No cesa la tortura, desaparición forzada y asesinato de Indígenas en Chiapas

“Velasco Coello prefirió fingir estar rebasado por los conflictos indígenas, que él mismo ha planeado y provocado, antes que ayudar a los pueblos, los grupos étnicos tojolabales, también son víctimas del gobierno chiapaneco, cuyas tierras quiere robar y a quien la ideología del pueblo, la lucha y su voz son un constante obstáculo para ese insípido y deshumanizado mandatario, que busca hacer fortuna fácil e inflar su miserable ego a base de cargos políticos y la sangre de inocentes”, comenta Isabel Andraca, activista social.

En Chiapas, desde finales de 2012, a decir de los pueblos indígenas, se ha desatado una escalada de violencia, la cual se ha intensificado con el paso de los años, culpando y calificando a Velasco Coello de “represor”.

ric1

Recientemente el gobierno de Chiapas publicó una carta donde reconoció “la importante contribución política y social del movimiento zapatista al desarrollo del país, nuestro gobierno no obstruirá lo que ha sido una larga construcción en favor de los pueblos indígenas. En esta administración estatal existe pleno respeto, tolerancia y libertad para edificar desde otras lógicas y otras perspectivas políticas”.

Al mismo tiempo agregó “Chiapas no es el mismo a partir de 1994, ya que desde entonces se han generado nuevos procesos políticos y sociales que han impulsado profundos cambios en la entidad, hemos aportado una política de respeto, distensión y resolución pacífica de conflictos, porque estamos convencidos que el diálogo es el camino para construir un mejor futuro con armonía”.

En enero pasado el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas pidió al gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, la protección para familias de la etnia tojolabal, en la comunidad Primero de Agosto, que estaban siendo amenazadas por un grupo protegido por las autoridades municipales de Las Margaritas (pertenecientes al Partido Verde Ecologista de México), esto por simpatizar con el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Sin embargo el gobierno de Chiapas informó por escrito, el 28 de enero pasado, a través del oficio SG. SSORF/000123.004/131/017/15, que “las autoridades chiapanecas se ven rebasadas en aras de encontrar una solución al conflicto, dada la complejidad del caso”, “la problemática fue elevada a la coordinación de Subsecretarías de Gobierno para su atención, se informará cuando hayan resultados”.

Según información del Centro Frayba, el 23 de febrero se perpetró el desplazamiento de 57 personas indígenas tojolabales, entre ellas 12 menores de edad, uno de ellos recién nacido, 20 mujeres y 25 hombres pobladores de dicha comunidad, acción perpetrada por integrantes de la Central Independiente Obrera Agrícola Campesina Histórica (CIOACH), quienes con el apoyo del gobierno municipal de Las Margaritas, llevaron a cabo dicho acto.

Por la mañana integrantes de la CIOAC-H, entre ellos el Comisariado ejidal Reynaldo López Pérez, así como autoridades del Ejido Miguel Hidalgo, Municipio de Las Margaritas, llegaron a la comunidad Primero de Agosto, portando armas de alto poder, rodeando las casas de los habitantes del poblado, “el resultado del ataque fue el desplazamiento violento de pobladores, quienes corrieron hacia la carretera más cercana, ahí fue donde se quedaron, improvisando con plásticos ‘techos’, actualmente se encuentran en graves condiciones para las mujeres y niños, pues no tienen donde resguardarse del frío, tampoco alimentos, ni garantías de seguridad ante posibles agresiones de parte del grupo de personas que anteriormente los atacaron”.

Vanesa Sambrano, investigadora y antropóloga social declara “en Chiapas varias organizaciones y pueblos indígenas han denunciado agresiones, asesinatos, desapariciones, encarcelamientos, perpetrados por paramilitares y militares en Comunidades indígenas de Chiapas, sin embargo es terrible denunciar ante quien lo comete, los indígenas en Chiapas están tan solos y con el enemigo dentro de casa, este gobierno ha sido sumamente represivo”.

Explicando que “las violaciones a los derechos humanos hacia la población civil en generalcon el argumento y en nombre de la seguridad, utilizando mecanismos de control territorial a través de la militarización; la tortura como método de investigación y destrucción de la persona; el aumento desbordado de las personas desaparecidas forzadamente; el incremento de los feminicidios y asesinatos que se suman a la larga lista de casos en impunidad, son cargos que también deberían llevar a juicio a cualquier político, sin embargo en Chiapas y como es lógico en México, este tipo de políticos se les lleva a la silla presidencial”

“El conflicto armado interno en Chiapas se ha caracterizado, en este sexenio por la continua y amplia presencia militar en las comunidades indígenas, principalmente en aquellas donde existe simpatía por el EZLN. La confrontación directa hasta la implementación de proyectos sociales, que son usados como medios de manipulación, cualquier medio para el gobernador de Chiapas, es el idóneo para seguir en su meta a la presidencia”, comenta Sambrano.

Agrando que, incluso existen tácticas de la guerra integral de desgaste; pero a la vez se cubre usando argumentos con un lenguaje en pro de los derechos humanos, con énfasis en los derechos colectivos de los pueblos indígenas y de un discurso de respeto a las comunidades autónomas y a las Juntas de Buen Gobierno, esto frente a las cámaras y quien lo vea, un absoluto discurso falso y vacío de contenido, finalmente lo que Velasco busca es acallar y controlar, para obtener  recursos, dividiendo y provocando enfrentamientos en las comunidades”, comenta Sambrano.

 

Fuente: https://hugosadh.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *