Ayer lunes, minutos después de que Andrés Manuel López Obrador declarara que su homólogo estadunidense, Donald Trump, respeta al pueblo mexicano, el mandatario estadounidense envió un mensaje en Twitter denostando a ciudades que acogen a inmigrante mexicanos.

Así mismo,López Obrador, siempre ha sido tratado por Donald Trump y se ha referido a él como su lacayo, hoy refrescaremos la memoria un poco de cuando en Julio del 2018 se refirió a él en una reunión privada como “JUAN TRUMP“.

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ha lucido muchos apodos a lo largo de su ascenso al poder: AMLO, “el americano” y “Peje”, “#ElCacas”, el “Pejelagarto” una especie de pez de lucha y de agua dulce común en su estado natal de Tabasco. En la Casa Blanca, sin embargo, el izquierdista de 64 años ha pasado por un nombre diferente: “Juan Trump”.

Mark Feierstein, quien fue asistente especial del presidente Barack Obama y exdirector séñor de asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, escribió en Americas Quarterly la semana pasada que Trump “ve un poco de su yo renegado en AMLO, llamando en privado al político mexicano ‘Juan Trump’. ” Feierstein atribuyó los supuestos comentarios de Trump a “un alto funcionario del gobierno”.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado declinó hacer comentarios.

Según Feierstein, Trump supuestamente usó el término “Juan Trump” más de una vez en los meses previos a la elección de López Obrador el 1 de julio, al parecer usando el apodo para preguntar a los asistentes cómo el candidato izquierdista estaba adelante en la carrera. Trump, que felicitó a López Obrador por su victoria incluso antes de que se publicaran los resultados oficiales, al parecer ve muchos paralelismos entre él y el populista anti-establishment. Si el informe sobre el apodo de “Juan Trump” es cierto, sugeriría que Trump ve a López Obrador como una versión mexicana de sí mismo.

Feierstein también dijo que le dijeron que las personas cercanas a López Obrador estaban al tanto de este apodo antes de que el artículo fuera publicado en Americas Quarterly, aunque esto fue disputado por Roberto Velasco, un portavoz del ministro de Relaciones Exteriores entrante de México, Marcelo Ebrard.

“La única manera de aprender sobre esto es a través de la prensa. No tenemos ninguna otra fuente de información con respecto a este comentario … y lo hemos tomado con un grano de sal”, dijo Velasco en una entrevista telefónica con The Washington Post. Velasco añadió que, a partir de ahora, el Ministerio de Asuntos Exteriores no tiene comentarios oficiales y la administración entrante de López Obrador está aplazando las discusiones sobre todos los temas bilaterales serios hasta una reunión con el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, programada para el viernes.

Paulina Chávez Alonzo, una portavoz de la Embajada de México en Washington, dijo que leyó sobre el apodo reportado durante el fin de semana, pero se negó a dar más comentarios.

Aunque el artículo de Feierstein no provocó mucha reacción en los Estados Unidos, fue recogido por uno de los periódicos más grandes de México, Reforma, y rápidamente se extendió en sitios de noticias en el país. Algunos mexicanos han publicado memes y revisado fotos de Trump y López Obrador para satirizar las supuestas similitudes, pero muchos también se han ofendido por el supuesto uso de la palabra “Juan” y han señalado diferencias entre los dos líderes.

Antes de su victoria electoral, López Obrador se distanció repetidamente de Trump, llamándolo “errático y arrogante” y criticando muchas de sus políticas sobre inmigración en un libro titulado “Escucha, Trump”. En un discurso en Los Angeles el año pasado, López Obrador dijo que la retórica de Trump en torno a la construcción de un muro en la frontera entre Estados Unidos y México “va en contra de la humanidad, va en contra de la inteligencia y contra la historia”.

Mientras que el populista mexicano moderó su tono en su discurso de victoria el domingo, pidiendo “amistad y respeto mutuo” con la administración Trump, los expertos dicen que no es uno para intimidar. Equipado con el mandato más amplio en la historia reciente de México, López Obrador podría ser mucho más firme con los Estados Unidos que sus predecesores, decepcionando a aquellos que lo ven como un espejo amistoso para Trump.

Con Información de THE WASHINGTON POST

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *