Las autoridades y la Organización Mundial de la Salud se apresuran a lanzar una vacuna para detener la propagación del brote gemelo

Los funcionarios de salud en Guinea se apresuran a contener el primer brote de la mortal enfermedad del Ébola en la región desde 2016, días después de que las autoridades detectaran nuevos casos de fiebre hemorrágica en la República Democrática del Congo, probando un continente que ya está luchando contra la pandemia de coronavirus.

Guinea fue uno de los tres países más afectados durante la epidemia de 2014-2016. El brote actual comenzó a fines de enero, pero solo se identificó como el virus del Ébola el domingo, dijeron funcionarios de salud, lo que sugiere que puede haberse propagado sustancialmente en las semanas intermedias. El brote de hace cuatro años dejó más de 11.000 muertos en África Occidental. El nuevo brote se produce cuando el continente se enfrenta a un aumento constante de las tasas de infección por coronavirus, impulsado al menos en parte por una variante más transmisible detectada por primera vez en Sudáfrica.

El brote también se produce poco después de que el Congo, que ha enfrentado más brotes de ébola que cualquier otra nación del mundo, también detectara casos en la inquieta región de Kivu del Norte. Los expertos en salud esperan que la disponibilidad de una vacuna contra el ébola ayude a controlar el brote rápidamente.

“La primera investigación llevada a cabo ha contabilizado siete casos, todos mayores de 25 años (cuatro hombres y tres mujeres), entre los cuales (hay) 3 muertes (…) Las tres primeras muestras enviadas a los laboratorios de Guéckédou y Conakry se han revelado positivas por ébola”, confirmó la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria (ANSS) guineana en un comunicado.

En consecuencia, el Ministerio de Salud declaró oficialmente la existencia de una epidemia y confirmó medidas, como la puesta en marcha de protocolos de rastreo y aislamiento, así como una “aceleración” de los esfuerzos del país, junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en materia de vacunación. Los orígenes del brote se han rastreado hasta el funeral de una enfermera fallecida a fines de enero.

Contener el brote rápidamente

Ante la confirmación, la OMS anunció el rápido despliegue de medios, entre ellos dosis de vacunas, para ayudar a enfrentar el brote. “Vamos a desplegar rápidamente las capacidades necesarias para apoyar a Guinea, que ya tiene mucha experiencia”, declaró a la prensa el profesor Alfred George Ki-Zerbo, al término de una reunión con las autoridades sanitarias de Guinea.

“El arsenal es hoy en día mucho más extenso y tenemos que aprovecharlo para poder contener esta situación lo más rápido posible”, añadió. El virus del Ébola, que provoca fiebre alta, dolor de cabeza, vómitos y diarrea, fue identificado por primera vez en Zaire, actual República Democrática del Congo, en 1976. De momento existen dos vacunas experimentales, pero no hay ningún tratamiento capaz de curar el virus, que ha causado varias veces terror en África.

El virus del Ébola se transmite a través del contacto directo con la sangre y los fluidos corporales contaminados de personas o animales y puede alcanzar tasas de mortalidad del 90 por ciento si no es tratado a tiempo.

Con información de: THE WALL STREET JOURNAL Y DW

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *