PANDEMIA| PUEDE SER PEOR, ANTES DE MEJORAR: TRUMP

Donald Trump admitió este martes que la pandemia en Estados Unidos puede “ir a peor antes de que mejore”, en una intervención desde la Casa Blanca en la que empleó un tono moderado.

Pese a que el mandatario estadounidense no usó una mascarilla durante la conferencia de prensa, le hizo un llamado a todos sus compatriotas a que se cubran la cara, apuntando que el uso de mascarillas muestra “patriotismo” y puede tener un efecto positivo.

En intervenciones anteriores, el presidente de EE.UU. ha menospreciado el uso de mascarillas y las ha calificado de antihigiénicas.

Pero según varios reportes, sus consejeros lo han presionado para que adopte un enfoque más moderado y correcto a medida que aumentan los casos de covid-19 en el país norteamericano.

Las conferencias diarias de la Casa Blanca sobre el avance del coronavirus dejaron de organizarse en abril, luego de que el presidente Trump sugiriera que el virus podría tratarse con inyecciones de desinfectante.

Pero dos meses después, en su primera sesión informativa desde aquel polémico comentario, los estadounidenses vieron a un presidente menos espontáneo que se hizo eco de las recomendaciones de los altos funcionarios de salud pública de la Casa Blanca cuando dijo: “Probablemente, desafortunadamente la situación irá a peor antes de que mejore”.

“Es algo que no me gusta decir”, prosiguió.

En abril, Trump sugirió que el virus podría tratarse con inyecciones de desinfectante

“Estamos pidiéndole a todo el mundo que cuando no puedan poner en práctica el distanciamiento social, utilicen mascarillas”.

“Que te guste (usar) mascarillas o no, tienen un impacto, tendrán un efecto y necesitamos todo lo que pueda ayudarnos”.

Trump -quien más de una vez se refirió a la covid-19 como el “virus de China”- sacó una mascarilla de su bolsillo, pero nunca se la puso.

El presidente enfrenta una batalla cuesta arriba contra el candidato demócrata, Joe Biden, para la elección presidencial que se celebrará en noviembre de este año y las encuestas dan márgenes muy estrechos.

Biden lo acusó el martes pasado de haber manejado mal la crisis del coronavirus y aseguró que le había fallado al pueblo estadounidense.

Apegándose al guión

Análisis por Anthony Zurcher

Los informes diarios de Donald Trump sobre el avance del coronavirus están de vuelta.

Independientemente de lo que el presidente dijo durante su breve intervención este martes, el simple hecho de que regresen dice mucho sobre el sombrío rumbo que ha tomado la pandemia en Estados Unidos en los últimos tres meses.

El número de casos está aumentando, particularmente en el sur y el oeste del país, esto se debe tal vez a que la administración Trump alentó a los estados a que levantaran las medidas de confinamiento sin que se alcanzaran las metas de los expertos de salud pública.

Por eso, el presidente, apegándose a su guión, sostuvo que las cosas “probablemente irán a peor antes de que mejoren”.

Después de desestimar a un periodista que llevaba una mascarilla, calificándolo de “políticamente correcto”, ahora el presidente le dice a la gente que se cubra la cara.

Varias encuestas recientes han apuntado a que la caída de la popularidad del mandatario, debido a como ha manejado la crisis del coronavirus, ha reducido sus perspectivas de reelección.

Según informes, la Casa Blanca quiere que el presidente vuelva a estar frente al pueblo estadounidense para así ayudar a reconstruir la confianza en su liderazgo.

Sin embargo, la solución real al dilema del presidente no llegará hasta que los casos de coronavirus disminuyan, los hospitales se vacíen, los estadounidenses vuelvan a sus trabajos, las escuelas abran y la vida vuelva a la normalidad.

Ese día todavía parece estar muy lejos y las elecciones se acercan cada día más.

Línea

Trump lideró la intervención sin los expertos médicos que solían dar las sesiones informativas e hizo comentarios breves y centrados, evitando pelearse con los reporteros que le hicieron preguntas.

Además, alentó a sus compatriotas a que mejoren sus prácticas de higiene.

“Lávense las manos cada vez que tengan la oportunidad y protejan a las poblaciones de alto riesgo“.

Trump le pidió además a los jóvenes estadounidenses que eviten visitar bares llenos de gente y asistir a reuniones multitudinarias en lugares cerrados.

“Cuídese y sea inteligente”, agregó.

Cambio de tono

El mandatario norteamericano se ha mostrado reacio a usar mascarillas frente a los medios de comunicación, alegando que algunas personas solo usan tales prendas como una declaración política en su contra.

Varios medios publicaron recientemente fotos de él durante una visita a un hospital militar en la que llevaba por primera vez una mascarilla puesta.

Cuando fue interrogado sobre su cambio de tono respecto a las mascarillas, Trump dijo que incluso los expertos en salud habían cambiado de opinión.

Durante su intervención, Trump hizo comentarios breves y centrados y evitó pelearse con los periodistas.

En marzo, tanto el doctor Anthony Fauci -uno de los principales miembros del grupo de expertos médicos del presidente- como el cirujano general de Estados Unidos, Jerome Adams, dijeron que no había razón para que los estadounidenses usaran mascarillas.

Pero desde abril, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) han recomendado cubrirse la cara en público.

Fauci ahora argumenta que las autoridades deberían ser más “contundentes” respecto al uso de mascarillas, aunque Trump ha rechazado los llamados para que la Casa Blanca emita una orden nacional sobre el tema.

3,9 millones de casos

Durante la sesión informativa de este martes, el presidente mantuvo con su teoría de que el virus “desaparecería” algún día.

También afirmó erróneamente que Estados Unidos tiene una tasa de mortalidad por coronavirus más baja que “casi cualquier otro lugar en el mundo”.

Según la Universidad Johns Hopkins, EE.UU. ocupa el décimo lugar entre los 20 países más afectados, medido por su tasa de mortalidad por la enfermedad.

La nación ha registrado cerca de 3,9 millones de casos de covid-19 y más de 141.000 muertes.

Otro periodista le preguntó a Trump sobre el caso de Ghislaine Maxwell, la millonaria británica acusada por las autoridades estadounidenses de tráfico de menores junto a su expareja, Jeffrey Epstein.

El presidente respondió: “Realmente no he estado haciéndole mucho seguimiento. Francamente, le deseo lo mejor. La he visto en numerosas ocasiones a lo largo de los años, especialmente porque viví en Palm Beach (Florida), y supongo que ellos vivían en Palm Beach”.

“No conozco sobre la situación con el Príncipe Andrew”, agregó Trump, refiriéndose al tercer hijo de la reina Isabel II quien niega las acusaciones de haber tenido relaciones sexuales con una adolescente que asegura haber sido abusada por Epstein.

FUENTE: BBC NEWS | MUNDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *