Paul Manafort, exdirector de campaña de Donald Trump, es acusado de conspiración contra Estados Unidos

 

Entre los 12 cargos que enfrenta Manafort se encuentran también acusaciones de conspiración para lavar dinero, ser agente no registrado de una autoridad extranjera, declaraciones falsas y no presentación de informes de bancos extranjeros y cuentas financieras.

El exsocio empresarial de Manafort y también miembro prominente de la campaña de Trump, Rick Gates, enfrenta los mismos cargos.

Ambos se entregaron este lunes de mañana al Buró Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés).

La BBC aún no pudo confirmar si los cargos se deben a las actividades de lobbyde Manafort o por la supuesta colusión de la campaña de Trump con Rusia.

De ser así, sería la primera acusación desde que el exdirector del FBI Robert S. Mueller III fuera designado en mayo pasado como investigador especial sobre la posible interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de EE.UU. en 2016.

Miles de millones de dólares

Manafort, de 68 años, se sumó al equipo de Trump (entonces precandidato por el Partido Republicano) en marzo de 2016 y se desempeñó como su jefe de campaña entre junio y agosto.

En ese mes debió abandonar su cargo debido a reportes señalando que había recibido millones de dólares por parte de un partido de Ucrania favorable al gobierno de Rusia.

“Manafort y Gates generaron decenas de millones de dólares en ingresos como resultado de su trabajo en Ucrania “, dice el texto de la acusación.

“Con el fin de ocultar los pagos de Ucrania a las autoridades de los Estados Unidos, desde aproximadamente 2006 hasta al menos 2016, Manafort y Gates lavaron el dinero a través de decenas de corporaciones, asociaciones y cuentas bancarias estadounidenses y extranjeras”, continúa el escrito.

La BBC tuvo acceso a una investigación ucraniana que concluyó que Manafort recibió al menos US$28,5 millones del Partido de las Regiones del exprimer ministro Víktor Yanukóvich.

Distanciamiento y frustración

Según Jane O’Brien, periodista de la BBC en Washington, “el gobierno de Trump ha intentado distanciarse de Manafort, señalando que éste fue el presidente de la campaña brevemente y que se le pidió que renunciara a medida que aumentaban las denuncias contra él”.

En el fin de semana, Trump expresó nuevamente su frustración por las investigaciones hacia sus colaboradores actuales y pasados por los supuestos vínculos con Rusia.

En una serie de tuits, Trump calificó a la indagatoria de “caza de brujas” yvolvió a arremeter contra su oponente demócrata en la campaña de 2016, Hillary Clinton.

Fuente : https://www.bbc.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *