SAMUEL RAMÍREZ GÁLVEZ ES LIBRE POR CUMPLIR SU SENTENCIA, PERO CULPABLE DE UN DELITO QUE NO COMETIÓ

 

 

El joven policía comunitario indígena de la casa de justicia de Zitlaltepec de la Coordinadora Regional De Autoridades Comunitarias CRAC-PC ,detenido y consignado injustamente por el Estado el  6 de octubre del 2013 a sus escasos 18 años. Samuel Ramírez Gálvez estaba en espera de que un juez le dicte su sentencia absolutoria purs nunca hubo delito  que perseguir , sin embargo  pagó una condena de más de cuatro años por un delito que nunca existió .

Samuel Ramírez Gálvez es un joven indígena  de 22 años de edad , hasta hoy 8 de mayo 2018, preso en el Cereso de Chilpancingo.Samuel  Pertenece a la Policía Comunitaria de la Casa de Justicia de Zitlaltepec, municipio de Metlatónoc ,de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC), fue elegido en asamblea por su comunidad cusando tenía  dieciocho años de edad para formar parte del sistema de justicia y seguridad normados por usos y costumbres indígenas.

El participar en la policia comunitaria de la CRAC-PC ha sido tradición en su familia. Su mamá Beatríz Gálvez Macario también perteneció a esa Institución, fue la primera mujer elegida para los cargos de consejera y coordinadora de la policia comunitaria de Zitlaltepec la cual representó dignamente al conformar los primeros comités de mujeres y convertirse en una luchadora incansable de los derechos humanos en su comunidad . Samuel es el tercer hijo de los seis que procreó Doña Beatriz Gálvez ,desafortunadamente su situación económica imposibilitó que el joven comunitario pudiera tener la oportunidad de acceder a la educación básica. Sin embargo, el haber crecido en el seno de una familia plenamente vinculada a la Institución de la policia comunitaria CRAC -PC representó para Samuel el comprender lo que significa una forma de organización indígena regida por usos y costumbres que forman parte de las estructuras de gobierno de los pueblos dentro de un marco enteramente legal y legítimo .

La lengua de Samuel es el Mixteco, y no habla ni comprende bien el español ,su nombramiento fue un reconocimiento al compromiso con su comunidad.

Detención de Samuel Ramírez Gálvez 

El día 6 de octubre del 2013, en la población de Cochoapa, El Grande, Guerrero, Samuel se encontraba realizando sus funciones comunitarias junto con otros 13 policías comunitarios más, se dirigían a detener a unos presuntos delincuentes cuando repentinamente fueron sorprendidos por una ráfaga de balas las cuales provenían tanto de los fugitivos como de policías estatales que se encontraban allí presentes.

De manera absurda los policías comunitarios son los que resultan arrestados por las Autoridades tras finalizar ese enfrentamiento.

Algunos Comunitarios detenidos unos fueron liberados y otros salieron bajo fianza , solo Ramírez Gálvez es consignado y encarcelado hasta la fecha en el penal de Chilpancingo,Guerrero, México.

Samuel siempre portaba un viejo rifle de caza que le proporcionó su misma comunidad de Zitlaltepec para realizar sus funciones como policía comunitario .Este tipo de  arma está permitida en el reglamento interno de la CRAC, reconocido por las leyes basadas en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), La declaraciones de Naciones Unidas, La ley 701 de Reconocimiento de Derechos y Cultura de los Pueblos y Comunidades Indígenas del Estado de Guerrero, el artículo 2 de la Constitución Mexicana y demás tratados internacionales y a pesar de ello Samuel fue acusado del delito de portación de arma de fuego de uso exclusivo del ejército .
Durante el tiempo que permaneció en cautiverio sus defensores fueron incapaces de probar durante casi cuatro años su inocencia.

Samuel es libre por cumplir su sentencia, pero  sigue siendo culpable  

Hoy 8 de Mayo de 2018,  Samuel Ramirez Galvez sale de su encarcelamiento de mas de cuatro años como  rehén del Estado .

El Gobierno del estado de Guerrero  lo liberó y en  solo dos horas no obstantey a pesar de  que el juzgado informó que anteriormente que  su salida estaba programada para  la próxima semana;  Samuel está libre, sin embargo, el  mismo juez que lo condenó a una pena de cuatro años y cuatro meses ratificó su sentencia y lo condenó culpable nuevamente.

Su proceso jurídico lleno de irregularidades demuestra que se está violando el respeto a la Ley 701  y por lo tanto  el respeto a la organización de los pueblos originarios que se rigen por usos y costumbres indígenas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *