Los numerosos gastos y viajes del mandatario de Michoacán permanecen ocultos.

920_gobmich_16

 

De acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de Políticas de Desarrollo Social (Coneval), el estado de Michoacán cuenta con una de las poblaciones más castigadas por la pobreza, la marginación y la falta de atención de su gobierno local. Pero también tiene uno de los gobernadores más exquisitos de todo el país que vive a cuerpo de rey, sin reservas personales en cuanto al uso del presupuesto para el desempeño de su función.

El oscuro sistema administrativo bajo el que se rige la función pública en Michoacán impide conocer a fondo los gastos personales del gobernador, los recursos destinados a sus viajes y el monto que el erario público otorga para la manutención del jefe del ejecutivo.

Ni siquiera se puede acceder a conocer la situación patrimonial con la que inició Salvador Jara Guerrero su gestión política, pese a que siempre ha sido funcionario público.

En una solicitud presentada por Reporte Indigo a la ventanilla del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información pública del gobierno de Michoacán (ITAIMICH), la que se registró con el folio SI-1056/2014, se plasma el carácter oscurantista de rendición de cuentas del gobierno estatal, al negarse a explicar la situación patrimonial del gobernador Salvador Jara Guerrero, argumentado que se trata de “información sensible”.

De igual forma, tanto en el ITAIMICH como en la oficina de Comunicación Social, se ha negado la información referente al uso de la partida discrecional con la que cuenta el gobernador de Michoacán para su mantenimiento diario, y el del menaje de su casa.

Tampoco se ha informado sobre los gastos discrecionales con los que se mueve el primer círculo de funcionarios y la familia de Jara Guerrero.

Frente al oscuro sistema de rendición de cuentas, fuentes del interior de la Tesorería del Estado de Michoacán, revelaron que el gobernador Salvador Jara Guerrero cuenta con una partida discrecional que asciende a los 8 millones de pesos mensuales, esos fondos son para el desempeño de sus funciones. Esa partida se maneja desde la Secretaría particular del jefe del ejecutivo, donde se ordenan los gastos que requiere él o los familiares del primer funcionario público de Michoacán.

Fuera de la partida secreta del gobernador, la Tesorería del Estado destina un monto cercano a los 2 millones de pesos mensuales, los que se aplican al sostenimiento directo de la familia del gobernador, vía la Secretaría particular, la que este año ha logrado un presupuesto de 54 millones 913 mil 966 pesos, recursos que no está obligado a explicar el gobernador, de acuerdo a la oficina de comunicación social.

Pese al elevado monto presupuestal que en forma discreta tiene, el costo de los viajes que realiza Salvador Jara Guerrero los carga directamente a la Tesorería del Estado y no a la partida destinada para sus gastos. Este año el gobernador Jara usará un presupuesto -autorizado para manejarlo sin dar explicaciones a nadie- por la cantidad de 80 millones 606 mil 165 pesos, pero aun así, los viajes que ha hecho a Europa han sido cargados a otras partidas presupuestales.

Viajero frecuente

Salvador Jara Guerrero tiene apenas nueve meses como gobernador y ya ha hecho dos viajes oficiales a Europa, dos a Estados Unidos y 26 a distintos destinos nacionales, a los que ha acudido –de acuerdo a la versión oficial- a misiones de gobierno.

Los viajes de Salvador Jara a la Ciudad del Vaticano, París, Nueva York, Los Ángeles y San Francisco le han costado a los michoacanos una cantidad aproximada a los 65 millones de pesos, que fueron cargados a diversas partidas presupuestales de algunas dependencias del gobierno local, revelaron fuentes de la Tesorería Estatal.

Los críticos de la actual administración han referido que el gobernador Jara Guerrero ha visitado en más ocasiones el extranjero que los municipios de Huetamo, Coalcomán, Tzitzio, Aquila, Zináparo, Churintzio, Numarán o Tacámbaro.

En los nueve meses y días que tiene de gestión, el gobernador interino de Michoacán no ha tenido tiempo ni motivo para visitar al menos 17 municipios de todo el estado, principalmente aquellos en donde se revuelve a diario la violencia por la interacción de los grupos de autodefensas y células del crimen organizado que perviven.

En ocasiones, muy contadas, Salvador Jara sostiene reuniones de trabajo con su círculo muy cercano en la oficina del Palacio de Gobierno, de donde desaparecieron desde hace meses las audiencias públicas.

Viajes y mentiras

Con cargo al presupuesto del gobierno estatal, Salvador Jara Guerrero se fue a vacacionar a Francia la semana de pascua. El día 7 de abril se informó que el gobernador iniciaría un viaje a París, en ocasión de una invitación de la embajada de la UNESCO en esa ciudad, a fin de establecer un convenio de salud con Michoacán.

La coordinadora de comunicación, Georgina Morales dijo que el viaje del gobernador obedecía a una reunión específica con funcionarios de la UNESCO, pero terminó por informar una docena de reuniones que hizo el gobernador con científicos, empresarios y políticos en Francia, todos interesados en estrechar lazos de amistad con el convulsionado estado de Michoacán.

El viaje a Francia, en donde Salvador Jara Guerrero estuvo acompañado del secretario de salud, Carlos Aranza Doniz, se trató de justificar también con un convenio de colaboración al que supuestamente fue invitado el gobierno de Michoacán por la Academia Nacional de Medicina de Francia, para afianzar el combate a la enfermedad del dengue y el programa de atención a víctimas de la violencia.

De ninguno de los viajes que al extranjero ha realizado el gobernador interino de Michoacán se ha dado un informe detallado sobre los logros obtenidos, mucho menos se ha dado a conocer el detalle de los gastos que fueron aplicados a las cuentas de la Tesorería  del gobierno estatal. De todas formas, no hay ley que obligue a la transparencia en el estado.

Vida de rey

Pese a que el gobernador interino de Michoacán tiene un sueldo base de 107 mil pesos, uno de los más altos de todos los gobernadores en el país, se antoja difícil que eche mano de su salario para subsistir. Este año, el gobernador dispuso un fondo de 2 mil 565 millones 281 mil 286 pesos para la Universidad Michoacana.

Los gastos de manutención de la residencia oficial de gobierno, corren por cuenta del erario público. Con un presupuesto mensual de 648 mil pesos, empleados de la  administración estatal suministran alimentos e insumos básicos de limpieza e higiene para la familia del gobernador.

Jara Guerrero y su familia tienen a su disposición 12  persona que los atienden en lo particular al interior de la residencia oficial, todos con salario en la nómina del gobierno estatal. También tienen un grupo de 10 escoltas, tres choferes y cinco pilotos de aeronaves.

Fuente: Reporte Índigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *