El subsecretario de Salud Hugo  López-Gatell hizo un llamado a los trabajadores de la salud a denunciar la obstrucción en la entrega de equipos médicos, tras asegurar que se han repartido seis millones de equipos sólo para atender la epidemia de coronavirus.

De esta manera, el funcionario deslinó al gobierno y al presidente Andrés Manuel López Obrador de la falta de insumos que recaman trabajadores de la salud en distintos estados de la república. En la conferencia de prensa presidencial en Palacio Nacional, dijo:

“En la narrativa social permea la idea de que si en esta cama, este consultorio, no hay cubrebocas es culpa del gobierno y se señala a este recinto, o a esta persona que es el jefe de la nación. Tengamos claridad: la responsabilidad del gobierno federal es procurar insumos, pero el trayecto es muy largo entre que llega el avión y se distribuye, llega al punto de uso”.

En resumen, el funcionario apuntó a la burocracia de obstaculizar la distribución de los equipos y de la población que los usó sin necesitarlos, excluyendo responsabilidad en el gobierno y del presidente López Obrador.

“Se malgastaron los equipos y hubo escasez, es un reto conseguirlos en el mundo, y eso no quiere decir que nos quedemos de brazos cruzados”, dijo, para luego destacar las negociaciones del canciller Marcelo Ebrard para traerlos del extranjero.

Sobre esto último, precisó que, con el puente aéreo México-China, se espera el arribo de 11 aviones y que, en los primeros dos vuelos, se recibieron los mencionados seis millones de equipos.

El presidente López Obrador aseguró en su oportunidad que su gobierno se sigue preparando para el momento más difícil, a fin de que la emergencia no rebase las capacidades del Estado, que no se sature el sistema de salud, la capacidad de los hospitales y se pueda atender a la mayoría para salvar vidas.

Las declaraciones del mandatario y del subsecretario de salud se dan luego de los casos de contagios de personal médico en los hospitales de Monclova, Gómez Palacio, y el más reciente, de Tijuana, entre otros, que han resultado escandalosos por las condiciones de trabajo que, inclusive, han provocado manifestaciones y protestas de médicos y personal hospitalario.

El jueves, diagnóstico de la situación

López-Gatell reiteró hoy que el inicio de la fase 3 es inminente y la oscuridad en los datos de varias entidades federativas impide por ahora saber si la reducción de la movilidad y las medidas de sana distancia han sido eficaces en todo el país.

Hoy, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, expuso que el diagnóstico que presente el jueves permitirá saber si se pudo reducir o no el índice de contagios, pero en cualquier caso la fase 3 llegará y por lo pronto se deben mantener las medidas de reducción de movilidad y “sana distancia”.

Como ha venido insistiendo, el incremento de casos y la llegada a la Fase 3 es inevitable, aun cuando el jueves se logre determinar si la transmisión sigue muy activa o se pudo frenar, de manera que se logre conseguir que se registre una menor cantidad de casos diarios con necesidad de atención hospitalaria.

El propósito pues, manifiesto desde finales de febrero, es no colapsar los servicios de salud, un tema en el que se ha insistido desde el lunes pasado tras el acuerdo alcanzado con la red de hospitales privados que cederán el 50% de sus camas de terapia intensiva.

En la conferencia de prensa presidencial matutina, como cada martes, el gabinete de Salud expuso información del rubro, más o menos en los mismos términos de lo que se viene planteando en las conferencias vespertinas a cargo del propio subsecretario que hoy, fue insistente en la falta de información.

Se refirió en concreto a la Ciudad de México, donde la movilidad se redujo en un 70% y se tiene un monitoreo permanente de los contagios, luego agregó:

“En otras entidades federativas no tenemos una documentación directa y es probable que no se hayan realizado estas medidas de forma correcta, eso determinaría el incremento de casos durante la fase 3 en diversos estados”.

Y es que la movilidad es un tema persistente en cada mensaje gubernamental sobre la emergencia sanitaria. De hecho, esta mañana el presidente López Obrador destacó que en los destinos turísticos no se haya registrado presencia de vacacionistas, felicitando a la población por acatar el llamado a quedarse en casa y encomiando la conducta:

“No fue por la fuerza, no fue toque de queda, fue decisión de los mexicanos. Es extraordinario”, dijo.

FUENTE: PROCESO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *