A inicios del año pasado, este sector se quedó sin los beneficios del Progan; hoy le hacen frente al estiaje sin apoyos federales, y muchos abaratan su ganado

 La ganadería en Sinaloa es un sector que cuenta con alrededor de 36 mil pequeños productores, para quienes la principal actividad es la venta de becerro en pie a grandes empresarios engordadores, que son quienes finalmente procesan la carne y la venden en el mercado nacional y extranjero, principalmente Vizur, Ganadera Rubio y Santa Cecilia. 

Actualmente, el sector agropecuario, de acuerdo con el Tercer Informe de Gobierno 2019 de Quirino Ordaz Coppel, es el segundo en exportaciones, con ganancias por 522 millones de dólares, aunque 327 millones de dólares menos que en 2018.

Ganado en la comunidad de Las Lajas, San Ignacio, Sinaloa.

Pero el problema para los ganaderos no se agudizó con la pérdida del estatus zoosanitario a finales de octubre pasado, sino a finales del 2018, cuando legisladores federales de mayoría morenista aprobaron el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 y en él dibujaron lo que sería la nueva política económica para el campo mexicano: recortaron 20 mil millones de pesos para este rubro y desaparecieron y afectaron programas estratégicos de apoyos e incentivos a la comercialización, de concurrencias con las entidades federativas, el Proagro Productivo, el de Fomento Ganadero y el Progan.

Golpes de la vida… y del Gobierno

Aunado a ello, el precio del becerro en pie cerró el año entre 38 y 45 pesos el kilo, dependiendo de la región. Pero como en la agricultura, el intermediario es quien se lleva las ganancias, y así lo admitió el presidente de la Asociación Ganadera Local de Sinaloa municipio, Miguel Llanes Laura:

Se perdió el estatus (zoosanitario), el pequeño productor es el que batalla, el que siembra, al que la plaga le comió la pastura, el que tiene que gastar y acarrear para que al final de cuentas cuando el becerro esté más o menos se lo quieran pagar barato.

Sector ganadero de Sinaloa en cifras:
Los siguientes números confirman la existencia de poco más de un millón de cabezas de ganado destinadas al consumo en la entidad. El valor de la carne de bovino el año pasado fue de poco más de 5 millones de pesos.

Llanes Laura y el también dirigente ganadero en El Fuerte, Bismark Orduño, quienes admiten que la pérdida del retiro zoosanitario aún no se percibe, reconocieron que los principales engordadores que adquieren el becerro en la zona norte son las compañías Vizur, Ganadera Rubio, Santa Cecilia y otros de Culiacán.

Cuando Ramón Zamora sufrió en carne propia el secuestro de uno de sus seis hijos y tuvo que vender el ganado que tenía para pagar el rescate y devolverlo sano y salvo a su casa, sintió que el mundo le había caído encima

A raíz de esa tragedia familiar ocurrida hace 16 años en Las Lajas, San Ignacio, Ramón y su hijo decidieron poner tierra de por medio y emigraron de ilegales a los Estados Unidos, solo que él no supo adaptarse a lo que muchos llaman «sueño americano».

Fuente: debate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *