Peña y Gabino Cué lanza ofensiva contra maestros de Oaxaca

 

El Gobierno de México lanzó hoy una ofensiva contra la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la rama más combativa del magisterio nacional, al quitarle el control del Instituto Estatal de Educación Pública (IEEPO) de Oaxaca, el estado donde tiene su bastión.
El anuncio de la transformación del IEEPO fue lanzado por el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, en un mensaje conjunto con autoridades federales cuyo contenido fue respaldado horas después por el presidente Enrique Peña Nieto en un acto público.
“Iniciamos una nueva etapa de eficiencia, modernidad y dignidad del sistema educativo oaxaqueño, que nos permitirá labrar un mejor presente y promisorio futuro para nuestras niñas, niños y jóvenes”, indicó .
“Vamos a recobrar y fortalecer la rectoría del Estado, y vamos a crear una nuevo Instituto Público, como organismo descentralizado con autonomía propia”, agregó luego el gobernador a la emisora Radio Fórmula, antes de que Peña Nieto anunciara que su Gobierno “acompaña, apoya y se coordinará con Oaxaca para asegurar” el éxito de la medida.
Este cambio fue publicado el lunes en el Diario Oficial estatal y modificará el perfil del IEEPO, creado en 1992 y que estaba en manos de la CNTE, que tiene 200.000 afiliados en el país, 80.000 de ellos en Oaxaca.
En el país existe también el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que cuenta con un millón de miembros y que está en horas bajas desde la detención y procesamiento de su líder, Elba Esther Gordillo.
Una fuente gubernamental consultada por Efe argumentó este martes que la modificación permitirá pasar de “un sistema clientelar y corporativo a un sistema con reglas claras”.
La fuente detalló que la transformación del IEEPO implicará el despido de 4.000 integrantes del organismo afiliados a la CNTE que al mismo tiempo reciben otro salario por impartir clases, un trabajo que mantendrán siempre y cuando superen las pruebas de evaluación vigentes.
Esos exámenes, que en los últimos meses han sido motivo de protestas en Oaxaca, en otros estados del sur del país como Chiapas, Guerrero y Michoacán, así como en el Distrito Federal, forman parte de la reforma educativa impulsada por Peña Nieto y aprobada en la primera mitad de su gestión (2012-2018).
La reacción de la CNTE este martes no se hizo esperar y su secretario general en Oaxaca, Rubén Núñez, calificó la medida de “provocación”, al tiempo que anunció la intención de la agrupación de “salir (a las calles) en defensa de la educación pública” y de los empleos de sus afiliados.
Núñez criticó a las autoridades por lanzar la medida aprovechando que estaban “distraídos” debido a las vacaciones de verano y la celebración del festival cultural de la Guelaguetza en la capital oaxaqueña, que dura varios días.
Al respecto, la fuente gubernamental admitió que la medida fue planeada hace tres meses y “es una de las decisiones más importantes del Gobierno” de Peña Nieto, que no va a ir “para atrás” y “no está sujeta a ninguna negociación”.
Tras meses de protestas, las negociaciones entre las autoridades mexicanas y la CNTE se rompieron tres días antes de las últimas elecciones intermedias en el país, celebradas el 7 de junio pasado, cuando fueron elegidos los nuevos 500 integrantes de la Cámara de Diputados nacional y los gobernadores de nueve estados.
La votación en Oaxaca subió de temperatura con la quema de urnas y otras acciones violentas con las que los maestros intentaron boicotear el sufragio, pese a lo cual pudieron ser instaladas 94 % de las casillas.
La CNTE se ha opuesto desde el principio a la reforma educativa de Peña Nieto, fundamentalmente por las pruebas de evaluación, que el Gobierno suspendió de forma temporal antes de la votación por “una decisión táctica”, según la fuente gubernamental, pero que pocos días después volvió a activar.
En muchos estados han comenzado a realizarse pero en Oaxaca, Michoacán y parte de Chiapas tuvieron que reprogramarse por las protestas.
En relación con las posibles manifestaciones callejeras que se prevén contra la transformación del IEEPO, la fuente admitió que esperan “reacciones duras” pero las fuerzas del orden están preparadas.
“Desde las seis de la mañana la Policía Federal tomó el control del IEEPO, y el Ejército y la Marina resguardan lugares estratégicos del estado”, manifestó.
El capítulo oaxaqueño de la CNTE, también llamado Sección 22, tiene una larga tradición combativa y en 2006 puso en jaque al Gobierno del presidente Vicente Fox (2000-2006) con la ocupación del centro de la capital oaxaqueña durante meses, de donde los maestros fueron desalojados en una gran operación policial.
En 2013, integrantes de la CNTE hicieron lo mismo durante un mes en el Zócalo de Ciudad de México, la principal plaza pública del país, y sufrieron la misma suerte.

EFEMEX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *