Protesta Nacional por Ayotzinapa, 20 de noviembre

 ¿Por qué te quejas de los bloqueos y las agresiones? ¿Qué harías tú si se hubieran llevado a tu hijo? No tienes corazón.

gggggj

Tras la quinta reunión de la Asamblea Interuniversitaria para determinar el plan de acción en apoyo a los estudiantes normalistas desaparecidos en Iguala el pasado 26 de septiembre se acordó un bloqueo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) el próximo 20 de noviembre, la realización del Congreso Nacional Estudiantil el próximo 30 de noviembre en la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, un paro cívico nacional el 1 de diciembre y la toma de la ciudad de México para conmemorar el centenario de la entrada de los ejércitos de Francisco Villa y Emiliano Zapata. Además, la Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos propusó impulsar la construcción de la Coordinadora Nacional Estudiantil, que servirá para erradicar los abusos del Estado.

Por su parte, las tres caravanas de padres de familia de los 43 normalistas desaparecidos avanzaron el fin de semana en su recorrido por el país hasta la ciudad de México; en ese sentido, se espera que el jueves 20 de noviembre se realice una “marcha nacional”, con el fin de exigir la localización de los jóvenes y justicia para los tres estudiantes que murieron en el ataque de policías de Iguala, Guerrero. Por lo que, se planea que las tres caravanas de familiares realicen concentraciones en Tlatelolco, el Ángel de la Independencia y el Monumento a la Revolución y marchen al Zócalo capitalino.

En opinión del comunicador Sergio Sarmiento: “El argumento es tan fácil como falaz. ¿Por qué te quejas de los bloqueos y las agresiones? ¿Qué harías tú si se hubieran llevado a tu hijo? No tienes corazón. Los padres tienen derecho a protestar. Por supuesto que los padres de Ayotzinapa tienen derecho a pedir justicia. Como los padres de los 22 de Tlatlaya. Y los padres de los 72 de San Fernando. Y los padres de los 15 de Villas de Salvárcar. Y los padres de las víctimas del Pozolero. Y los padres de los 22 mil 322 desaparecidos que la PGR contabilizaba apenas en agosto. Y los padres de las 22,732 víctimas de homicidio doloso que el INEGI registra para el 2013. Pero una cosa es protestar por la falta de seguridad y justicia en el país, por la falta de un Estado que cumpla con sus principales obligaciones, y otra muy distinta agredir a terceros inocentes como se ha venido haciendo de manera sistemática. La injusticia no se combate con injusticia.”

No obstante, la periodista Gisela Pérez Acha señaló en su artículo “En defensa del anarquismo” publicado por Sinembargo que: “Los tipos penales que castigan el quemar puertas, banderas y Congresos son tipos penales que violan el derecho a la libertad de expresión pues tipifican las conductas en el Código Penal Federal como traición a la patria, ultraje a las insignias nacionales, perturbación al orden público (motín), rebelión y sedición. Todos ellos son conceptos abiertos que violan los principios de legalidad y lesividad penal. ¿Qué es un ultraje y cómo se perturba el orden público? La legalidad implica que no quede duda sobre la definición del crimen, mientras que en todos estos casos queda a criterio de los jueces y Ministerios Públicos si deciden arrestar a decenas de inocentes. Por su lado, para Ferrajoli el principio de lesividad establece que las prohibiciones sólo se justifican cuando se dirigen a impedir ataques concretos a derechos de terceros; exista un daño o peligro determinado y excluye terminantemente ofensas a bienes de tipo ideal o abstracto. El decir que la puerta o el Congreso sufre un daño, protege una idea abstracta y personifica al Estado como una entidad metafísica e omnisciente que debe ser defendida en todo momento. Es lo que hacía el régimen nazi al proteger con pena de prisión las faltas de respeto a las swásticas. Si no hay un daño concreto al Estado cuando se queman sus símbolos, lo que se castiga entonces es la idea, y esto es inconstitucional y contrario a los derechos humanos.”

En contraparte, el columnista Einer M Juarez refiere que “los estudiantes son las presas más fáciles de influenciar y manejar por parte de aquellos oportunistas y alborotadores que buscan un beneficio más que dar un apoyo a la supuesta causa”; por lo que, en los temas de Ayotzinapa, el IPN y la UNAM están involucrando y metiendo al juego político a estudiantes.

Por su parte, el académico de la UNAM, Víctor Flores Olea considera dos hechos relevantes, “primero, que dentro de la protesta, que se multiplica en el país, los organismos policiacos del Estado vuelven a echar mano de un viejo recurso: la provocación, con el propósito de desvirtuar o desviar la atención del objetivo principal de la protesta, y de abaratar la misma hasta el punto de que los principales medios de comunicación le otorgan casi mayor importancia a los incidentes de la provocación que a la sustancia de los reclamos.”; en ese sentido, “en casi toda la prensa, están en el mismo nivel los “desmanes” de los manifestantes (en el Zócalo de la capital, en el aeropuerto de Acapulco, en el centro de Chilpancingo), que el asesinato a mansalva de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, lo cual resulta un grave contrasentido político y moral.”, agregó Flores Olea.

A su vez, el filósofo Fernando Buen Abad Domínguez indicó que luego de las cifras que señalan “130 000 asesinados, 300 000 desplazados, Ayotzinapa ensangrentada y en vilo por los muertos y por los 43 desaparecidos, casi toda acción parece (sin serlo) corta, parece pequeña, parece inútil. Por eso en el grito de dolor y rebelión con que México clama Justicia y castigo para regresar vivos a los que vivos se llevaron, aparece el llamado a una Huelga General que, desde su origen, es herramienta y no fin en sí misma; La Huelga General necesita del pueblo dispuesto al cambio, de los campesinos y de los estudiantes… de mujeres y hombres que en cualquier actividad sienten que su lucha es una sola, que es un proceso de consciencia apasionada y que con esa lucha cambiarán la historia toda de una vez o en una de su partes indisolubles. La Huelga General nacida desde las raíces, es un programa, un estado de ánimo, una invocación a la inteligencia democrática y a la serenidad convertidas en firmeza, en claridad, en humor y en creatividad en el arte de batalla.”

Fuente: https://huellas.mx

Un comentario sobre “Protesta Nacional por Ayotzinapa, 20 de noviembre

  • el diciembre 7, 2014 a las 3:30 AM
    Permalink

    Actualmente la de Gorriti tienes obras de baehco que abrieron, no cerraron y no estas sef1alizados los pozos, esta peligrosa de noche en zona Godoy Cruz a Scalabrini Ortiz. Tb es zona que se cruzan muchos peatones distraidos, es zona de paseo y hay mucha gente dando vueltas. saludos y gracias. fabie1n

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *