Posicionamiento de la mivilización de Organizaciones Sociales en Palacio Nacional

Es anticonstitucional la decisión de Andrés Manuel López Obrador de eliminar los recursos federales gestionados por diversas Cc Cc organizaciones sociales. “Jalar parejo” implica meternos a todos en el mismo costal y violar importantes derechos establecidos por la Constitución Política de nuestro país: derecho de audiencia, de reunión y de expresión.
No existe ley secundaria, plan de gobierno o constitución moral alguna que esté por encima de la Carta Magna. Son sus páginas las que defienden y legitiman nuestra causa.
El pasado primero de diciembre la configuración política de nuestro país, sin lugar a dudas, cambió. Diversos actores, protagonistas todos del acontecer nacional desde esferas de poder profundamente enraizadas en el conservadurismo, la desigualdad y la corrupción viraron sus ambiciones hacia la democracia oficialista, una que ahora se vislumbra como simulación e incongruencia.
El “nuevo gobierno”, autoproclamado liberal y de izquierda, revolucionario y transformador, ha optado por el desprestigio, la calumnia y la descalificación hacia las organizaciones sociales, base del trabajo en territorio, desde abajo, con y para la gente.
Coincidentes en el análisis sobre la “Cuarta Transformación”, las organizaciones sociales que marchamos y nos reunimos libremente hoy hemos decidido realizar una coordinación permanente de acciones para reivindicar nuestro papel como gestores indispensables para subsanar profundas y persistentes necesidades de vivienda, salud, educación, empleo y salario digno, entre otras, que el Gobierno Federal, ente obligado por la Constitución, no ha podido o no ha querido atender.
Coincidimos con la administración entrante: es necesario combatir la corrupción y el despilfarro de los gobiernos neoliberales que el PRI y el PAN han construido en nuestro país. Es necesario combatir a la delincuencia organizada tanto como a la delincuencia de cuello blanco.
Desde nuestro lugar, en la sociedad y en la historia, hemos luchado porque también queremos reemplazar el egoísmo por la moral, la corrupción por la honradez, la traición por la lealtad, la negligencia por el deber, la tiranía de la moda y la enajenación por la razón, la vanidad por la grandeza del ser humano, el amor al dinero por el amor a la gloria. Nos organizamos y marchamos porque queremos cambiar el neoliberalismo por un gobierno democrático, popular y republicano.
La libertad política requiere de la libertad económica para ser realidad. Las organizaciones sociales representadas y reunidas aquí hoy coincidimos en la lucha: buscamos cambiar el modelo económico capitalista neoliberal que ha provocado el desmantelamiento de las plantas productivas industrial y comercial, así como la alienación extranjera y distribución rapaz de las riquezas nacionales.
Por eso, NO ESTAMOS DE ACUERDO con que se nos calumnie y se nos desprestigie, menos con que nos comparen con las organizaciones que desde las más corruptas cúpulas del poder han impulsado el PRI y el PAN.
En 1982, el gabinete económico financiero de los “monetaristas” o “neoliberales” tomaron el control del aparato de Estado y radicalizaron los rasgos oligárquicos del sistema de dominación y régimen político.
Hoy, México enfrenta una crisis provocada por las reformas estructurales de los pasados años y un montón de privatizaciones e inescrupulosos endeudamientos que nos tienen hipotecado el presente y el futuro.
Por eso, fuerte y claro, pugnamos:
¡Una nueva economía, social y solidaria!
¡Trabajo garantizado y salario digno!
¡Fomento a las empresas sociales!
¡Respeto a las organizaciones sociales!
¡Solución inmediata a las demandas populares!
¡No al Tren Maya! ¡No al Tren del Istmo! 
¡No a los mega proyectos!
¡No a la militarización del país!
¡Solidaridad con el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana!
¡Solidaridad con el pueblo venezolano!
Nosotros no somos enemigos del gobierno, pero lucharemos incansablemente, con voz y corazón, con fuerza de unión y convicción, por la defensa de nuestros derechos sociales, por las organizaciones y movimientos sociales que son el motor de la verdadera transformación, por lah soberanía de los pueblos, por defender nuestro territorio, por México y por América Latina.
¡Que vivan las organizaciones sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *