Rarámuris resisten la construcción de un gasoducto y un aeropuerto en su comunidad en el estado de Chihuahua

10268452_866348670073493_2931362832423636571_n

 

Un gasoducto y un aeropuerto amenazan el territorio de la comunidad rarámuri de San Elías Repechike, en el municipio de Bocoyna, en Chihuahua. Con un amparo a su favor, que suspendió temporalmente las obras del gasoducto el Encino-Topolobampo, para los indígenas es tan sólo el principio de una lucha, pues exigen la cancelación definitiva de las obras.

Desde octubre del año pasado un juez federal suspendió las obras del gasoducto de la empresa TransCanadá, en la comunidad de San Elías, pero sólo si la empresa cambia el trazo o negocia con el pueblo podría continuar.

Respecto al aeropuerto de Creel, un juez ordenó en abril del 2014, la suspensión de las obras debido a que las autoridades involucradas en el proyecto, violentaron el derecho a la consulta, además de la alteración del entorno natural y formas tradicionales de vida. Con engaños algunas comunidades vendieron sus tierras.

Durante una reunión con el gobierno y representantes de la obra, los indígenas manifestaron que no están de acuerdo con la construcción del gasoducto, que empezará en la frontera con Texas, atravesará la sierra Tarahumara, hasta Topolobampo en Sinaloa.

En la comunidad rarámuri, se rigen por usos y costumbres y durante una asamblea rechazaron el paso de los ductos por sus territorios. Además exigieron la restitución de 13 mil hectáreas, que les pertenecen ancestralmente.

Las obras del gasoducto están suspendidas temporalmente y el aeropuerto continúa, debido a que un juez ordenó la reactivación de estas por considerar que la obra traerá beneficios tanto sociales como económicos a las comunidades.

Los indígenas rechazaron la obra porque primero, no fueron consultados como lo indican los convenios internacionales; además esta obra en vez de beneficiarlos, no les podrá permitir transitar caminos que han recorrido sus ancestros, así mismo el proyecto cerrará con piedras y tierra un ojo de agua, talará cientos de árboles y demás afectaciones ambientales.

 

 

 

Texto: Desinformémonos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *