Peña Nieto, más preocupado por reformas que por defender derechos humanos.

(18 de febrero, 2014).- A razón de la visita a México de Salil Shetty, Secretario General de Amnistía Internacional, se ha solicitado a Enrique Peña Nieto que coloque a los derechos humanos en el centro de sus esfuerzos como dirigente del país.

Shetty anunció que el gobierno dará a conocer en marzo de 2014 qué recomendaciones serán adoptadas, de entre las 176 que emitió el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el pasado 2013.

Asimismo, se ha considerado que las sugerencias congruentes con los parámetros internacionales de derechos humanos, aunado a su ágil aplicación por medio de acciones específicas, representarán una evidencia de que el gobierno considera la seriedad de sus obligaciones al respecto y busca garantizar soluciones duraderas.

La organización también señaló que México sigue enfrentando retos preocupantes acerca del Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos, debido a que la situación de inseguridad se ha incrementado en diversos estados del país, sobre todo a causa del combate al crimen organizado y los cárteles de narcotráfico, lo que ha dejado muchas comunidades en estado de riesgo y desprotección.

De igual forma, se aseguró que aún se mantienen bajo la normalidad los abusos cometidos por la policía y otras fuerzas de seguridad, entre las que se incluyen desapariciones forzadas, tortura y detenciones arbitrarias, todas ellas impunes.

Por otro lado, muchos periodistas y defensores de derechos humanos, comprometidos con el apoyo a las víctimas y la denuncia de injusticias, han sufrido ataques, al igual que los pueblos indígenas, los migrantes y muchas mujeres, quienes son víctimas de discriminación y violencia, con escasas posibilidades de resarcimiento.

La conclusión es que el sistema de justicia mexicano sigue defraudando a todos estos sectores afectados, que enfrentan los problemas mencionados en sus vidas cotidianas sin recibir atención o respuesta por parte del Estado.

En otro sentido, a nivel nacional e internacional el gobierno ha tenido mucha actividad referente a reformas políticas y económicas, las cuales han sido prioridad desde el arranque de la administración de Peña Nieto, mientras que los compromisos públicos y las acciones resolutivas en materia de derechos humanos parecen quedar olvidadas.

Lo anterior supone que las funciones administrativas a cargo de la Secretaría de Gobernación y demás instituciones con autoridad han dejado relegada la cuestión de derechos humanos, limitando así la capacidad para impulsar cambios trascendentes, según se explicó en la minuta entregada por Shetty a Peña Nieto en una reunión privada.

En tanto, el día de hoy se hará público dicho informe, a cargo del Secretario General de Amnistía Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *