Quién es Manuel Velasco Coello?

EL JUNIOR QUE QUERÍA SER REY

Manuel Velasco Coello nació el 7 de abril de 1980 en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas: 7 de abril de 1980) es un político y abogado mexicano, miembro del Partido Verde Ecologista de México. Fue Gobernador del estado de Chiapas desde diciembre de 2012 hasta el 29 de agosto de 2018 y sustituto de él mismo desde el 4 de septiembre de 2018 hasta concluir el mandato Constitucional, este último por licencia en el Senado,4​ siendo el primer militante de su partido en alcanzar la gubernatura de algún estado de la república. Ha ocupado cargos como diputado local, diputado federal y senador de la República por el estado de Chiapas.

Manuel Velasco Coello es nieto del médico y exgobernador de Chiapas Manuel Velasco Suárez. El 25 de abril de 2015, Manuel Velasco Coello contrajo matrimonio con la actriz y cantante Anahí Puente en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.2​3​6​

Manuel Velasco Coello, Alias el “Güero Velasco” conocido por la comunidad LGTBQ+ como “La Wera del asco” es un hombre difícil de definir: militar en el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), comulga con el Revolucionario Institucional (PRI), se entiende con Nueva Alianza, llegó a la gubernatura de Chiapas protegido por la casta dominante del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y es descendiente de priistas de abolengo”. Así comienza el primer capítulo de Los juniors del poder dedicado al Gobernador Velasco Coello, titulado “Un tipo de cuidado, el Peña chiapaneco”.

En él, el autor compara el ascenso político del mandatario chiapaneco con el Presidente Enrique Peña Nieto. También hace referencia a su linaje político, en especial a su abuelo Manuel Velasco Suárez, quien es recordado por el responsable de devastar la Selva Lacandona. Pero aclara que nada de esto es raro en un estado de “caciques donde el poder se hereda de padres a hijos”.

Dice que al chiapaneco de 34 años se le conoce como el “gobernador de las revistas del corazón y la socialité”, así como un “forastero exótico entre los chiapanecos”. Aunque su carrera política comenzó desde años atrás e incluso fue el Diputado más joven en la historia del Congreso de Chiapas.

En Los juniors del poder, Francisco Cruz, recuerda cuando el 22 de diciembre de 2013, el subcomandante zapatista Marcos lo exhibió y ridiculizó por destinar ese año, del erario público, 10 millones de dólares o unos 130 millones de pesos para apuntalar su imagen a través de los medios de comunicación del centro del país. La critica cobro fuerza porque el zapatista cuestionó cómo un Gobernador que prometió que se “apretaría el cinturón” con un programa de austeridad, gastaba millones de dólares en campañas para promocionarse.


A continuación un fragmento de Los juniors del poder de Francisco Cruz Jiménez (Temas de hoy 2014) reproducido con autorización de Editorial Planeta Mexicana.

Ciudad de México, (SinEmbargo).– Manuel el “Güero” Velasco Coello es un hombre difícil de definir: milita en el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), comulga con el Revolucionario Institucional (PRI), se entiende con Nueva Alianza (Panal), llegó a la gubernatura de Chiapas protegido por la casta dominante del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y es descendiente de priistas de abolengo. Enarbola la bandera de la renovación generacional, aunque formó su gabinete como un representante de la era pridinosáurica; vive en la entidad más empobrecida del país, permanentemente maltratada, pero gasta en imagen los dineros de un gobierno millonario para mantenerse activo en la cultura del spot.

De estatura media, esbelto y romántico —según lo describen sus fans—, dueño de una carrera política vertiginosa, quizá de las más relampagueantes en la historia reciente, el ascenso del “Güero” sólo es comparable con el de Enrique Peña Nieto. Nacido el 7 de abril de 1980 en Tuxtla Gutiérrez, se le conoce como el Gobernador de las revistas del corazón y la socialite; forastero exótico entre los chiapanecos, pues hasta 1999 muy pocos, fuera de su entorno familiar y algunos círculos de la Universidad Anáhuac, sabían de su existencia y secretas ambiciones. Es nieto del extinto priista Manuel Velasco Suárez, quien gobernó Chiapas de 1970 a 1976, recordado por ser el responsable de devastar la Selva Lacandona al negociar cientos de miles de pies cúbicos de caoba, cedro blanco y rojo, fresno, encino, roble blanco y rojo, abedul, nogal, sauce y otras maderas finas que fueron a parar a Europa durante su administración.

Católico ferviente, guadalupano y devoto de San Judas Tadeo —porque “me ha sacado de muchos problemas”—, el “Güero” se ha empeñado en negar cualquier padrinazgo; apenas llega una pregunta sobre el tema, recuerda su orfandad paterna desde los siete años de edad y que no había nacido cuando Velasco Suárez fue Gobernador: “Me formé y crecí con mi abuelo […], pero quien me saca adelante es mi madre [Leticia Coello Garrido, hija del empresario Fernando Coello Pedrero]. Él tuvo otros hijos y otros nietos”.

Como quiera, la carrera del nuevo ecologista —también sobrino del ex comisionado para la paz, ex Secretario de Estado y ex regente Manuel Camacho Solís— empieza a documentarse en 2001, cuando el abuelo, antes de morir en diciembre de ese año, solicitó una audiencia especial y lo llevó a conocer al astuto Pablo Salazar Mendiguchía, Gobernador de Chiapas; lo que se trató en ese encuentro sigue rodeado de un halo de misterio, aunque los resultados dicen mucho: Salazar puso en marcha una inexplicable campaña que dio al junior Velasco un repentino impulso de altos vuelos.

Nada fuera de lo acostumbrado, Chiapas es un estado de caciques donde el poder se hereda de padres a hijos; su uso finca sus reales en familia; unos cuantos, muy pocos, son beneficiarios de la explotación y el saqueo de los bienes naturales, humanos y públicos; son los dueños del estado y, según se ve, de sus habitantes.

Bajo los parámetros de la juniorcracia, Velasco escaló posiciones de manera vertiginosa durante el gobierno de Salazar Mendiguchía y se encumbró en el de Juan Sabines Guerrero. Primero lo hicieron líder estatal del Partido Verde, en 2001, el Diputado más joven en la historia del Congreso de Chiapas; fue parte de la Junta de Coordinación Política y secretario de la Mesa Directiva, y presidió la Comisión de Ecología. Un año antes de terminar su encargo, solicitó licencia y en 2003 saltó a una diputación federal, en la que fue vicecoordinador y coordinador del grupo parlamentario Verde, secretario de la Comisión de Vigilancia y presidente de la Comisión de Concordia y Pacificación. Fue asegurando cada puesto en el siguiente escalafón del poder.

En un clima de sospecha generalizada, sin un soporte ideológico y ubicado en su nueva realidad chiapaneca, el junior fue adiestrado en el quehacer político; se acercó todavía más al Gobernador y ex Senador priista Salazar y, con ese nuevo presente a cuestas, Velasco también se dejó seducir por el astuto Alcalde priista de Tuxtla Gutiérrez, Juan Sabines Guerrero, con quien tejió una “amistadcompadrazgo” de largo plazo y mutuos beneficios.

Una vez hecha su trayectoria política, pasados todos los “controles de calidad”, sólo era cuestión de hacerlo llegar a la gente. Justamente, a partir de 2011, su imagen de niño bien portado irrumpió en la televisión, la radio y la prensa escrita chiapaneca y de todo el país. La meta había sido trazada tanto por el abuelo de Manuel Velasco como por Pablo Salazar, que vio en el junior la oportunidad de posicionar a los ecologistas por encima del PRI.

A pesar de que era bien conocida la “maleabilidad” del “Güero” Velasco, nadie habría imaginado que llegaría a la gubernatura en 2012 apoyado por el PVEM en alianza con el PRI y con una posicionada imagen pública que le concedería títulos nobiliarios como: “príncipe Disney”, “el otro playboy de la política mexicana”, “Gobernador de telenovela”, “Gobernador light”, “La Wera del asco”, “nieto ingrato”, “góber de las estrellas”, “el “Güero” de los escándalos” o “el Peña chiapaneco”.

El resentimiento de Salazar por el PRI data de 1999, cuando se dio una especie de expulsión camuflada de renuncia que él mismo hizo pública el 8 de mayo de ese año en el municipio de Villaflores, donde se declaró senador independiente para después aceptar la candidatura a Gobernador por una alianza con la izquierda, el PAN y el PVEM.

A principios de 2005, y con un pie fuera de la gubernatura, Pablo Salazar descifró bien los planes de la cúpula nacional priista y sus inclinaciones por el ex Alcalde de Tapachula, ex Diputado, local y federal, y Senador José Antonio Aguilar Bodegas para que lo sucediera en la gubernatura. Consciente de su poder y astucia, se ocupó de hacer notar que su elegido era Juan Sabines Guerrero —hijo del no bien recordado Gobernador Juan Sabines Gutiérrez y sobrino del extinto poeta Jaime Sabines, ambos hijos del mayor carrancista Julio Sabines—, quien también era priista.

Cuando en marzo de 2006 se hizo muy evidente la candidatura de Aguilar Bodegas, Sabines Guerrero mostró obediencia a los oscuros deseos de Salazar Mendiguchía y renunció al PRI para ser impuesto como candidato de una coalición formada por el PRD, el Partido del Trabajo (PT) y Convergencia. Fue así, jugando con blancas y negras, como Salazar y sus aliados sometieron a los rivales internos, pusieron al servicio de Sabines Guerrero un batallón de operadores, volcaron el aparato público en su campaña y lo hicieron el nuevo Gobernador.

No obstante, Salazar no era un político filántropo, ni un amigo desinteresado. Nada de eso, por más que en 2006 insistiera en resaltar los excepcionales atributos de Juan Sabines frente a los chiapanecos cuando solicitaba que le dieran su voto de confianza y lo ayudaran para que se convirtiera en el mejor Gobernador: “El que está por llegar a la más alta responsabilidad política de Chiapas, vástago de una estirpe noble y recia, es un hombre joven y dinámico, preparado y con instinto de poder”.

A la vista resaltaba la agenda oculta de Pablo Salazar, llena de intereses; el periodista local Isaín Mandujano Camacho lo pintó enterito:

Pretendió conservar el poder a través de Sabines Guerrero, dejándole casi medio gabinete incrustado en el gobierno, y pudo taparle el camino a Aguilar Bodegas, a quien siempre culpó de su expulsión del PRI en 2000”. En otras palabras, el apoyo a Sabines fue tendencioso y malintencionado; recurría a las prácticas de siempre, una maquiavélica operación para tirar línea desde casa, eternizar su gobierno, crear un minimaximato o convertirse en un titiritero mayor, el cacique de la política estatal. Nunca imaginó que, apenas juramentado, Juan Sabines y sus allegados lo mandarían a la cárcel.

En Chiapas nada cambió, sus habitantes siguieron sumidos en la miseria ofensiva, el abandono y la marginación; al término del sexenio, el sabinismo fue visto como ejemplo a seguir para lograr enriquecimiento a través de medios muy deshonrosos, carentes de ética y sentido social; además, dejó tras de sí una deuda —no reconocida de corto y de largo plazos— superior a 42 mil millones de pesos, una estela de represión, amiguismo, compadrazgo, nepotismo, hostigamiento e intimidación a periodistas críticos de su gestión e incapacidad.

“No hay dependencia alguna del gobierno estatal que se salve de la corrupción que imperó en el sexenio de Sabines, quien ahora vive en una casa de Acapulco con su esposa y sus tres hijos. […] Aun con todas las pruebas documentales de corrupción exhibidas al ex Gobernador, se hace todo para dejarlo en la impunidad. Desde su sucesor Velasco, que se lava las manos y turna la investigación al ámbito federal, hasta la red de complicidades que dejó el ex mandatario y ahora las ‘desapariciones’ de auditorías ‘insolventables’, ya dictaminadas y que deberían ser turnadas a las instancias judiciales, pero no se ha hecho”, escribió Mandujano Camacho.

No se había equivocado Pablo Salazar Mendiguchía: Juan Sabines era un junior que tenía claro que tanto el poder como el dinero son las bisagras que sostienen la enraizada tradición de las sucesiones familiares. Tampoco fue un error su apuesta por Velasco Coello, quien empezó a salir en la foto al amparo del nuevo Gobernador que impulsó su candidatura al Senado y, a pesar de que el PVEM figuraba poco en Chiapas, casi nada en el mapa de partidarios, simpatizantes y afiliados, el año 2006 fue el punto de arranque para que empezara a posicionarse hasta llevar al “Güero” Velasco Coello a la gubernatura chiapaneca en 2012.

La pareja ha acaparado el . Foto: Cuartoscuro
Desde que comenzó su relación con la actriz y cantante Anahí, el Gobernador Velasco dio sus mejores notas periodísticas en las revistas faranduleras como TVyNovelas, TVNotas, ¡Hola! y Quién. Esta última los catalogó como una de las parejas más atractivas del espectáculo y la política. Foto: Cuartoscuro

Convencido de los alcances que tiene la farándula en la colectividad, y siguiendo el ejemplo de su homólogo Enrique Peña Nieto, Manuel Velasco inscribió su nombre en la lista de la política in love al hacer público su romance con Anahí Giovanna Puente Portilla —conocida por ser actriz de Televisa y vocalista del desaparecido grupo RBD—; de este modo empezó a dar sus mejores notas periodísticas en las revistas faranduleras como TVyNovelas, TVNotas, ¡Hola! y Quién. Esta última los catalogó como una de las parejas más atractivas del espectáculo y la política.

Al lado de las informaciones sobre Anahí aparecieron otras que resaltaban su trabajo; es decir, el pago de favores a quienes lo apoyaron en su candidatura, como la protección a Javier Herrera Borunda, hijo del ex Gobernador veracruzano Fidel Herrera Beltrán y de Rosa Margarita Borunda Quevedo, a quienes se atribuye una fortuna cercana a 150 millones de dólares consolidada a su paso por la gubernatura de Veracruz —del 1 de diciembre de 2004 al 30 de noviembre de 2010—, que incluye bienes raíces, una empresa de publicidad, franquicias restauranteras, propiedades en Dubai, Londres, Argentina, Canadá, Veracruz y el Distrito Federal; y, según historias de familia, “a la suerte de Fidel” para ganar la Lotería Nacional.

Sobre éste, el extinto periodista Miguel Ángel Granados Chapa escribió en agosto de 2005: “No le ha ido mal a Fidel Herrera. No sólo ha hecho una notable carrera política, sino que también ha amasado una fortuna. […] Para quien de niño recogía la caña caída de los carros que ingresaban al ingenio cercano a Nopaltepec, donde nació en 1949, salir de ese modo de la pobreza es un magnífico resultado. Por añadidura, como él ha dicho, ‘la Revolución le hizo justicia’ en 1973, cuando casó con Rosa Borunda, cuyo capital suma seis veces más que el de su marido, pues asciende a 127 millones de pesos. […] La vocación de ciertos políticos por bienes inmuebles y joyas se manifiesta en esta danza de los millones, que coexiste con la miseria de muchos veracruzanos”.

Si bien Javier Herrera Borunda llegó a instalarse en el Palacio de Gobierno chiapaneco sin un cargo oficial, el hecho concreto fue que Velasco Coello no sólo devolvía favores sino que también daba muestra de cómo se ha preservado la juniorcracia en su estado, cual si fuera religión. Saber que ahora tenía los hilos del poder y cierta luna de miel con un sector de la prensa chiapaneca ayudaron al “Güero” a consolidar su confianza y seguir con la tradición de sus antecesores.

Por esa razón siguió de largo aquel domingo 22 de diciembre de 2013 cuando el subcomandante zapatista Marcos lo exhibió y ridiculizó por destinar ese año, de los dineros públicos, 10 millones de dólares o unos 130 millones de pesos para apuntalar su imagen a través de los medios de comunicación del centro del país —sobre todo en los cercanos a Peña Nieto— que le garantizan coberturas amigables y ocultan la realidad; este gasto y los recursos que se utilizaron para mantener su presencia en Facebook, Twitter y YouTube fue interpretado como un burdo, grotesco, desesperado, ridículo e inútil intento de legitimación de un político que prometió austeridad.

La imagen del “Güero” Velasco sufrió un aparente descalabro. Marcos fue duro: “El autodenominado ‘Gobernador’ […] ha declarado solemnemente que su administración ‘se ha apretado el cinturón’ con un programa de austeridad. Como muestra de su decisión, se ha gastado más de 10 millones de dólares en una campaña publicitaria nacional que no por masiva y costosa es menos ridícula e ilegal. Pero como algunos medios se llevan su tajada, el ‘imberbe’, ‘inexperto’ e ‘inmaduro’ empleado de un negocio que ni es partido ni es verde ni es ecologista ni es de México (bueno, ni él es Gobernador, así que para qué detenerse en detalles) es ahora, en las páginas y segmentos de la misma prensa que lo atacaba por ‘niñato’, un ‘hombre de Estado’ que no gasta en su promoción personal, sino ‘en atraer turismo a Chiapas’”.

A la par de las declaraciones del subcomandante apareció la opinión de la periodista Ángeles Mariscal Pioquinto en Chiapas Paralelo: “Habría que hacerle entender que su estrategia, su marketing político, es plástico e indigerible. La legitimidad no se gana a través de perfiles fabricados en los medios, la mayoría tan deslegitimados y poco consultados, como muchos gobernantes. […] Para lograr la legitimidad habría que voltear la mirada y el pensamiento. Pero para que eso pase hay que cambiar la mentalidad y los intereses que la mueven”.

Es un estado que tiene todo —ganado de registro, café, plátano, palma africana, mango ataulfo, cacahuate, papaya, tejocote, frijol, maíz blanco, chile jalapeño, melón, bosques y selvas, flora y fauna, petróleo, gas, ríos, lagos y lagunas, litorales marítimos, minas, maravillas naturales únicas, arquitectura y culturas milenarias—, pero sólo algunos disfrutan en exceso de sus beneficios. Ángeles Mariscal advirtió: “Más allá del discurso repetitivo e insulso, de las tarjetas informativas leídas en cada acto protocolario —con torpeza y una evidente falta de conocimiento de casi cualquier tema de política pública y desarrollo—, lo que salta a la vista es un joven [Gobernador] ausente”.

Fuente: https://www.sinembargo.mx

Gobierno descubre desvío de 500 millones de pesos en administración de Velasco Coello en Chiapas

13 de Junio del 2021

El gobierno federal identificó “operaciones inexistentes” o “simuladas” por más de 500 millones de pesos por parte del Gobierno de Chiapas durante el mandato de Manuel Velasco Coello, por lo que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) ya inició una investigación, señala una información de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Las operaciones irregulares del gobierno de Velasco fueron detectadas por el SAT durante auditorias realizadas entre 2019 y 2020. De acuerdo con la información obtenida por MCCI, se ubicó seis empresas oficialmente enlistadas como “simuladoras de operaciones”, también conocidas como “fantasmas”, con mecanismos parecidos a la “Estafa Maestra”.

Las reporteras de MCCI visitaron los domicilios de los supuestos socios de las empresas en Chiapas y en Morelos, y constataron que “se trata de personas de condición humilde, sin actividad empresarial, a las que presuntamente les robaron su identidad. Las direcciones fiscales tampoco corresponden a compañías; en un caso, el domicilio es una casa con techo de lámina y en otro un baldío”, indica la investigación.

En representación de Velasco, el abogado José Luis Nassar dijo que “el exgobernador no podía saber todas las operaciones realizadas en su gobierno, porque él delegaba decisiones a integrantes de su gabinete.

“Por ello, se manifestó a favor de que se investigue y se clarifique si los servicios contratados a estas empresas fueron ejecutados y, de no ser así, que se deslinden las responsabilidades de los funcionarios responsables”.

MCCI añade que “pese a que el SAT descubrió desde 2019 los desvíos en la gestión de Velasco, las autoridades federales no han promovido acciones legales. Por el contrario, en marzo de este año el partido oficial Morena formalizó una alianza electoral con el Partido Verde, del que es miembro prominente Velasco”.

Esta alianza, explica MCCI, le redituó con creces al Partido Verde, que multiplicó por tres el número de posiciones en la Cámara de Diputados.

Fuente: https://www.animalpolitico.com

Manuel Velasco hizo desvíos millonarios por más de 2 mil 400 millones de pesos

14 de Junio del 2023.

De acuerdo con una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), durante el gobierno de Manuel Velasco al frente de Chiapas se hicieron multimillonarios desfalcos para falsos servicios de publicidad y difusión con una red de empresas fantasma, entre ellas, una vinculada a un “compravotos” del Partido Verde.

El operador que fue grabado pagando a personas por su voto para las elecciones de Chiapas fue identificado como Gustavo González Romo, accionista principal de “Distribuidora Comercial y Servicios DCSE SA de CV”, una compañía fantasma señalada por recibir más de 5 millones de pesos del gobierno de Chiapas, tan solo unos días antes de que se realizaran las elecciones en el estado.

Dicha compañía fue señalada en una auditoría por simular operaciones, además de tener su domicilio fiscal en un grupo de alcohólicos anónimos en Chiapas.

Los desvíos fueron hechos a diversas empresas y sumaban 2 mil 350 millones de pesos hasta 2018. Entre ellas hay compañías “fachada” o “fantasma” que formaron parte de la llamada “Estafa Maestra”, uno de los mayores casos de corrupción que se presentaron durante el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018).


En la más reciente investigación de MCCI se dio cuenta de que los desvíos a a empresas “fantasma” en los días previos a las elecciones se derivaron de contratos de “comunicación y difusión”, que es el área en la que colaboraba David León Romero, quien junto con el hermano del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fueron investigados por presuntos delitos electorales, tras la aparición de videos en redes sociales donde se les observa intercambiando bolsas de papel, presuntamente con dinero.

“Con esta nueva revelación de MCCI es posible saber que las reuniones entre el hermano del presidente y David León para la entrega de dinero coinciden con el desvío de fondos del área de comunicación de gobierno de Velasco a una red de empresas fantasma”, explicaron las periodistas a cargo de la investigación, Valeria Durán y Vanessa Cisneros.

Aunque parte de estos desvíos ya habían sido revelados por MCCI y Animal Político en años anteriores, ello no fue impedimento para que Manuel Velasco Coello pidiera licencia a su cargo para competir por la candidatura a la Presidencia de la República, e incluso fuera avalado por el partido Morena.

Sin embargo, destacó MCCI, cabe mencionar que las negociaciones entre la presente administración, encabezada por López Obrador, y Velasco, datan de tiempo atrás. En 2022, por ejemplo, se reunió con el secretario de gobernación, Adán Augusto López Hernández, para que el Partido Verde apoyara la reforma electoral de Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Además, el propio presidente de la república mantiene una relación con Velasco desde hace varios años. Prueba de ello es que el abuelo paterno del ex gobernador contribuyó a la campaña de AMLO para la jefatura de gobierno de la Ciudad de México. Y la madre de Velasco, Leticia Coello, fue nombrada por López Obrador como funcionaria.

Fuente: https://www.infobae.com

“Amiga, date cuenta”, le dicen a Anahí tras ver a su esposo con actor gay de videos para adultos

05 de Septiembre del 2023.

Los conciertos de RBD son toda una sensación en las redes sociales, pues no dejan de volverse virales algunos de los momentos más especiales, tal y como recientemente sucedió, aunque en esta ocasión no fue un aspecto positivo.

Durante el concierto de RBD en el Madison Square Garden, el político mexicano Manuel Velasco Coello decidió acompañar a su esposa Anahí junto a sus dos hijos, sin embargo, hubo algo que terminó llamando la atención de todos y es que terminó al lado de un famoso actor gay de contenido para adultos.

En redes sociales se viralizó un video de Manuel Velasco junto al actor porno Alejo Ospina, creador de contenido para adultos en Internet, lo que dejó a todos boquiabiertos, pues hasta se veían demasiado animados juntos.

Pero la polémica no terminó ahí y es que ese mismo día, el actor colombiano sorprendió cuando reveló que conoció a un hombre que le llenó por completo el ojo, pero la descripción fue muy similar a la de Velasco.

“Conocía a un hombre con la v… más grande y gruesa que he visto en mi vida… es guapo, alto, con unos ojos verdes preciosos y millonario”, se puede leer en el tweet de Alejo Ospina.

De inmediato, ese hombre fue vinculado con por los fans de RBD y la controversia no ha dejado de seguirlo desde entonces. Es importante mencionar que hasta el momento se trata de sólo rumores que hay en Internet y teorías sobre la relación entre ambas figuras masculinas.

“Amiga date cuenta”, fue uno de los comentarios que más se repitió sobre Manuel y Alejo. Por otro lado, muchos aseguran que desde hace años han dudado sobre las preferencias del político mexicano, pese a su relación con Anahí.

Fuente: https://www.debate.com.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.