LIBERAN EN GUERRERO A 9 PRESOS POLÍTICOS DEL EPR, ERPI Y CRAC, DESPUÉS AÑOS DE RECLUSIÓN.

ACAPULCO, Gro., 15 de septiembre de 2015.- Esta tarde fueron puestos en libertad nueve presos políticos de Guerrero, entre ellos dos presuntos miembros del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), uno del Ejército Popular Revolucionario (EPR) y dos integrantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).

Los liberados habían sido sentenciados a penas entre 30 y 40 años en algunos casos y cumplieron más de la mitad de su sentencia con buena conducta, por lo cual recibieron el beneficio de la preliberación.

El acto oficial se realizó a las 15:00 horas en privado, sin convocatoria ni declaraciones a la prensa, en el despacho 104 de Costera 125 de Acapulco, centro comercial que alberga la llamada Base Vértice de la Policía Federal y donde ocasionalmente despachan el gobernador y funcionarios estatales. A este lugar los ahora ex presos fueron trasladados desde el penal de Las Cruces a las 13:00 horas por custodios y el director Isaías Juárez Martínez. El acto duró apenas 15 minutos.

Entre los beneficiados está Ismael Padilla Nava que fue sentenciado a 35 años de prisión el 11 de julio de 2004 por el secuestro de Raúl Astudillo García en Tixtla, quien estuvo privado de su libertad dos días por integrantes del ERPI, según versiones del entonces procurador de Justicia de Guerrero, Carlos Javier Vega Memije.

Ismael es hermano de Felícitas Padilla Nava aprehendida en 1999 en una presunta casa de seguridad del ERPI en la colonia del PRD en Chilpancingo, y es miembro de la Organización de Pueblos y Colonias de Guerrero (OPCG).

Otro liberado es Tomás de Jesús Barranco, detenido el 29 de agosto de 1996 en Tixtla acusado de pertenecer al Ejército Popular Revolucionario (EPR), luego de un ataque a la comandancia de la Policía Judicial y a quien se le dictó una sentencia de 40 años por el delito de homicidio calificado y terrorismo.

También se encuentra entre quienes fueron liberados el sobreviviente de la masacre de El Charco, Francisco Cristino Cresencio, quien tenía 13 de años edad y fue herido de bala en un brazo cuando el 7 de junio de 1998 soldados del Ejército abatieron a 11 presuntos integrantes del ERPI que tenían una reunión en esa comunidad del municipio de Ayutla de los Libres. Francisco Cristino fue internado en el Tutelar de Menores en Chilpancingo y al cumplir la mayoría de edad internado en el penal de Acapulco acusado de los delitos de homicidio calificado y lesiones.

De los integrantes de la CRAC recibieron su liberación Miguel Espinoza Catalán, y Raúl Manzanarez Navarrete. Otros presos políticos liberados son Marielena Mesino Parra, Amadeo Ocampo Ríos, José Antonio Morales Nicolás y Zeferino Morales Lorenzo.

(Agencia Quadratín)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *