDESTINAS PARA BUSCAR AHÍ A SUS SERES QUERIDOS DESAPARECIDOS.

En Jalisco, tan sólo en lo que va del año, la Fiscalía General del Estado ha localizado 13 fosas clandestinas de las que exhumó un total de 70 cuerpos; de éstos se identificaron a 11 personas, pero sólo ocho fueron entregadas a sus familiares. 

A nivel nacional la cifra discrepa, pues el titular de Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, informó -el mes de mayo- que en Jalisco habían sido localizados 20 cuerpos en ocho fosas clandestinas, esto entre el 1 de diciembre de 2018 y el 13 de mayo de 2019. Los datos oficiales obtenidos por ZonaDocs, dicen lo contrario: son más restos y más sitios de inhumación clandestina. 

Conforme a los datos otorgados por el actual Gobierno Federal, en México -del 1 de diciembre de 2018 al 15 de junio de 2019- se localizaron 426 fosas clandestinas de las que se exhumaron 551 cuerpos de personas no identificadas; en este informe oficial sobre el tema, Jalisco ocupa el quinto lugar a nivel nacional con más cuerpos localizados. 

Ampliando el análisis, el informe “Violencia y terror. Localización de fosas clandestinas en México” que informa sobre el hallazgo de fosas clandestinas en el país de 2009 al 2017; Jalisco aparece con 53 fosas clandestinas y 152 cuerpos exhumados, lo cual también lo sitúo como uno de los estados con mayor número de fosas en todo el país, tan sólo por debajo de Durango, Guerrero y Tamaulipas. 

En estos estados, generalmente, las fosas o inhumaciones clandestinas se localizan en terrenos baldíos, sembradíos o lotes abandonados; sin embargo, en el Área Metropolitana de Guadalajara, los perpetradores del delito de inhumación clandestina están enterrando cuerpos y restos humanos de manera distinta, ya que lo están haciendo dentro de casas abandonadas o en casas ocupadas bajo modalidad de renta; ahí los restos de decenas de personas han sido localizados en patios, salas o en pequeños espacios al interior las viviendas.

Dichas casas están, principalmente, ubicadas en fraccionamientos a las orillas de la ciudad en lugares plagados de impunidad y donde el silencio de los vecinos más que una acción de complicidad es una manifestación de temor a aquellos hombres que observan llegar con personas que jamás ven salir de los domicilios. Este modus operandis hace imposible para los familiares y colectivos de desaparecidos la localización y acceso a las fosas clandestinas, ya que éstas no se ubican en terracerías o terrrenos baldíos, sino de fosas al interior de casas-habitación. 

“La diferencia es que aquí los ponen en casas o en los patios de las casas.. es increíble, ya cualquier gente puede cometer barbaries y nomás las entierran en su patio, y todo eso es gracias a la impunidad existente en todo México”, respondió en entrevista con ZonaDocs la coordinadora de Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco (FUNDEJ), María Guadalupe Aguilar Jáuregui.

Muchas instancias con datos, ningún registro estatal de fosas clandestinas

Dentro de la Fiscalía General de Jalisco son tres las instancias que recaban información sobre los hallazgos de fosas clandestinas y aunque entre todas debieran compartir una misma base de datos, la información entregada vía transparencia para la elaboración de este reportaje, no parece indicar esto, pues  la Fiscalía Especial Ejecutiva de Investigación Criminal; la Fiscalía Especializada de Persona Desaparecidas y la Fiscalía Especial Regional entregaron cada una sus propios datos.

En lo que va del año, la Fiscalía Especial Ejecutiva de Investigación Criminal informó, a través de una solicitud de transparencia, que ha localizado 6 fosas clandestinas en las que han encontrado 38 cuerpos (36 masculinos y 2 femeninos), cuyo rango de edad de las víctimas oscila entre los 28 y 48 años

En el siguiente mapa podemos observar cómo en los municipios de Guadalajara, Zapopan y Tlajomulco de Zúñiga, todos gobernados por el partido Movimiento Ciudadano, es donde más se localizaron durante este año fosas dentro viviendas.

En cuanto a las fosas localizadas dentro de casas-habitación o al interior de propiedades privadas destacan en este año tres:

3 de mayo de 2019: En la finca ubicada en la calle Río Bravo y Bartolomé de las Casas, en la colonia Olímpica, en Guadalajara, se localizaron ocho cadáveres. De ese mismo domicilio fueron rescatadas nueve personas que habían sido privadas de su libertad.

11 de mayo de 2019: Al interior de una casaen la colonia El Campanario, en el municipio de Zapopan, se localizó una fosa clandestina de la que se exhumaron 30 cuerpos, esta es una de las fosas con mayor número de cuerpos que se ha localizado en Jalisco.

17 de mayo de 2019: En una casa-habitación ubicada en la calle Del Río, en la colonia La Coladera, en Tlajomulco de Zúñiga, tras un operativo militar se localizaron 25 cuerpos dentro de una fosa, además de dos tambos con restos humanos.

Aunque el hallazgo de estas fosas implicó un gran escándalo a nivel local poco es lo que las autoridades han informado respecto de los cuerpos exhumados que han sido identificados, así como del proceso que están llevando quienes fueron detenidos en cada uno de estos domicilios.

Tampoco se informó que las fosas localizadas contaban con un detallado trabajo de construcción, pues éstas se ubicaron en pequeños espacios dentro de las viviendas, lo cual implicó no sólo excavación sino también la creación de varias estructuras que permitieron colocar por capas determinado número de cuerpos sobre los cuales después se colocó una loza de cemento; esta acción se repetía hasta que los perpetradores lograban la inhumación de todos los cadáveres.

En los datos entregados, vía transparencia, los datos sobre las fosas clandestinas son generales; es decir, se dedican a precisar los lugares y restos humanos exhumados, pero no se precisa la forma en cómo se realizan dichas inhumaciones clandestinas.

Por ejemplo, la Fiscalía Especial de Personas Desaparecidas informó que ellos han localizado en este año cuatro fosas clandestinas: una en Tlajomulco de Zúñiga; dos en Zapopan y una más en El Salto. El número de cuerpos exhumados fueron 27, además encontraron 3 torsos, dos cabezas y varias extremidades masculinas. De éstos han identificado 11 cuerpos, pero únicamente han entregado seis a sus familiares.

En cuanto a la Fiscalía Especial Regional, ésta informó haber localizado tres fosas clandestinas; dos en el municipio de Lagos de Moreno y una más en Villa Guerrero. La cantidad de cuerpos exhumados fueron cinco (4 masculinos y 1 femenino); sin embargo, sólo han entregado dos cuerpos.

Conforme a las indagaciones del colectivo Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco (FUNDEJ), el 10 por ciento de todos los cuerpos que han sido localizados e identificados en fosas clandestinas corresponden a personas originarias de Jalisco; sin embargo, esto es difícil de corroborar con los datos oficiales, ya que la Fiscalía General sólo se limita a informar el número de cuerpos identificados, pero no su lugar de procedencia.

“Si aparecen 10 cuerpos, solo uno sería de Jalisco, pues se han encontrado tres de Los Mochis (Sinaloa); uno de Zacatecas y otra muchacha de Mexicali (Baja California); muchos son de otros estados (…) Desde que inicio el año han aparecido bastantes fosas, no nada más aquí en Jalisco o en la Zona Metropolitana sino en todo el país… ha sido un encontradero de fosas lo cual nos pone a pensar porque ahora sí aparecen y antes no”, mencionó Guadalupe Aguilar, coordinadora de FUNDEJ, a la cual se le cuestionó lo siguiente:

-¿Por qué cree que los estén enterrando en casas?-

Guadalupe Aguilar toma aire y responde.

– Ojalá lo supiéramos… es que es a donde más los llevan.. nadie corre el riesgo, ninguna persona, ni ningún delincuente por lógica va cargar un muertito-.

-¿Es más difícil buscar cuerpos cuando las fosas están en viviendas habitacionales?

-Es más difícil que sea en casa porque son propiedad privada y tenemos que hacer trámites jurídicos para poder escarbar (…) Es más difícil porque hay lugares en los que hay cemento y tienes que meter retroexcavadora para retirar la primera capa de cemento, de azulejo, de piso… sí es más difícil en una casa porque se deben tumbar bardas y es mucho más complicado que si te vas a un campo a cielo abierto-.

Guadalupe Aguilar busca a su hijo José Luis Arana Aguilar desde el 17 de enero de 2011 cuando fue desaparecido en una de las avenidas más transitadas del municipio de Tonalá; tantos años de búsqueda la han convertido en una referencia sobre las desapariciones en Jalisco.

“En la colonia Olímpica (Guadalajara), los vecinos no se daban cuenta de lo que pasaba adentro porque aparentaba ser una casa normal, tenía sus muebles, su tele, todo normal; sin embargo, en el patio tenían cuatro cuerpos, era un patio pequeño; allí se encontró una fosa con cuatro cuerpos”, señala Guadalupe Aguilar.

De acuerdo a información de la Fiscalía General en esta casa en la colonia Olímpica se localizaron los cuerpos de ocho personas y se liberó a nueve personas privadas de su libertad.

“(En Jalisco) es muy diferente a Guerrero o Sinaloa donde las fosas están alejadas de las ciudades… quienes las hacen se van lejos y ahí les parece bien (…) en Nayarit, yo estuve acompañándolos en la última fosa que encontraron y era una fosa que estaba entre los cañaverales; entonces, ahí tranquilamente las autoridades ponen su toldo y los peritos y especialistas se ponen a trabajar… llega la retroexcavadora para hacer los primeros trabajos y todo muy amplio, por decirlo así, pero aquí no es así”, reflexiona Guadalupe Aguilar, quien también forma parte del Movimiento Nacional por Nuestros Desaparecidos en México.

Buscar cuerpos en los patios 

El modus operandis de realizar fosas clandestinas dentro de las casa-habitación es algo que en 2018 también se notó con fuerza, basta recordar las fosas que se localizaron en la colonia Chulavista en Tlajomulco de Zúñiga donde, el 11 de julio de 2018, en un par de casas abandonadas se localizaron dos fosas de las que se exhumaron cuatro cuerpos; siete días después en la colonia Villa Fontana Aqua del mismo municipio se exhumaron: 10 cuerpos (9 hombres y una mujer).

El 18 de julio de 2018 en el municipio de El Salto se localizó en una fosa dentro de una casa seis cuerpos; mientras que el 3 de agosto, en la colonia Santa Elena de la Cruz en Guadalajara se exhumaron 10 cuerpos (9 hombres y una mujer); tal y como ZonaDocs dio a conocer en el trabajo “Mujeres forenses: la lucha por restituir la identidad” que recupera la labor de identificación que realizó el colectivo Por Amor A Ellxs, otra de las agrupaciones de familiares de desaparecidos en Jalisco.

Guadalupe Aguilar, integrante de FUNDEJ, reflexiona lo ocurrido con las fosas localizadas en 2018 con las identificadas este año: “Las mismas vecinas nos decían, vayan también a esa otra casa, ahí se juntaban, ahí se escuchaban gritos, y poco a poco se han ido localizando (…) Otra es de forma anónima, a mí me han hecho varias llamadas para decirme que tal o cual lugar existe una fosa, o que se oyen gritos en una casa, y esto es lo que nos hace llegar a las fosas (…)Las madres de personas desaparecidas son las que hacemos las investigaciones, nosotras le damos los datos a los policías investigadores y esto no lo vemos mal; al contrario, tenemos que trabajar en equipo; ellos no saben dónde andaban nuestros hijos, con qué amigos, en qué rumbos, cuáles eran los caminos que ellos caminaban, nosotros sí sabemos todo eso”, explicó Guadalupe Aguilar. 

En el caso de FUNDEJ para identificar posibles sitios de inhumaciones clandestinas lo primero que hacen es: “reunir a las familias y empezar a sacar conclusiones, y de ahí también se sacan los lugares posibles donde pudiera haber fosas (…) faltan varias casas señaladas para escarbar…, nos faltan todavía mucho por empezarlas a trabajar… primero que Dios nos dé aliento y vida, pero las vamos a trabajar”, precisó.

Las fosas clandestinas encontradas en lo que va del año, a decir de Guadalupe Aguilar: “está llenando de cuerpos en resguardo al Semefo, lo que representa una gran preocupación porque otra vez tenemos una crisis forense”. 

La primera crisis forense ocurrió en el mes de septiembre de 2018 cuando un tráiler frigorífico que rentó la Fiscalía de Jalisco y el Instituto Jalisciense de Ciencias Forense deambuló por tres municipios con 337 cuerpos de personas no identificadas; sin embargo, la crisis ya era notoria desde que el colectivo Por Amor A Ellxs evidenció el mal proceder del instituto forense en la identificación de los cuerpos que, justamente, se localizaron dentro de casas entre julio y agosto de ese mismo año.

Para los colectivos de familiares de desaparecidos de Jalisco, el objetivo es encontrar a sus desaparecidos; así lo cree Guadalupe Aguilar quien sobre los hallazgos de fosas al interior de las viviendas precisa: “Desafortunadamente se han encontrado muchas fosas, principalmente, en la zona de Tlajomulco y en las casas abandonadas de los fraccionamientos Villa Aqua o Villa Fontana; también en el Campanario; en el Colli, en la colonia Atlas y, recientemente, en el Río de Ixtlahuacán, ese río parece ser que tiene muchos cuerpos, escondidos entre la maleza y el lirio”, explicó la líder del colectivo FUNDEJ.

Esta otra modalidad nombrada por diversos medios como “fosas acuáticas” se ha manifestado en dos ocasiones en el mismo lugar que señala Guadalupe Aguilar; la primera ocurrió el 15 de marzo de 2019 cuando en un canal residual ubicado en los límites de los municipios de Ixtlahuacán de los Membrillos, El Salto y Tlajomulco de Zúñiga se localizaron 20 cuerpos embolsados; tres meses después, el 8 de junio, en la misma zona se localizaron 10 cuerpos más.

“Sácale la cuenta a los cuerpos que llegaron, no se dan abasto en el SEMEFO… falta personal; faltan peritos, genetistas y  antropólogos para poder cubrir con la demanda (… ) no se va poder lograr un buen manejo de los cadáveres sino se permite que entre un mecanismo forense internacional que nos apoye”, finalizó. 

Recientemente el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en el marco del informe parcial de la Comisión Nacional de Búsqueda, señaló que en el país se construirían diversos centros forenses regionales para acelerar el proceso de identificación de las más de 24 mil personas que yacen en las morgues del país; sin embargo, Jalisco no está entre los estados que contarán con estos centros, el estado aparece sólo en la lista donde se construirán panteones forenses.

El delito de inhumación y exhumación sin castigo 

Por el delito de inhumación clandestina han sido sentenciados tan sólo cinco personas del 2016 al 2019 y 17 personas más están en calidad de imputadas, esto quiere decir que han sido señaladas, pero aún no reciben una sentencia, según informó el Consejo de la Judicatura del Estado de Jalisco a través de una solicitud de transparencia en poder de ZonaDocs. De las personas que han sido imputadas, 14 se registraron en el Juzgado de Control y Juicio Oral del Estado.

En el municipio de Tonalá de 2017 al 2018 se registraron cuatro carpetas de investigación por el delito de inhumación cladestina de 12 hombres y dos mujeres; mientras que en Chapala, tres hombres están en proceso judicial por la comisión de este mismo delito. 

De acuerdo al Código Penal para el Estado de Jalisco, artículo 186, las sentencias por la inhumación y exhumación clandestina de cuerpos son de 

Se impondrán de un mes a dos años de prisión al que incurra en alguno de los casos siguientes:

I. Que ilegalmente destruya, mutile, oculte o sepulte un cadáver o un feto humano, o parte de éstos;

II. Que ilegalmente exhume un cadáver; y

III. Que retenga o se apodere de un cadáver, sin la anuencia de los deudos del fallecido, entendiéndose por tales, en orden de preferencia, el cónyuge, descendientes, ascendientes, concubina o concubinario y demás parientes en los términos de ley.

Si la retención del cadáver ocurre en un hospital particular, la pena que se aplique al responsable será de seis meses a tres años de prisión y multa por el importe de cuatro a ochenta veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización.

En la investigación “Violencia y Terror. Hallazgos sobre fosas clandestinas en México 2006-2017” realizada por el Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y la Comisión de Defensa y Promoción de los Derechos Humano concluyeron que la inhumación clandestina de personas en contextos violentos es:

“una práctica que tiene el objetivo hoy en día de eliminar los cuerpos de personas previamente desaparecidas pero, al mismo tiempo y de forma paradójica, deja visibles las huellas de la violencia ejercida sobre ellas, lo anterior con dos objetivos: 1) generar terror y, con ello, lograr control; y 2) hacer alarde de la impunidad con la que se puede actuar en México”,

Esto es algo que en Jalisco prevalece porque aquí tan sólo cinco personas han sido sentenciadas por el delito de inhumación clandestina siendo éste uno de los estados con mayor número de fosas clandestinas del país y uno de los sitios en donde más difícil resulta las familias buscar a sus seres queridos en fosas.

Clip de video de las viviendas en cuyo interior se localizaron diversas fosas clandestinas, a mediados de 2018, en Tlajomulco de Zúñiga (Video: Jade Ramírez).
Foto: Hector Guerrero

Fuente: ZONA DOCS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *